×
×
Red Internacional

El día de hoy se dio a conocer en el Diario Oficial de la Federación el decreto que contempla al sector educativo como actividad esencial, por lo que la apertura de las escuelas y el regreso a las actividades presenciales no estará sujeta al semáforo epidemiológico. Así el gobierno anuncia que se puede volver a clases aún cuando el semáforo se encuentre en rojo ¿Cuáles son las implicaciones de este decreto?

Viernes 20 de agosto | 16:47

En los últimos tres meses, en medio de la tercer ola de contagios y de la presión internacional para la reapertura de las escuelas en México, una serie de disposiciones legales en la SEP han comenzado a operar para que se cumpla la decisión de AMLO que "llueva, truene o relampaguee, habrá clases presenciales en agosto”.

El decreto publicado en el DOF, contempla en la primera parte los acuerdos tomados a partir de la suspensión de las actividades presenciales en las escuelas el 16 de marzo del 2020 y hasta el momento integrados por: el “Acuerdo salud estratégica” que establece un semáforo epidemiológico por regiones desde el 1 de julio de 2020 y la reapertura de actividades sociales, educativas y económicas; el “Acuerdo 12/06/20” para establecer criterios de evaluación y cumplimiento de planes de estudio para el ciclo escolar 2019-202 y el “Acuerdo 26/12/20” sobre medidas para la evaluación y orientación pedagógicas; el “Acuerdo 15/06/21” que establece el calendario escolar del ciclo lectivo 2021-20221 y; el acuerdo del del 27 de julio por el que se da a conocer la nueva metodología del semáforo por regiones, que abroga esquema antes establecido en el “Acuerdo salud estratégica” de junio de 2020.

Entre las motivaciones fundamentales para el regreso a las actividades presenciales que se encuentran en el documento emitido por la Secretara de Educación Publica (SEP), se encuentran:

  • En tanto el esquema de la vacunación ya se completo para las y los trabajadores de la educación, se pueden volver a las labores presenciales -aunque aún no hayan sido vacuna toda la población-.
  • Que es función del Estado orientar las acciones necesarias para la máxima protección y benéfico de las y los educando.
  • Que la centralidad del Sistema Educativo Nacional se encuentra en genera las condiciones para el aprendizaje y conocimientos necesarios, en los cuales los docentes son quienes emprendieron el mayor esfuerzo para lograrlo.
  • Que el derecho a la educación es un derecho humano fundamental.

Finalmente el decreto cierra con la modificación de Secretaría de Salud sobre la apertura de las escuelas aún en semáforo rojoy que ahora el riesgo epidemiológico ser a establecido por la “Guía para el regreso responsable y ordenado a las escuelas:

XVII.- Que la Secretaría de Salud en la sesión referida en la fracción anterior, manifestó públicamente que la educación es una actividad prioritaria y esencial, lo que permite que se pueda regresar a las aulas aún en semáforo rojo; en términos del Acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación el 27 de julio de 2021, por el que se da a conocer el medio de difusión de la nueva metodología del semáforo por regiones para evaluar el riesgo epidemiológico que representa la enfermedad grave de atención prioritaria COVID-19.

¿Cómo regresamos a las escuelas?

El correr de la pandemia y sus consecuencias en los diferentes ámbitos de la vida social, ampliaron las brechas sociales y han implicado un retroceso en las condiciones de vida de las grandes mayorías, lo cual también impacto en las escuelas.

Es innegable que el regreso a las escuelas no será en las mismas condiciones previas a la pandemia, más aún los desafíos que se enfrentan son mucho más profundos en el terreno de la crisis en el sector educativo generada por años de neoliberalismo y ahora por los estragos de la pandemia.

En otros países ya han realizado reaperturas en las escuelas y muestran los casos exitosos y también el fracaso de las estrategias que apresuradas por la presión económica, pusieron en riesgo las comunidades educativas. Incluso en México también vimos desde el decreto de junio de 2020 el aumento de contagios y muertes por covid en los centros de trabajo. Te puede interesar Negocio educativo: “actividad esencial” para el gobierno

Las y los docentes sabemos que los estragos generados por la pandemia son incalculables, entre los cuales se encuentra la expulsión de millones de niñes, adolescentes y jóvenes de la educación; el aumento de la violencia en los hogares que viven los estudiantes; el atraso en aprendizajes generado por la educación teledirigida y el programa aprende en casa; los problemas psicosociales, psicoemocionales y de convivencia causados por el cierre de las escuelas, así como los efectos causados por la falta de socialización en los estudiantes fundamentales para su desarrollo integral.

Lo que esta en el fondo de la discusión es si con las medidas hoy anunciadas por el gobierno para el regreso a clases se garantiza el derecho a la educación.

En primero lugar, el hecho de que las y los docentes no seamos tomados en cuenta para el regreso a clases, muestra que el gobierno una vez más pasa por encima de quienes estamos al frente de la labor educativa.

En segundo lugar, aún no existen los diagnósticos sobre las condiciones de infraestructura en las que se garanticen los servicios básicos y la educación de los espacios para que exista la sana distancia. Por ejemplo, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (2020), 48% de las escuelas públicas carecen de drenaje; 31% no cuentan con agua potable, y 13% con sanitarios.

En el mismo sentido que lo anterior, aún no se han presentado diagnósticos sobre los estragos sociales y psicológicos, así como en aprendizaje que permitan elaborar planes y programas para atender los estudiantes; lo cual implica que cada maestro, bajo las medidas actuales de la SEP, con un programa en línea podrá “capacitarse” para hacer frente a un problema social con distintas aristas; lo cual a todas luces es insuficiente.

El regreso seguro a clases merece la mayor discusión, participación y organización de las comunidades educativas para generar protocolos integrales que exijan las mejores condiciones para el regreso: vacunación de toda la población, test masivos, adecuación de infraestructura y garantizar servicios básicos, protocolos de sanitización permanente y de insumos de higiene, comités de seguridad conformados por la comunidad educativa y trabajadores de la salud para el seguimiento cotidiano; lo cual requiere un aumento al presupuesto educativo y son medidas que hoy no se encuentran contempladas por la SEP.

Sólo las comunidades educativas organizadas en un amplio movimiento nacional pueden lograr que el derecho a la educación se garantice, logrando articular un plan de lucha unificado con docentes, madres y padres de familia y trabajadores de la educación, que ponga en el centro la salud de todas y todas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias