Juventud

UNAM

Continúan tomas y paros contra la violencia hacia la mujeres en la UNAM

Después de que el Consejo Universitario reformara el estatuto general de la Universidad, continúan las tomas y paros en al menos 8 planteles.

Martes 18 de febrero | 23:54

La semana pasada, el Consejo Universitario reformó los artículos 95, 98 y 99 del estatuto general de la UNAM, estableciendo que la violencia de género es una falta especialmente grave, permitiendo que se suspenda, despida o expulse a quien incurra en esta falta. Esta reforma incluye la conformación paritaria del inquisitorio Tribunal Universitario.

Sin embargo, los grupos de mujeres, sobre todo en la Facultad de Filosofía y Letras, siguen reclamando que sus propuestas no fueron integradas en la reforma, sobre todo a lo que hace al tipo de sanción y la conformación del Tribunal Universitario.

Las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales, Psicología y Artes y Diseño se mantienen tomadas, exigiendo que su propuesta sea incluida. En ambos casos, la propuesta institucional y la de las Mujeres Organizadas dan más fuerza al Tribunal Universitario con castigos más grandes a quienes incurran en estas faltas, pero no incluyen ningún plan integral que prevenga la violencia contra las mujeres.

Por un plan integral contra la violencia de género en la UNAM

Mientras tanto, las clases extramuros que polarizan y buscan presionar a las y los estudiantes que mantienen la toma de la Escuela Nacional Preparatoria 9, continúan en un ambiente tenso y con amplio repudio, que incluye grupos que han convocado a paros de labores dentro de las clases extramuros. Esto se da a la par de los diálogos a puerta cerrada que tanto estudiantes como autoridades del plantel y de la Dirección General de Nacional Preparatoria, mantienen a espaldas de toda la comunidad.

En el CCH Sur y Oriente se mantienen los paros, eso en medio de agresiones físicas por parte de grupos porrilesy alumnos enlace (estudiantes que reciben favores académicos por parte de las autoridades), que han tenido como saldo estudiantes heridos y un amplio repudio por los actos de provocación y agresión, que incluyen ataques a espacios estudiantiles que están fuera del control de las autoridades.

La lucha contra la violencia hacia las mujeres dentro de la UNAM continúa, y no puede verse reducida a las maniobras institucionales con las que la Rectoría busca lavarse la cara, pero tampoco puede terminar en la confianza en los mecanismos como el Tribunal Universitario que no transforman de fondo la estructura antidemocrática y virreinal que permite y perpetua la violencia contra las mujeres dentro de la UNAM.

Numeralia por nuestros derechos: cifras para pensar la universidad que queremos






Temas relacionados

UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO