×
×
Red Internacional

Total normalidad. El Gobierno nombró a la exfuncionaria menemista Claudia Bello directora de Arsat

Alberto Fernández y Juan Manzur designaron a la exfuncionaria de Carlos Menem (con causas por corrupción) como parte del directorio de la empresa satelital gestionada por el Estado. Aliada de Gustavo Béliz (exministro de Menem y actual mano derecha del Presidente), en los 90 Bello ocupó varios cargos y fue procesada por negociados con el llamado “Y2K”, un plan para evitar un supuesto colapso cibernético con el cambio de siglo en el año 2000.

Daniel Satur@saturnetroc

Miércoles 26 de enero | Edición del día

Quienes recuerdan la época menemista (por haberla vivido o haberla estudiado) sabrán que el nombre de Claudia Bello está íntimamente asociado a ese período y no precisamente por cuestiones honorables. Alcanza con googlear un poco para saber que Bello siempre ocupó cargos importantes durante la década en que gobernó Carlos Menem.

Fue desde interventora de la provincia de Corrientes en 1992 hasta secretaria de la Función Pública de la Nación, cargo al que accedió por su amistad Gustavo Béliz, ministro del Interior de Menem y hoy secretario de Asuntos Estratégicos del gobierno del Frente de Todos. Bello condujo esa secretaría de Estado hasta el final del gobierno menemista, en diciembre de 1999.

Te puede interesar: Menem: la historia del presidente que consolidó el neoliberalismo en Argentina

Precisamente en aquel último año del Siglo XX Bello protagonizó uno de los escándalos más recordados de corrupción y negociados del menemismo. Fue cuando a nivel mundial corrió el rumor que a partir del 1° de enero de 2000 las computadoras y demás dispositivos electrónicos y cibernéticos podrían sufrir alteraciones e incluso dejar de funcionar ya que sus “relojes” internos supuestamente no estaban preparados para el cambio del almanaque.

Al “problema” de las máquinas expuestas al cambio de siglo se lo popularizó como “Y2K” y durante todo 1999 el gobierno argentino, a través de Claudia Bello, anunció una serie de medidas para prevenir y mitigar las supuestas consecuencias que sufrirían computadoras y otros equipos desde el minuto cero del primer día del año 2000. Obviamente eso implicaba la adquisición de tecnología y la contratación de especialistas y empresas de publicidad masiva para difundir la campaña, lo que se tradujo en gastos millonarios ordenados por la Casa Rosada a través de contrataciones directas. Según Bello y sus amigos, la “urgencia” del caso ameritaba dejar de lado procesos licitatorios y demás controles de las “inversiones”.

Te puede interesar: Menem y los 90: ocho claves de la herencia neoliberal peronista

Finalmente el 1° de enero del 2000 no hubo ni colapso cibernético ni quema de cables ni computadoras tildadas. En cuestión de días el “Y2K” pasó al olvido y Claudia Bello ya no se preocupó por nada. Hacía 21 días que, junto a Menem, había dejado el Gobierno en manos de Fernando de la Rúa y la Alianza.

Pero años después Bello fue procesada penalmente por las diversas irregularidades cometidas en esas contrataciones directas millonarias en el marco del plan anti “Y2K”. Según informaba el diario Página 12 en 2007, junto a Bello una docena de exfuncionarios fueron acusados de “negociaciones incompatibles con la función pública”, ya que toda la serie de gastos realizados en aquel entonces tuvo como objetivo beneficiar a empresas amigas del poder de turno.

La instrucción de la causa la llevó adelante la jueza María Servini de Cubría (hoy Servini a secas) y recién en 2011, doce años después de los hechos de los que se la acusaba, Claudia Bello terminó absuelta en un juicio a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de Comodoro Py. En octubre de 2014 la Cámara de Casación revocó la absolución de Bello, pero finalmente la exfuncionaria quedó libre de culpa y cargo porque los delitos de los que se la acusaba habían prescripto.

Te puede interesar: A Menem le bastó morir para sacarles la careta a unos cuantos

Sin dudas Bello siguió siendo amiga de Béliz. Si no, no se entendería cómo esta semana el Gobierno nacional la designó directora de Arsat S.A., la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales que gestiona el Estado. Según el propio Poder Ejecutivo publicó este martes en el Boletín Oficial, Jorge Neme, nuevo “representante de los derechos derivados de la titularidad de las acciones correspondientes al Estado Nacional” en la empresa, convocó a una “Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria Autoconvocada Unánime de Accionistas” para este miércoles. Y en el orden del día de esa reunión figura la designación de diez nuevos miembros del directorio de Arsat.

Tal como se puede ver en el anexo de la Resolución 17/2022 firmada por el jefe de Gabinete de Ministros Juan Manzu, los cinco directores titulares propuestos por el Gobierno (los otros cinco son suplentes) son Néstor Tognetti, Guillermo Rus, Marcelo Tesoro, Soledad Gonnet y… Claudia Bello. Total normalidad.

Desde el Gobierno buscaron atajarse y dijeron que aún Bello no está designada. "Es una propuesta pero falta que se reúna la asamblea. Eso puede ocurrir hoy, aunque entiendo que sólo se discutirá balance y no autoridades", dijeron fuentes de la Presidencia a varios medios, entre ellos Clarín.

La designación de Bello

anexo_6526069_1 by La Izquierda Diario on Scribd




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias