×
×
Red Internacional

Universidades del Bienestar. Despidos en las Universidades del Bienestar no son contrarios a la política de la 4T

A los casi cien despidos de docentes a nivel nacional de las Universidades del Bienestar Benito Juárez, se suman dos nuevos casos en la sede Chilcuautla, Hidalgo.

Jueves 2 de septiembre de 2021 | 15:36

En el último mes se han hecho virales los despidos ejecutados por la coordinación de la UBBJ a cargo de Raquel Sosa. Los docentes de Chilcuautla declararon haber agotado las vías legales e institucionales, inclusive viajaron a Pátzcuaro, Michoacán donde se encuentran las oficinas de dicha institución, pero no fueron recibidos por Sosa.

Te puede interesar: Más de 70 despidos y falta de pagos a profesores de las UBBJ

Además, acudieron a la Junta de Conciliación y Arbitraje en Pachuca, misma que citó a las autoridades de las UBBJ pero esta vez tampoco se presentaron. Las decenas de despidos que se han dado en un corto periodo, se suman a una serie de irregularidades que estudiantes y docentes de la sede Cuauhtémoc, Ciudad de México, denunciaron desde marzo del año pasado y frente a las cuales mantuvieron una importante lucha.

En ese entonces, se hizo del conocimiento del presidente de la república mediante diversos escritos y durante las mañaneras sobre la problemática y se le increpó sobre la situación, sin embargo, su respuesta fue remitirles a la propia Raquel Sosa, sin que las demandas de la comunidad universitaria fueran cumplidas.

A la falta de transparencia sobre la cantidad de sedes construidas y de estudiantes matriculados, así como a las trabas para que los egresados de las UBBJ cuenten con título universitario certificado, entre muchas otras carencias e irregularidades, se suma que la contratación de los docentes es completamente precaria.

Como contamos en esta nota , recientemente Raquel Sosa declaró que las UBBJ son “un programa de subsidios, por lo que no contempla la contratación de profesores, ya que, en la retribución económica, los docentes son considerados beneficiarios sociales”.

Además en un video que circula en redes, se escucha a la funcionaria declarando que lo que ocurre en las Universidades del Bienestar no son despidos, pues los contratos en realidad son convenios temporales.

Lo cual es totalmente violatorio a los derechos laborales de los docentes, pues esta figura de contratación los restringe de tener reconocimiento de una relación laboral con el organismo y este incumple la garantía de prestaciones laborales como seguridad médica, lo cual en el marco de la pandemia es indispensable.

Si bien las denuncias se han centrado sobre todo hacia la coordinación de las Universidades de Bienestar y a su encargada, pues se considera que la gestión de este programa no concuerda con los principios de la Cuarta Transformación y un porcentaje importante de la planta docente ingresaron a este proyecto por la convicción de “aportar al cambio”; la realidad es que tanto en materia laboral como educativa, las UBBJ no están tan lejos de las políticas del gobierno del Morena.

No es aislada la situación de precariedad y despidos que viven los docentes de estas universidades, hace año y medio fueron despedidos 200 profesores y profesoras de la UACM por organizarse contra las condiciones precarias de trabajo y defender junto a estudiantes en paro la educación pública. El proceso UNAM No Paga, demostró que en “la máxima casa de estudios” los docentes de asignatura (que representan el 70% de la planta) no solo ganan hasta mil pesos al mes en el peor de los casos, sino que mes con mes la Rectoría no les paga, teniéndolos hasta un semestre sin recibir ni un peso de ingreso.

Si bien en el caso de la educación básica, los maestros y maestras cuentan con base permanente y sindicalización, la imposición al regreso a clases -que cabe mencionar, también se está implementando en las UBBJ, exceptuando el caso de las que de hecho nunca pararon de operar presencialmente- a pesar de la clara oposición que han presentado y las descalificaciones de López Obrador comparándolos con el FRENNA; son un claro ejemplo de que para la Cuarta Transformación, los trabajadores de la educación no son una prioridad.

Una de las cosas que han denunciado los docentes de las UBBJ es que “el outsourcing terminó en todo el país, menos para ellos”. En realidad el outsourcing no ha terminado, como explicamos acá, muchas de estas empresas están ahora registradas como prestadoras de servicios especializados y en otros casos las patronales han optado por incursionar en el insourcing ( que en últimas es otro tipo de outsourcing) o en modos de contratación como “prestación de servicios profesionales”, la misma figura bajo la cual laboran los docentes de las UBBJ.

Es decir, ni la subcontratación ha terminado ni tampoco la precarización laboral que tiene una lista larga de presentaciones. En realidad el gobierno es uno de los principales en ocupar estas alternativas que lo libran de reconocer laboralmente a sus trabajadores y que además se escudan en el discurso de que los empleado no están laborando sino “contribuyendo al cambio”

Este es el caso de los trabajadores estatales contratados por honorarios u otras formatos que les dan contratos temporales, el de los jóvenes que trabajan en Pilares, donde son becarios y es también el caso del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, donde el gobierno además de fomentar la precariedad de la juventud al facilitarle trabajos mal pagados, le da una suerte de subsidios a las grandes empresas para que no se preocupen ni por el salario ni por las prestaciones.

Los despidos y las propias condiciones bajo las cuales operan las UBBJ son una muestra más de la contradicción entre la retórica progresista del gobierno de la 4T y la realidad de sus políticas. Estas contradicciones están implicando una creciente decepción en capas importantes de los millones de trabajadores y trabajadoras que en el 2018 depositaron su confianza y sus aspiraciones de cambio en el voto al Morena, ante esta realidad la cínica oposición de derecha pretende avanzar en la carrera a las próximas elecciones y recuperar legitimidad presentándose como una alternativa, lo cual resulta ridículo al haber sido esos mismos partidos los impulsores de reformas como la laboral o la educativa.

Es en este contexto que se hace necesario avanzar en romper toda confianza en que será el gobierno de la 4T el que resuelva sus propias contradicciones, pues su proyecto como López Obrador mismo lo ha declarado es “gobernar para ricos y pobres” y a tres años de esta retórica lo que hemos visto es que para los pobres no gobierna ni él ni el resto de su gabinete.

Los y las docentes de las UBBJ deben buscar a sus aliados y aliadas en las aulas y escuelas con los estudiantes y trabajadores, en el resto de universidades y escuelas con los trabajadores de la educación y jóvenes que vienen enfrentando los distintos ataques a la educación y a sus derechos laborales, rompiendo las divisiones que impone la descentralización de la educación y la multiplicidad de modos de contratación.

La resolución legal del conflicto será únicamente consecuencia de la organización y movilización en las calles de los trabajadores, docentes y estudiantes de todos los sectores exigiendo un aumento al presupuesto educativo que sea controlado por nosotres, las comunidades educativas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias