×
×
Red Internacional

Sindicato y mineros. ¿Cuál ha sido el rol de Napoleón Gómez Urrutia tras el derrumbe de la mina El Pinabete?

Hasta el momento, el senador de Morena, dirigente sindical y también presidente de la Comisión del Trabajo y Previsión Social del Senado de la República, sólo ha emitido un tweet demandando que se investiguen los hechos.

Miércoles 5 de octubre | 21:59

Han pasado dos meses desde lo ocurrido en la mina El Pinabete en Sabinas, Coahuila, luego de que 10 mineros quedaron atrapados en un pozo de carbón inundado y hasta la fecha el líder del Sindicato Nacional Minero Napoleón Gómez Urrutia no se ha presentado ni un solo día a la zona del accidente.

El representante de los trabajadores mineros solo se ha limitado a dar mensajes de apoyo y señalar la responsabilidad empresarial que, si bien es cierta, no exime de responsabilidades al líder del gremio minero, el cual no ha acudido a la localidad de Agujita del municipio de Sabinas a solidarizarse con las familias de las víctimas o conocer de primera mano la situación en la que laboran miles de trabajadores.

Mientras los obreros mineros aún siguen en riesgo -ya que las condiciones de la infraestructura de minas pozos y cuevas han sido denunciadas por distintas organizaciones como La familia Pasta de Conchos, la cual ha señalado en muchas ocasiones la precariedad e inseguridad con la que se opera en la extracción de carbón y minerales, no solo en Coahuila sino en todo el país- se abre la interrogante de ¿por qué el senador de Morena y líder del Sindicato Minero, Napoleón Gómez Urrutia, no ha utilizado todos los recursos legales y políticos a su alcance para hacer caer todo el peso de la ley contra Grupo México y las empresas dedicadas a la minería, por sus crímenes ambientales y laborales?

Te puede interesar: ¿Quiénes son los responsables del derrumbe en Sabinas Coahuila?

Sindicato minero y su relación con el gobierno

Para contestar la anterior pregunta es necesario remontarnos al papel que históricamente ha desarrollado el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), del cual solo podemos afirmar una cosa: ha sido cómplice y artífice de los intereses más oscuros que acompañan la extracción del carbón en Coahuila, comprometiendo de manera directa la salud y seguridad de sus agremiados.

Esto se remonta a los tiempos en que Napoleón Gómez Sada tomo el control del Sindicato Minero dando pie a una serie de negociaciones con los dueños de las minas y pactando con los gobiernos en turno las demandas y derechos laborales desde 1934, hasta la llegada de su hijo, Napoleón Gómez Urrutia en 2002, quien heredó el cargo y quedó al frente del sindicato, cargo con el cual ha ejercido una acción criminal al ignorar las demandas del gremio al cual dice representar.

De igual forma se ha señalado al sindicato de traficar con los empresarios y gobiernos en turno empleos que requiere poco trabajo o esfuerzo y del que se obtiene bastante provecho, por lo que las demandas que los trabajadores levantan desde las profundidades de las minas, son derechos que están avalados en la Constitución de 1917, sancionados en el Artículo 123 y reglamentados en la Ley Federal del Trabajo, sin embargo estos derechos son violados de manera cotidiana, impune y constante, tanto por empresarios de la minería como por el mismo aparato sindical que dice representarlos.

Que se rompa la tregua con la 4T

Tras cuatro años de gobierno de la 4T, surgen preguntas tales como ¿Por qué la dirección del Sindicato Minero no ha convocado a un paro nacional de todo el gremio en solidaridad con las heroicas huelgas de Cananea, Taxco y Sombrerete y las familias de los mineros de Pasta de Conchos y el Pinabete?. Agreguemos que, en su trayectoria como Senador de Morena, Gómez Urrutia, tampoco ha hecho nada ante los cientos o quizá miles de trabajadores despedidos durante la pandemia.

Si bien en su discurso apela a reformas integrales a la ley minera bajo el pretexto de que durante décadas el país se ha enfrentado a una serie de situaciones que entorpecen su pleno aprovechamiento, apoyadas por las administraciones anteriores y por el interés egoísta de los caciques de la minería, no se puede negar que su rol para representar los intereses del gremio minero, queda corto y en muchos casos permite la extracción de recursos con la misma voracidad, precariedad e impunidad de siempre, de la mano de los mismos caciques que denuncia en su palabras.

Por ende, para lograr frenar las muertes y dar seguridad a la labor de los obreros en la minería, es necesaria la organización democrática que construya una masiva ola de movilizaciones en las calles, de los trabajadores mineros junto a sus comunidades, codo a codo con toda la clase trabajadora, para imponer a los gobiernos, burócratas sindicales y patrones, las condiciones seguras de trabajo que garanticen su integridad física y sus vidas, así como salarios dignos y plenos derechos labórales.

Esto no podrá llevarse a cabo sin que el sindicato minero dirigido por el senador de Morena rompa ya con la tregua a la 4T y llame a las secciones de todo el país y demás sindicatos, a la más amplia unidad y movilización para conquistar éstas, y todas las demandas de la base trabajadora minera.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.mx/Detienen-a-uno-de-tres-presuntos-responsables-del-derrumbe-en-la-mina-el-Pinabete


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias