×
×
Red Internacional

Este 28 de enero se llevará a cabo la tercera sesión del Consejo Técnico Escolar (CTE) en miles de escuelas de educación básica. ¿Cuáles serán los temas a tratar?

La “autorregulación como práctica de cuidado” (sic) y la “comprensión lectora” son los dos temas que se analizarán en la tercera sesión del CTE. Parece broma, pero no lo es.

Mientras, docentes y alumnos enfrentamos la cuarta ola de COVID-19 ante la cerrazón y la negligencia del gobierno y las autoridades educativas, que se empecinan en mantener las escuelas abiertas a toda costa. Pretenden que en las sesiones del Consejo Técnico Escolar no se hable sobre ninguno de los temas que preocupan a la comunidad educativa, sino todo lo contrario, la Secretaría de Educación Pública continúa utilizando los CTE para imponer una ideología conformista a los docentes donde el objetivo principal es que nos adaptemos a la situación sin generar ningún conflicto.

El texto sugerido para tratar el tema de la autoregulación emocional -que se encuentra en la guía de la 3a sesión ordinaria- explica: “Todo conflicto está acompañado de emociones que no nos ayudan. Y toda emoción que no nos ayuda viene y se alimenta de pensamientos disfuncionales. Si a través de cuestionar estos pensamientos podemos cambiarlos por pensamientos funcionales y objetivos, entonces las emociones que no nos ayudan disminuyen su intensidad. Y si esto pasa: ¡adiós conflicto!”. Y continúa: “ser flexibles y adaptarse a los cambios del medio de forma asertiva, les brindará grandes beneficios en su relación con ustedes mismos y con las demás personas.”

Estos textos solo son una muestra de cómo las autoridades educativas pretenden utilizar estos espacios para adaptarnos a una realidad que cada día es más cruenta y así evitar a toda costa que el magisterio juegue su rol histórico -crítico y combativo- para cambiar la realidad del país.

No es casual, pues la situación no mejorará por sí misma, sino que se pondrá cada vez peor. La cuarta ola continúa mientras se incrementan los despidos, la precarización laboral y el ataque a la educación pública que no ha cesado. La inflación, que se ubica en 7.13 %, sigue afectando nuestros bolsillos y condiciones de vida, a la par que, en esta cuarta ola, las y los trabajadores enfrentamos los costos de no contar con servicios de salud verdaderamente dignos -pruebas cuyo costo oscila entre 300 y 2 mil pesos, tratamientos médicos que van de los 700 a los 1,500 pesos- que debemos pagar con nuestros bajos salarios pues los hospitales y clínicas públicas no se dan abasto.

Las autoridades educativas pretenden que miremos hacia otro lado y, como si estuviéramos dentro de una burbuja donde “no pasa nada”, nos enfoquemos en desarrollar la “autorregulación”, cerrando los ojos ante los cientos de contagios de alumnos y docentes que se han registrado, la política de ocultamiento de éstos y el hecho de que en la mayoría de las escuelas la presencialidad es una simulación, pues no están funcionando con normalidad dado el alto índice de ausentismo y de contagios que se han presentado.

Te puede interesar:

https://www.laizquierdadiario.mx/Covid-19-ya-es-la-mayor-causa-de-muerte-en-Mexico-INEGI

El Consejo Técnico Escolar debe ser útil para las y los docentes

Si bien es cierto que el Consejo Técnico Escolar nunca ha sido un espacio que responda a las necesidades e intereses de los docentes -motivo por el cuál resultan infructuosos-, es de los pocos espacios que las y los maestros tenemos para dialogar sobre nuestras preocupaciones, por lo que debemos conquistar que se conviertan en espacios democráticos donde podamos llegar a acuerdos en favor de la comunidad.

Visto está que a las autoridades educativas y al gobierno poco les interesa nuestra salud, nuestro bienestar y nuestra vida, por ello se niegan a que dialoguemos sobre la pandemia, los contagios al interior de la escuela, las medidas de seguridad y particularmente sobre la necesaria suspensión de clases presenciales, pero nosotros no debemos permitirlo.

Necesitamos generar dialogo con nuestras compañeras y compañeros; exigir que los Comités Participativos de Salud Escolar se pongan en pie y realmente involucren las necesidades de la comunidad -incluyendo a padres y madres de familia y docentes- y puedan tomar decisiones al respecto, que se suspendan temporalmente las clases presenciales mientras termina la cuarta ola, así como la necesaria vacunación inmediata de nuestros alumnos y alumnas. También es necesario exigir que se dote de insumos a las escuelas para que no sigamos poniéndolos de nuestros bolsillos.

No permitamos que nos arrebaten el derecho a la salud. Es hora de organizarnos escuela por escuela, zona por zona. Exijamos a los delegados sindicales que hagan asambleas en las escuelas. Denunciemos a los charros cómplices que han dejado pasar los planes del gobierno sin chistar.

Es necesario que la CNTE y las demás organizaciones de trabajadores de la educación que se reivindican democráticas llamen al magisterio a unificarse en torno a un plan de lucha. Urge poner en pie un gran movimiento magisterial para enfrentar los ataques de la 4T y los empresarios a la educación pública y nuestros derechos laborales.

Te puede interesar:

https://www.laizquierdadiario.mx/Frente-a-edificio-de-la-SEP-maestros-denuncian-aumento-de-contagios-de-covi-19-en-escuelas


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias