×
×
Red Internacional

POLÍTICA CAGUAMERA.Desconectado de la realidad: Anaya se "impresiona" por el trabajo de los mineros

A través de un video publicado en sus redes sociales, el excandidato presidencial de la derecha, Ricardo Anaya, se "impresionó" por el trabajo que realizan los mineros.

Lunes 29 de marzo | 23:32

La minería es una de las actividades más viejas practicadas en el territorio que actualmente compone nuestro país. Además de adornos de oro, los indígenas también hacían elaboraciones con plata, jade y sobre todo con obsidiana, muy abundante en un país que conforma el "anillo de fuego" y que tiene un eje volcánico atravesándolo, con elevaciones conocidas como el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, el Matlalcueye o Malinche, el Pico de Orizaba, los Nevados de Toluca y Colima, etc.

En la época virreinal, la minería fue de las principales actividades de la Nueva España, desde la cual salían importantes cantidades de oro y plata. A la fecha, sitios como Taxco continúan centrando su actividad en la extracción de esos metales; tan es así que incluso el escritor del Siglo de Oro, Juan Ruiz de Alarcón, originario de dicha localidad, plasmó la fama de la actividad minera del Nuevo Mundo en su obra La verdad sospechosa, donde el personaje principal, un mentiroso, intenta seducir a una joven presumiendo que viene de las minas del Potosí.

Uno pensaría que después de tantos siglos en que se realiza esta actividad, sería de conocimiento común que no es un trabajo seguro. Excavar a profundidad lleva muchos riesgos, desde derrumbes, fugas, el quedarse sin aire o perderse en los túneles.

Sin embargo, para el excandidato presidencial, Ricardo Anaya, dicha actividad es "impresionante". En sus redes sociales, subió un video donde se mete a una mina a ver las condiciones de esos trabajadores; titulado "impresionante trabajo" en su canal de YouTube, el excandidato tuiteó el impacto que le generó el caminar por los túneles.

El trabajo en las minas, además de extenuante, exige un esfuerzo descomunal. Los mineros se levantan antes incluso de que salga el sol para darle de comer a sus familias extrayendo distintos tipos de minerales.

Esto mismo pudo corroborar Anaya, por supuesto, al fingir preocupación por los trabajadores. En el video, pregunta: "¿y esto haces todos los días?". "Sí", responde el minero.

Los mineros explican cómo las trabes y vigas de madera que ponen en los túneles se astillan conforme la presión aumenta, el dolor causado en los músculos del cuello y brazos por el manejo de martillos eléctricos para la extracción de carbono y el manejo de carretillas.

Visitar minas, rosticerías, pueblos, dormir en las camas de los habitantes como "invitado", son formas de Anaya para "acercarse" a la población trabajadora. La misma a la que le recrimina gastarse su dinero en caguamas; y es que en el mismo video los mineros recalcan que el trabajo es mal pagado (como todo en este país).

Evidentemente esa realidad no la vive todos los días el excandidato, quien no tiene que levantarse al alba para tomar el metro y viajar hacinado para llegar a tiempo a su centro de trabajo. Con total cinismo pide que "ahora nos toca ayudar" a los mineros.

Sin embargo, él se desempeñaba como funcionario público en el sexenio de Felipe Calderón. En esa administración, al sector minero le otorgaron 35.5 millones de hectáreas y 9,956 concesiones a empresas privadas, mientras que con Fox fueron 5,075. Asimismo, fue justamente el PAN, desde el gobierno con la reforma laboral y luego en “oposición”, como parte del “Pacto por México”, el responsable directo de haber impulsado las reformas estructurales que entregaron los recursos estratégicos y naturales, y que se combinaron con un empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo para los mineros.

Cínicamente, Anaya pregunta hoy: "¿dónde está el gobierno?". Efectivamente: ¿dónde estaba el gobierno cuando ocurrió el desastre de Pasta de Conchos? ¿Dónde estaba el gobierno cuando hubo un derrame de mercurio en el río Bolaños en 2011? Hoy, por supuesto, Anaya busca señalar al gobierno de López Obrador, que también ha demostrado que no busca echar atrás el conjunto de las políticas neoliberales, pero sin mencionar que han sido las administraciones de su partido las que han contribuido a la situación que, "impresionado", atestiguó.

Sobre ese mismo sentido, "Ricky Riquín" hace tres propuestas, ya que su "preocupación" es darle un buen trabajo a estos mineros: "diversificar la economía, impulsar energías renovables e invertir en educación y capacitación". La línea de Anaya se da en un contexto donde está en discusión la reforma a la Ley Energética de AMLO, la cual, mientras pone determinados límites a las empresas de capital privado y trasnacional, al mismo tiempo, pone por delante el mantenimiento de la estructura ya obsoleta de energía por combustibles fósiles. En tanto, la del panismo tras esa "preocupación" por el medio ambiente, brega en favor de las empresas trasnacionales de energía renovable.

Fingiendo tener inquietud por el mexicano común y corriente (cuya realidad no vive y por eso le "impresiona"), por eso no propone medidas como el incremento al salario mínimo acorde al costo de la canasta básica y que se indexe conforme a la inflación; Anaya es enemigo de una perspectiva como esta, en favor de los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias