×
×
Red Internacional

La pandemia por COVID-19 ha puesto en evidencia las contradicciones del sistema capitalista y ha desenmascarado, una vez más, las grandes desigualdades sociales. Pese a esto, la comunidad LGBTTTIQA+ ha logrado ciertos avances en cuanto a la defensa de sus derechos matrimonio igualitario, ley de identidad de género, adopciones homoparentales, etc. Sin embargo, se habla poco sobre las denominadas “terapias de conversión”.

Jueves 5 de noviembre de 2020 | 15:27

Gracias al poder que ejercen las redes sociales, hemos visto casos en los que distintas personas, con tintes de oradores motivacionales, se autoproclaman como “ex gay”, “ex lesbiana”,” ex trans”, planteando que fueron parte de la comunidad pero “con la ayuda de DIOS” han recuperado la normativa que el Creador dispuso al ser humano, es decir, la heterónoma.

En la Encuesta Nacional sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (ENDOSIG 2019) se muestra que el 17.9% de las personas diversas al momento de atenderse medicamente, se les sugirió “curar” su condición.

Muchas personas LGBTT+, al ser discriminadas, buscan “adaptarse “a la normatividad vigente por medio de las terapias reparativas, también llamadas Esfuerzos Para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG), con fuerte connotación religiosa impulsadas por organismos como Exodus Latinoamérica, COURAGE Latinoamérica y Clínica VenSer, respaldados por el Vaticano.

La influencia de estos grupos incrementa mediante el impacto publicitario contando con el respaldo de figuras del espectáculo como el ex conductor Mauricio Clark quien afirmó en una entrevista para Televisa que su homosexualidad fue cosa del pasado.

Los organismos antes mencionados, aseguran que mediante la intervención de gente preparada y con “estudios” cargados con profunda religiosidad, se pretende revertir de manera tajante la orientación sexual o identidad de género. Es necesario mencionar, que estas prácticas han ocasionados tasas altas de suicidios por la gran incomprensión de su entorno.

Éxodus Latinoamérica forma parte de EXODUS GLOBAL fue fundado por Alan Clamberg a fines de los 70´s (se retiró en el 2013 pidiendo perdón por el daño ocasionado por sus terapias de choque psicológico/moral) y con presencia en el país ha recibido gran cobertura mediática por sus congresos/jornadas de restauración sexual en un auditorio utilizado con fines religiosos (Centro Evangelistico Emanuel/propiedad de las Asambleas de Dios A.R.)

La ’clínica’ VenSer fue fundada en 2000 por Everardo Martínez Macías, quien afirma tener experiencia como psicoterapeuta desde 1992. Asegura poder "realizar los sueños de miles de personas" que quieren "dejar de sentir atracción homosexual" y desarrollar "la heterosexualidad genética". En su libro ‘Heterosexualidad: Historias reales’ expone 11 casos "exitosos"

Esto es un fenómeno de alcance internacional que se ha esparcido mayoritariamente en contextos geográficos en los que predomina la influencia religiosa. En Latinoamerica, con el ascenso del movimiento pentecostal (cristianismo) y el descenso del Catolicismo, estas posiciones han formado parte del discurso político como el caso de ahora presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Cuando se le preguntó sobre su posición ante la comunidad LGBTTTIQA+, su respuesta tuvo una fuerte connotación de violencia: golpear a las parejas del mismo sexo o el caso de que sus hijos presentaran sospecha de ello, darles golpes con una vara/cinturón como medida de “corrección”.

Hay que señalar que este tipo de pseudoterapias son promovidas de manera política por partidos como el ahora Encuentro Solidario, la base evangélica que mediante la coalición denominada Juntos Haremos Historia(MORENA-PT) ayudo a López Obrador a ganar la presidencia, con la promesa de promover una Constitución Moral, que evoca valores del siglo pasado, denegando el rol de las mujeres en la sociedad, así como, priorizando el matrimonio tradicional, de hecho, sus estatutos y principios son de derecha conservadora.

Afortunadamente siempre hay esperanza al final del arcoíris. Pese a la avanzada de la derecha a nivel internacional; Brasil, Ecuador y Malta, figuran entre las naciones que han prohibido de manera tajante este tipo de fraudes y prácticas.

En nuestro país, la bancada de MORENA en conjunto con Movimiento Ciudadano y el repudiado Partido Verde presentaron una iniciativa de esta índole en el 2018 en un intento de tomar las demandas de la comunidad LGBTT+ como botín político.

Recientemente la CDMX y Estado de México se convirtieron en las primeras entidades en penalizar estas terapias que mediante la violencia, atentan contra la dignidad humana pues van desde golpes, humillaciones, abusos y hasta violaciones correctivas.

Pese a los avances que se puedan dar en los congresos, los cuales no son producto de la buena voluntad de los partidos del régimen sino de la lucha permanente por parte de la comunidad LGBT+ en alianza con otros sectores, debemos ser conscientes de que la comunidad sexo genérica debe tener una representación política real más allá de grupos de supuesta tendencia progresista. Pues la utopía disparatada de MORENA, que puso a personajes polémicos como Lily Téllez o el abiertamente homofóbico Carlos Leal, ahora diputado del actual Encuentro Solidario, no es la vía para conquistar todos nuestros derechos.

Es de suma importancia que se reconozca que existe un mundo diverso donde todxs podemos transformar nuestro entorno y apostarnos a construir una alternativa revolucionaria para cambiar este sistema de raíz.

"En un mundo de gusanos capitalistas,hay que tener coraje para ser mariposa”
-Lohana Berkins




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias