Sociedad

Cambio climático

Durango: Por sequía extrema, gobierno pide declaratoria de emergencia

El gobernador de Durango solicitó la declaratoria de emergencia por sequía extrema en 39 municipios del estado.

Emilia Macías

@EmiliaMacas1

Martes 18 de mayo | 15:43

Hace varias semanas se dio a conocer, en una de las mañaneras de AMLO, la situación por la que está pasando el estado de Durango: una sequía extrema en 39 municipios.

Este evento prevalece desde hace varias semanas y el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, solicitó la declaratoria de emergencia por sequía extrema a la Secretaría de Gobernación este 17 de mayo. Esto no sólo afecta a la población, también afecta al sector ganadero, pilar económico de la entidad.

Del millón de vacas que tiene Durango en su registro, la Unión Ganadera Regional estima que al menos 35% está en una situación crítica; si en quince días no llueve “éstas últimas comenzarían a caer” ante la falta de pastos y agua.

De hecho, el presidente de la agrupación ganadera, Rogelio Soto Ochoa, advirtió que este escenario está por convertirse en el peor de los últimos 30 años, y lo peor, es que no se cuenta con un Fondo Nacional de Desastres Naturales y todos los apoyos al sector de ganadería han desaparecido en este periodo presidencial.

Datos de la CONAGUA han confirmado la sequía extrema o severa en algunas regiones de Durango y la respuesta ha sido que están “haciendo un esfuerzo con la Comisión Nacional del Agua para llevar programas emergentes”.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), hizo un comunicado el pasado 8 de mayo en el que alertó que México está pasando por una situación crítica que puede causar alteraciones en la vegetación y hambruna en algunos estados. Según datos de esta misma agencia, el 85% del país presenta sequía y comienza a afectar el comportamiento de la vegetación.

Te puede interesar: Sequía afecta a más del 80% de México

En el comunicado de la NASA, se detalla que grandes presas en todo México se encuentran a niveles excepcionalmente bajos y esto agota los recursos hídricos para beber, cultivar y regar.

“Cerca de 60 presas grandes, principalmente en el norte y centro de México, están por debajo del 25 por ciento de su capacidad. Debido al bajo suministro, los administradores gubernamentales han reducido el flujo de agua desde los embalses. Algunos habitantes se han quedado sin agua corriente.”

En varias regiones de México ha habido diferentes denuncias y movilizaciones ante este escenario de sequías, pues estamos viviendo una de las mayores crisis hídricas en toda la historia.

Esto no es una coincidencia. Ante la apertura a grandes trasnacionales, la contaminación y la sobrexplotación del agua están arrasando, dejando al país con menos recursos hídricos para la población y más para megaproyectos y sus construcciones multimillonarias. Así, dejan en despojo pozos de agua para las comunidades y siembras.

El cambio climático también es un factor importante que permite las sequías extremas, y se profundiza cada vez más bajo el sistema capitalista, pues la prioridad siempre va a ser la ganancia de los grandes empresarios sobre la vida de la mayoría. Sin importar las condiciones alarmantes, hay megaproyectos que siguen en pie, aún sabiendo cuáles son las consecuencias.

Por eso es vital que la gestión y el uso del agua esté en manos de las y los trabajadores y campesinos, para que toda la población cuente con acceso al agua, pues es un derecho humano. La única manera de enfrentar la barbarie que amenaza, es cambiar el sistema de raíz y avanzar en un modo de producción donde se pongan los recursos científicos y tecnológicos al servicio de la humanidad, para producir de forma que la naturaleza y la población viva de manera armónica sin devastar lo que queda de ella.






Temas relacionados

Durango   /   Sequía   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO