Mundo Obrero México

JUVENTUD Y EXPLOTACIÓN TECNOCAPITALISTA

¿Cuánto gana un repartidor de Uber Eats en México?

¿Tienes una motocicleta? ¿Una bicicleta? Entonces, puedes entrar a trabajar para la plataforma de Uber Eats.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Martes 6 de agosto | 17:38

Francisco Pinilla, director legal de Uber Eats de América Latina, detalló con claridad para la revista Forbes el tipo de trabajo que se brinda en la plataforma internacional de internet “ofertamos contratar a prestadores de servicios en un horario flexible para obtener un ingreso adicional repartiendo comida”.

Eso significa que no existe relación patronal entre los repartidores, no existe seguridad social, prestaciones o derechos laborales como un sindicato. Uber Eats le llaman “socios repartidores”, no trabajadores.

Cuánto gana un repartido de Uber Eats

De acuerdo con el esquema el repartidor gana por cada viaje realizado. Por ejemplo, el consumidor paga directamente a la empresa de comida, la empresa deposita el porcentaje al repartidor (que depende de lo largo o corto del viaje) con el descuento que se da a Uber Eats.

Pedaleando bajo la lluvia o con calor insoportable, los jóvenes arriesgan su vida en la ciudad más caótica de América Latina (Ciudad de México) para conseguir que por viaje se deposite a su cuenta entre 10 o 20 pesos y generar ganancias idénticas a la multinacional de las aplicaciones Uber.

Así es, el trabajador repartidor da a la empresa la misma cantidad de ganancia que lo que gana por viaje. Obviamente ganas de acuerdo con cuántos viajes realices y cuánto tiempo estés disponible. Principalmente los jóvenes son los que trabajan para Uber Eats: estudiantes, jóvenes sin empleo formal, jóvenes sin estudios, jóvenes de la periferia de las ciudades.

Puedes ganar unos 7 mil pesos al mes si te conectas todo el día, realizando 20 o 25 viajes diarios, por 6 días de la semana. Esto sin ningún tipo de seguridad social, prestaciones o relación laboral con la multinacional Uber. En algunos casos se ganan de 200 a 250 pesos laborando un promedio de siete horas ganando mucho menos de 6 mil mensuales.

Este tipo de explotación es completamente novedosa: el repartidor es súper explotado por medio de su disponibilidad en la aplicación, es el celular su medio de comunicación con el usuario y el comercio de comida.

De ahí que el repartidor está sujeto, disponible, enteramente bajo control de la aplicación y de la tecnología del celular: eso implica que está dominado temporalmente, mientras está conectado, por la empresa Uber.

A diferencia del trabajo asalariado en el que el trabajador realiza una jornada de trabajo con tiempo y relación laboral real los repartidores de Uber son “temporalmente” sujetos de explotación de acuerdo a su disponibilidad en la aplicación. La explotación del repartidor de Uber está mediada por la tecnología: el celular, las apps por medio de su disponibilidad o no en el geolocalizador.

Eres, por tanto, dominado por una aplicación, lejos de los que pensaban que la tecnología nos haría más libres, es claro que fenómenos como los de Uber Eats demuestran que el capitalismo se hace de la tecnología para controlar, dominar y poseer de un modo más completo la subjetividad de los asalariados del mundo.

Subvertir la tecnología y encarar la lucha contra el trabajo precario

Los trabajadores de Uber Eats y otras empresas en México, tan sólo por poner un ejemplo, han subvertido en algunas ocasiones la tecnología. Un movimiento surgió a raíz del asesinato de Jimena Callejas de 20 años atropellada por un trailer en la esquina de Lago Lerma y Río San Joaquín. No es el primer asesinado por hacer repartos Jose Manuel Matías que en su primer día falleció en Eje 5 y Periférico.

Ellos usan la tecnología para cuidarse. Arman grupos de WhatsApp, en Facebook, se geolocalizan en red para encontrarse y evitar los robos, asaltos y hasta tienen un registro de los repartidores en los que se sabe nombre, dirección, enfermedades crónicas, tipo de sangre y más información en caso de emergencia. El movimiento “Ni un repartidor menos” cumple el rol, digamos de un virtual sindicato: se apoyan entre sí por medio de un trabajo colaborativo y mutuo.

Uber Eats es la plataforma líder de reparto de comida en México. En 2017 la empresa Uber declaró ingresos por 13 mil millones de pesos, mientras que para 2021 se esperan ingresos de alrededor de 15 mil millones de pesos. Esa ganancia no viene de la “nada” ni por arte de magia.

Los trabajadores de Uber Eats no son “socios repartidores que prestan servicios” con asalariados que trabajan para una multinacional de las aplicaciones de reparto.

Es necesario que se reconozcan las relaciones-obrero patronales entre estas aplicaciones y sus trabajadores pues ellos merecen tener todas las prestaciones de ley que cualquier trabajador: seguro social, aguinaldo, vacaciones, derecho a la sindicalización, a tener un contrato colectivo, fondo de ahorro y pensión. Los trabajadores de Uber Eats tienen la última palabra.






Temas relacionados

Uber    /   Mundo Obrero México   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO