PANDEMIA EN MÉXICO

Dentro de la "nueva normalidad", más contagios en hospital materno de Chimalhuacán

El Estado de México es una de las entidades que concentra una alta densidad demográfica e industrial.

Jueves 18 de junio de 2020 | 18:18

El pasado 16 de junio, el secretario del ayuntamiento municipal dio a conocer que en el hospital materno de Chimalhuacán existen más de 120 contagios entre el personal médico y administrativo.

Cunde la alerta, pues este hospital no atiende por Covid; sin embargo, su ubicación en una zona densamente poblada y la denuncia de insumos de baja calidad como un factor decisivo en el incremento de contagios, no deja de ser un duro golpe al gobierno local y federal.

Entre los anuncios dentro de esta alerta sanitaria en el hospital, llamó la atención el del deceso del propio director y el caso de contagio de la subdirectora de éste; aunque de las condiciones de trabajo para el personal son más que evidentes, dado que la cantidad de contagios equivale al 30% de la matrícula total del hospital.

Si bien hasta el momento no se han reportado una cantidad similar en pacientes (principalmente mujeres) y bebés contagiados, estos casos ya se han presentado en otros hospitales que no son de Covid, tal es el caso del hospital materno Esperanza López Mateos, quienes empezaron a presentar casos de coronavirus con tres contagios de recién nacidos.

Brote de coronavirus en hospital de Guadalajara: bebés dan positivo

El Estado de México es una de las entidades que concentra una alta densidad demográfica e industrial y aunque su semáforo epidemiológico se conserva en rojo, el incidente del hospital materno de Chimalhuacán, que se encuentra en el hemisferio Oriente mexiquense, se circunscribe a que la mayor cantidad de contagios del Estado se encuentra en municipios vecinos -los más poblados y precarios—como Ecatepec y Cd. Nezahualcóyotl.

Edomex en "nueva normalidad", una exigencia empresarial

La entidad mexiquense es uno de los estados que, junto con estados del norte como Baja California, Chihuahua, Tamaulipas y Jalisco, concentran las actividades productivas más importantes del país y que por presión del gobierno de Trump, se incluyeron sus actividades manufactureras dentro de los trabajos esenciales. Esto guarda una relación con la exigencia de los empresarios locales de volver a las actividades.

Es así que el Gobernador de la entidad, Alfredo del Mazo, desde el 19 de mayo había presentado una propuesta de plan de regreso a la normalidad, con el beneplácito de la Asociación de Empresarios e Industriales del Estado de México (ADEIEM), quienes desde principios de abril habían anunciado recortes, paros técnicos y despidos inclusive desde antes que se declarara la jornada de Sana Distancia.

Esta presión política y mediática por parte de los empresarios mexiquenses se profundizó aún más con el anuncio de la contracción nacional de la economía en más de 8% y ante los medios locales han sacado declaraciones de “preocupación” por la vuelta a la normalidad, a lo cual el gobernador Alfredo del Mazo los complació con su plan de reanudación de actividades, que no es más que un apéndice del plan Federal presentado por el Ejecutivo.

Aunque las actividades manufactureras y de la industria Automotriz son consideradas esenciales, no es casual que los Estados con mayor índice de actividad manufacturera sean los que concentran la mayor cantidad de contagios en ubicaciones conocidas históricamente como las zonas de maquila, el estado de México alberga una gran cantidad de casos de coronavirus (22340 contagios registrados hasta el 12 de junio pasado) no sólo por su densidad de población sino por la concentración de su industria así como en Guadalajara, Ciudad Juárez, Tijuana o Mexicali.

No es de extrañar la actitud de los empresarios ante la pandemia, pues lo que está en juego son sus ganancias, ante esta presión que representan el gobierno local y federal no sólo han cedido a sus demandas sino que las administran, sean del partido que sea; sin embargo las consecuencias de esta vuelta a la normalidad forzada la están pagando los trabajadores con más contagios, despidos o precarización laboral.

Ni los trabajadores de la salud ni los de la manufactura deben de pagar los costos esta crisis, que no solo es por la pandemia, sino por el propio sistema capitalista. Por eso consideramos que es necesario crear un Movimiento Nacional contra la Precarización y los despidos.

Convocamos a trabajadores estatales a luchar contra la precarización y los despidos

Desde el sector salud se debe exigir insumos de calidad a todos los hospitales y que éstos sean gestionados por sus propios trabajadores; aumento sustancial al presupuesto en salud, que podrían financiar test masivos e infraestructura hospitalaria, sobre la base del no pago de la deuda externa. Al mismo tiempo y en alianza con las y los trabajadores de la maquila es posible exigir la reconversión técnica para producir buenos insumos y que estos incidentes no vuelvan a ocurrir.






Temas relacionados

Covid-19   /   Alfredo del Mazo Maza   /   Estado de México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO