×
×
Red Internacional

En el marco de un paro nacional, trabajadoras y trabajadores del Conalep realizaron un mitin frente a Palacio Nacional, instalaron un plantón en la Plaza de la Constitución y bloquearon Av. Reforma para reclamar al presidente el cumplimiento de las promesas hechas a su gremio.

Jueves 16 de junio | 00:37

El pasado 14 de junio inició un paro de labores a nivel nacional, convocado por la Federación Nacional de Sindicatos Académicos de Conalep (Fenasa-Conalep), quienes dieron a conocer sus demandas mediante un mitin en el Zócalo de la CDMX, tras lo cual instalaron un plantón en el mismo lugar.

El Colegio Nacional de Estudios Profesionales Técnicos (Conalep) está integrado por 308 planteles en el país.

Con pancartas y consignas, los manifestantes exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador el cumplimiento de la promesa que hizo en el 2020 sobre basificar a los docentes, además de que exigieron la homologación salarial (para mejorar sus sueldos) a la Subsecretaría de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública. Los paristas refrendaron su compromiso con los más de 300 mil estudiantes que integran esta institución, al considerar a lxs jóvenes el principal motor para la transformación de este país.

En este sentido, una profesora del plantel Coyoacán, de nombre Samanta, declaró que: “Desde el 2020, el presidente se comprometió en una conferencia a darnos el reconocimiento como maestros y dijo que nos basificaría y solo nos mintió pues a la fecha y a 18 años de ser maestra en Conalep, el trabajo que ejerzo no es reconocido como docente y por consiguiente no es remunerado de manera adecuada”.

Lo cual expresa el nulo compromiso real que tiene el gobierno de la 4T con los trabajadores de la educación, quienes esperaban que aquel les resolviera sus demandas, al “declararse anti neoliberal”, pero las cosas no han sucedido como esperaban.

Este miércoles, los docentes bloquearon por más de tres horas la avenida Paseo de la Reforma para exigir la presencia del subsecretario de Educación Media Superior, Juan Pablo Arroyo, y del director general del Conalep, Enrique Ku Herrera, en la ’mesa de diálogo’ que les arrancaron a las autoridades educativas, ya que el día anterior los recibieron funcionarios menores sin ninguna capacidad de resolución.

El ataque a la educación pública

La situación está marcada por un ataque generalizado a la educación pública. A nivel básico, la deserción escolar aumentó significativamente, más de 2 millones y medio de alumnos fueron excluidos de la educación pública. La mayoría no volvieron a tener comunicación con sus maestros ni regresaron a la escuela debido, entre otras cosas, a la brutal crisis económica que sus familias debieron enfrentar. Así, alrededor de 244,500 niños, niñas y adolescentes quedaron huérfanos hasta septiembre del 2021 producto de la pandemia y no tuvieron el apoyo para seguir estudiando.

Te puede interesar: Educación. Consejo Técnico 7° sesión: evaluación y cierre del ciclo escolar ¿qué nos espera?

En el sector de educación superior y media superior, el gobierno en complicidad con las burocracias sindicales, como es el caso del STUNAM, ha impuesto un techo salarial de 3.5% de aumento anual, lo que ha desencadenado, además de ataques a los derechos laborales, la precarización en el trabajo docente y la introducción de personal no basificado para que sustituya al basificado. Además de las constantes violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), en múltiples instituciones, donde la pandemia agudizó enormemente la crisis que de por sí ya existía.

Lo que ha producido luchas y protestas como la llevada a cabo por el SUTUACM, la huelga de la UAEM, UABJO por aumento salarial; UBBJ, IRC, en el Conacyt y el #UNAMNoPaga en contra de la precarización laboral de sus docentes y trabajadores; la lucha en la ENAH, que no sólo es contra la precarización sino incluso, contra los intentos de liquidar a la institución. Además de una de las huelgas más importantes y largas de este periodo que se realiza en este momento, la del Colegio de Posgraduados.

La otra huelga más importante y de reciente inicio es la realizada por las y los agremiados del Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México (SUTIEMS) quienes en asamblea acordaron iniciar el estallamiento a huelga el ocho de junio, rechazando el escueto aumento salarial de 3.5 % ofrecido por el gobierno de la CDMX para el personal educativo y administrativo de la institución. Pues señalaron que es insuficiente ante la inflación que ronda un 8%, donde se da una disminución real en los salarios de los trabajadores.

Te puede interesar: STAUAEM: estalla huelga y no acepta un 3.5% de aumento en medio de la crisis

Unidad, independencia política y movilización

Frente a esta situación de cerrazón del gobierno, consideramos necesaria la más amplia unidad de los trabajadores y comunidades educativas para hacer cumplir sus exigencias y defender la educación pública, tanto entre docentes, trabajadores (administrativos y manuales), así como con estudiantes, pues la mejora de las condiciones de trabajo también representa la mejora de las condiciones de estudio. Y es que, mientras más precarizada esté la labor de los asalariados, más precarias son las actividades que pueden ofrecer al alumnado.

Eso sería un gran paso, pero para lograr el triunfo de las luchas también se requiere la solidaridad efectiva de todo el sector educativo y de otros sectores de trabajadores, por lo que se hace necesario exigir que se sumen a la lucha organismos como la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, de Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUECIC), las secciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que aún no se movilizan pero esta situación también afecta a la educación básica, la Nueva Central de Trabajadores (NCT) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Ya que, si pusieran su fuerza y liderazgo para pelear por nuestras luchas y demandas, además de tomar en sus manos las del estudiantado, se podría lograr una unidad con la cual podríamos hacer retroceder a las autoridades gubernamentales y universitarias y lograr el triunfo de las luchas de las comunidades de todo el sector educativo, cultural y de investigación. Para lo cual, es importante que estas organizaciones sindicales rompan la tregua que mantienen de hecho con el gobierno y asuman una plena independencia de éste, pues sin independencia política no se puede luchar hasta el final por las demandas de los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias