×
×
Red Internacional

El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo se va a huelga ante los escasos ofrecimientos de las autoridades.

Sábado 7 de marzo de 2020 | 18:50

1 / 1

Con 1,187 a favor, 186 en contra, 61 abstenciones y 344 nulos, los trabajadores administrativos deciden estallar la huelga el día de ayer en la Universidad Autónoma Chapingo, la gota que derramó el vaso fue la considerable disminución de un vale que recibían año con año.

En las negociaciones se establecieron algunos ofrecimientos por parte de la autoridad, como incremento salarial del 3.4%, incremento en prestaciones de 1.8%, viáticos en 8%, recursos para el día del niño, entre otros. Sin embargo, el punto más delicado fue que los trabajadores exigen un monedero electrónico con $12,500 que año con año se les había dado, y en los recientes ofrecimientos aparece de $2,400. Los sindicalistas lo consideran una falta de respeto.

Hay que señalar que estas conquistas para mejorar la vida de los trabajadores fueron estigmatizados por el neoliberalismo como “privilegios” y con esta lógica se fue legitimando la ofensiva laboral al grado de que hoy, por ejemplo, diversas patronales y autoridades consideran los derechos laborales como un exceso, incluso hasta decir tonteras como que estos constituyen demandas soviéticas.

No es el único sindicato que estalla huelga recientemente. El sindicato de postgraduados,en circunstancias similares, también lo hizo pocos días atrás. Ambos sindicatos pertenecen a una coalición sindical relacionada con el ramo agropecuario, los cuales tienen como enemigo común la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER).

Las condiciones para el ramo de Agricultura y Desarrollo Rural es adverso gracias a la "austeridad republicana" de la "cuarta transformación". Para este año sufrió un recorte presupuestal del 27% con respecto al año anterior; y si comparamos este año con 2018, el recorte es del 34%.

Lo contradictorio es el aumento del presupuesto para los Programas Prioritarios en este ramo.

Por un lado, hay un recorte en todo el sector de casi 18 mil millones de pesos y por otro, un aumento de mil quinientos millones para los Programas Prioritarios, ¿cómo está resolviendo esta contradicción la 4T?

Ya lo hemos advertido en diversas investigaciones, la reorientación del gasto social es insuficiente para lograr echar a andar los programas asistenciales que la 4T quiere circunscribir en un supuesto Estado de bienestar. Peor aún, ha lanzado una ofensiva contra los trabajadores estatales con el objetivo de expropiarles el costo de sus derechos laborales: prestaciones, aguinaldos, vales, créditos, aumento salarial, etcétera.

Es una paradoja insostenible pretender constituir un Estado de bienestar atacando el bienestar de los trabajadores.

Sin una reforma fiscal contra el 1% de de la sociedad, es decir, estableciendo impuestos progresivos (en función del volumen de "su" riqueza) a los grandes acaudalados ligados a las transnacionales estadounidenses principalmente, será difícil obtener recursos para impulsar el desarrollo y el bienestar.

Extirpar las reducidas conquistas del esfuerzo colectivo de la clase obrera con rifas, con despidos o con recortes, tendrá en vilo al sector de trabajadores estatales, lo que planteará la necesidad de un levantamiento conjunto si las cosas no mejoran.

Ironías de la 4T .Víctor Villalobos Arámbula, actual secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, es egresado de la Universidad Autónoma Chapingo y cuenta con un posgrado en el Colegio de Postgraduados. Ambas instituciones en paro el día de hoy.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias