×
×
Red Internacional

En días recientes se volvió nuevamente tendencia la autora de la saga de Harry Potter al discutir en redes con el presentador Graham Norton y el cantautor Billy Brag, quienes plantearon que hay que ser coherentes con lo que se dice públicamente.

Sábado 15 de octubre de 2022 | 18:14

Nuevamente la autora J.K. Rowling es tendencia luego de enfrascarse en una discusión sobre la rendición de cuentas y lo importante que es ser cuidadoso con lo que se externa públicamente, esto último en referencia a los posicionamientos transfóbicos que ha tenido en los últimos años.

Todo inició porque el presentador Graham Norton tuvo una entrevista con Mariella Frostrup en un programa de radio. Allí, Norton usó de ejemplo a John Cleese, comediante y exintegrante de los Monty Python que radica en Estados Unidos. Cleese ha externado en sus redes su rechazo a lo que se denomina como la "cultura de la cancelación". Norton externó que no piensa que esa sea una expresión precisa.

«Escuchamos artículos en periódicos de gente quejándose de la cultura de la cancelación. ¿En qué mundo estás cancelado? Estoy leyendo artículos en periódicos y entrevistas [de ellos] en la radio sobre lo terrible que es ser cancelado. Creo que es la palabra equivocada, creo que debe ser rendición de cuentas [accountability]. John Cleese ha sido muy público en ese sentido y creo que es muy difícil ser un hombre de cierta edad que puede decir cualquier cosa por muchos años y ahora se le exige coherencia. Es libertad de expresión pero no hay consecuencias de ello», declaró en entrevista el presentador.

La presentadora Frostrup entonces hizo referencia a la autora de Harry Potter, quien ha sido igualmente vocal en oponerse a la "cultura de la cancelación". Graham Norton respondió que, en lo que respecta a temas como los derechos trans, "mi voz no añade mucho a la discusión" y que en vez de ello se debería "hablar con personas trans, hablar con los padres de los niños trans, hablar con médicos, hablar con psiquiatras, con alguien que pueda iluminar esto de alguna manera. Soy muy consciente de que, como hombre de la tele, tu voz puede ser amplificada artificialmente, y una vez en una luna azul, eso puede ser bueno, pero la mayor parte del tiempo es sólo una distracción. Es para los clics".

Rowling se enfrasca nuevamente en las redes

Sintiéndose aludida, J.K. Rowling tomó su twitter para externar su repudio a la postura de Graham Norton. El cantautor Billy Brag, simpatizante de causas como el socialismo en Inglaterra, retuiteó la entrevista de Norton y declaró que "[Graham] Norton [es] muy bueno aquí [con respecto a] John Cleese, diciéndole que la ’cultura de la cancelación’ es sólo rendición de cuentas, y [hacia] JK Rowling, sugiriendo que los medios hablen directamente con los adolescentes trans y sus padres en lugar de simplemente amplificar las opiniones de una celebridad".

La autora entonces respondió que "Disfruto mucho de la reciente avalancha de hombres barbudos que suben con confianza a sus tribunas para definir qué es una mujer y brindar su apoyo a la violación y las amenazas de muerte a aquellas que se atreven a estar en desacuerdo. Pueden burlarse, pero se necesita mucha valentía para salir como un profeta del Antiguo Testamento".

En respuesta, Bragg dijo que "es difícil pensar en algo que ilustre mejor el punto de Graham Norton que ver a alguien con 13,9 millones de seguidores reaccionando a un llamado a una audiencia justa para los adolescentes trans y sus padres comparándolo con *revisa sus notas* apoyar violaciones y amenazas de muerte". Sintiéndose acorralada, Rowling respondió que "Es difícil creer que nada ilustra más la misoginia que hombres quejándose de que una mujer tenga una opinión acerca de los derechos de las mujeres", a lo que Bragg respondió que "no me estoy quejando de que tengas una opinión, JK. Me quejo de que mezclas mi opinión con apoyar violaciones y amenazas de muerte. Jamás he expresado tal cosa y si tuvieras algo de respeto por ti misma, te disculparías por hacer acusaciones tan flagrantemente inflamatorias".

Finalmente, no pudiendo responder a argumentos sólidos, la autora decidió entonces responder a un tweet de un fan que le preguntaba cómo podía dormir sabiendo que había perdido a una parte de sus lectores de querer comprar sus libros, a lo que Rowling respondió: "leo mis cheques de regalías y me doy cuenta de que el dolor se va rápido".

El autor y su obra

Desde un punto de vista, un autor puede separarse de su obra dependiendo de qué fue lo que quiso plasmar, la manera en la que su obra fue recibida por el público y el papel que ha jugado en la historia su aporte. Por ejemplo, el autor Johann Wolfgang von Goethe era un liberal que se opuso a la fracción extrema de la revolución francesa. Sin embargo, en su obra Fausto, que habla de un hombre que vende su alma al diablo, no hay ninguna alegoría donde pretenda representar su visión política en los personajes.

Gracias a las regalías de sus libros, películas, parques de diversiones, fundaciones de caridad, videojuegos, etc. Rowling costea un estilo de vida alejado de la realidad de las mayorías trabajadoras. En Harry Potter, si bien tiene, por la época en la que fue escrita, valores ligados al liberalismo y el progresismo, no pretende impulsar un mensaje donde plantee que la comunidad trans sea un peligro. En ese sentido, el lector puede disfrutar plenamente del mundo mágico de Harry Potter.

Lo que está en debate ahora no es, como dice Rowling, los intentos de censurar “su opinión”, sino el hecho de que una personalidad seguida por millones por todo el mundo utilice su influencia para darle voz y plataforma a organizaciones y personas transfóbicas que han llegado a negar derechos ligados a los Principios de Yogykarta.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias