×
×
Red Internacional

Luego del recorte de los días de receso escolar, y aún con el cansancio a cuestas, miles de maestras y maestros comenzamos las sesiones del Consejo Técnico Escolar Fase Intensiva entre la incertidumbre por los cambios curriculares y las imposiciones de la SEP.

Con un mensaje de despedida de Delfina Gómez, que generó más apatía que agrado, y un saludo de la nueva secretaria de Educación, Leticia Ramírez, mayormente desconocida para las y los maestros, dio inicio la Fase Intensiva del Consejo Técnico Escolar.

A lo largo de las cinco sesiones que se llevarán a cabo en esta semana, se realizará el Programa Escolar de Mejora Continua a partir de un diagnóstico escolar, y se organizará el inicio del ciclo lectivo; aunado a esto, comenzará el Taller Intensivo de Formación Continua para Docentes: Plan y Programas de Estudio de la Educación Básica 2022, en el cual se pretende realizar un acercamiento para las y los docentes sobre los cambios curriculares.

Reflexiones

Una de las primeras reflexiones que se hizo en algunas escuelas sobre el Programa Nacional de Mejora Continua, es la necesidad de incorporar aspectos que van más allá de lo que las y los maestros “podemos resolver desde el aula”. Desde hace un tiempo, las autoridades educativas han tenido la política de considerar, dentro de los planes de mejora al interior de las escuelas, sólo aquellos aspectos que recaen exclusivamente en la responsabilidad de las y los docentes, llegando a plantear incluso que, cuestiones como las carencias económicas no pueden considerarse “barreras de aprendizaje” pues los maestros no podemos resolverlas.

Esto, a la luz de las reflexiones sobre el nuevo marco curricular, abre un debate interesante sobre qué se requiere para una verdadera transformación educativa:


¿Sobre qué bases tendría que plantearse dicha transformación?

¿Basta con cambiar las prácticas al interior de las aulas para que la educación se transforme?

Las condiciones materiales en las que se lleva a cabo el proceso educativo, dentro y fuera del aula y la escuela, son prioritarias para lograr cambios profundos. Si seguimos sin tomarlas en cuenta, seguiremos planteando “soluciones” que no van a la raíz de los problemas y terminan poniendo “parches”. No podemos ignorar que se requiere un aumento presupuestal para dotar a todas las escuelas de lo necesario -desde lo más básico como una infraestructura digna- para lograr una educación que responda a las necesidades de los alumnos y alumnas y de la comunidad. Ese aumento presupuestal, como ya hemos visto, no vendrá de la buena voluntad del gobierno de la 4T ni de las autoridades educativas, hay que luchar por él.

Incorporar el concepto de comunidad en el Plan y los programas de estudio, no puede quedar en el discurso. Los problemas sociales impactan en los procesos de aprendizaje, por lo que no podemos mirar hacia otro lado frente a las carencias materiales de nuestras alumnas y alumnos.

Las maestras y maestros, sabemos cuáles son sus necesidades y las de sus familias. Hay que luchar unidos por todas las condiciones necesarias para poder estudiar, por ejemplo, para tener comedores comunitarios, bibliotecas equipadas, salas de cómputo, internet e instalaciones deportivas dentro de todas las escuelas.

Asimismo, la transformación educativa no puede darse sobre la base de aceptar la precariedad laboral que avanza a pasos agigantados en el sector. Es por ello que debemos organizarnos y luchar también por mejorar nuestras condiciones laborales.

Dudas e incertidumbre

El nuevo marco curricular ha generado muchas dudas e incertidumbres entre los maestros. Hay poca claridad de qué implica su aplicación y críticas respecto de su imposición, pues el taller para el acercamiento al plan y los programas de estudio se está dando una vez que ya está elaborado, por lo tanto, no parte de la necesidad real de las maestras y maestros frente a grupo, quienes, una vez más, fuimos convidados de piedra en su definición, pues las asambleas realizadas por la autoridad no nos contemplaron.

Aún faltan dos sesiones -y varias semanas a lo largo del ciclo escolar- en las que se seguirá reflexionando sobre el tema, por lo que tenemos una interesante oportunidad de profundizar en el análisis, la crítica y los cuestionamientos para pelear por el marco curricular que realmente necesitamos para una verdadera transformación educativa, la cual, no puede estar separada de una transformación social.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias