×
×
Red Internacional

2 de Octubre no se olvida. Del pésame a la denuncia: adioses al represor Luis Echeverría

El presidente López Obrador dio su “respetuoso” pésame a la familia de uno de los responsables de la masacre de Tlatelolco, del Halconazo, de la Guerra Sucia. Echeverría falleció recluido en su domicilio, sin verse entre rejas, y sin verdad ni justicia para las y los desaparecidos en México.

Sábado 9 de julio | 22:15

Con el pésame se muestra la aflicción por la muerte de una persona, se lamenta el fin de su vida. Cuando lo único lamentable en el caso de Echeverría es que murió sin recibir castigo por las masacres y represiones brutales que desplegó desde sus tiempos como secretario de gobernación hasta el fin de su sexenio, no es extraño el mensaje del presidente.

De quien trabaja día con día para mejorar la imagen de las fuerzas represivas del Estado, que les ha encargado numerosas tareas del orden público, como la administración de los puertos, es congruente lamentar el fallecimiento del genocida.

Te puede interesar: Entre protesta de familiares, AMLO y Sedena anuncian apertura de archivos de la Guerra Sucia

Apenas hace dos semanas, se dio a conocer la apertura de los archivos de la Guerra Sucia, mientras las desapariciones forzadas se mantienen impunes, desde el gobierno se justificó el accionar del Ejército durante los días terribles de la Guerra Sucia.

Porfirio Muñoz Ledo, hoy del Morena y admirador de Echeverría también, expresó su pesar por la muerte de Echeverría, al declarar con todo cinismo “que no todo fue color de rosa en su gobierno”.

El expresidente de Peña Nieto, discípulo del represor que tiene en su haber el brutal operativo contra el pueblo de San Salvador Atenco que se oponía a la construcción de un aeropuerto, también eligió Twitter para manifestar sus condolencias.

Gilberto Guevara Niebla, integrante del comité 68, denunció que Luis Echevarría fue el principal responsable de la masacre de Tlatelolco y denunció que logró salir impune del proceso que se le siguió.

Echeverría murió en su casa, sin que nada le faltara, pero de miles de personas víctimas de desapariciones forzadas en el marco de la Guerra Sucia no se sabe nada. Sus familiares no pudieron darle el último adiós.

Hace falta que los sobrevivientes, los familiares de los desaparecidos y asesinados durante ese periodo, la clase trabajadora y los sectores populares se sumen al llamado del Comité 68 por el alto a la impunidad.

Solo con la movilización y la lucha, con comisiones independientes -financiadas con fondos públicos- que puedan investigar cada uno de los casos de desapariciones y masacres, se terminará la impunidad de los responsables de las masacres que hacen sangrar a México.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias