×
×
Red Internacional

En días pasados la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) fue criticada por el despido de 44 investigadores en lo que va del sexenio, la precarización del resto y por la investigación judicial de 31 académicos.

Miércoles 22 de septiembre | 22:21

El gobierno de la 4T ha mantenido un ataque sistemático contra la educación pública, incluida en ella el sistema universitario y de investigación para el desarrollo científico y tecnológico. En este caso nos referimos a las acciones que lleva adelante Conacyt, al dar continuidad a las políticas de sexenios anteriores en la materia. Y es que desde que inició el gobierno de la 4T, en lo que va de esta administración se han despedido a 44 investigadores de su Programa de Cátedras.

Te puede interesar: Recortes en el Conacyt, se destinará menos recursos para becas

Esto representó un número seis veces mayor a los despidos en este programa en gobiernos anteriores, pues según información del Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de Investigación de Cátedras Conacyt (Siintracatedras), en 2019 se despidieron a 2 investigadores y en 2020 a otros 22, mientras que en el 2015 hubo un despido, en 2017 tres y en 2018 otros tres. En ese trienio hubo un total de siete despidos, mientras que en sólo dos años la cifra se disparó, afectando principalmente a las mujeres, siendo el 55% de las despedidas, además de que el sindicato denunció que en algunos de estos casos hubo acoso sexual por parte de la patronal.

Por otro lado, las contrataciones han ido a la baja. Perla Fragoso Lugo, secretaria del Siincatedras, señaló que cuando arrancó el programa de Cátedras en 2014 hubo 342 contrataciones, en 2015 fueron 161, en el 2016, 247 y en el 2017 y 2018 se mantuvieron arriba de las 200. Pero para el 2019 hubo un desplome, pues sólo se contrataron 75 mientras que en el 2020 la cantidad se redujo a siete. Además, hay que decirlo, todos entraron en condición de precarizados y sin tener acceso al Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) desde el sexenio de Enrique Peña Nieto y hoy siguen en esa condición.

Condiciones de trabajo y posición de la autoridad

De los mil 236 investigadores sólo 308 están afiliados al Siintracatedras, sin que, hasta ahora, este sindicato haya logrado conquistar un CCT donde se establezca la bilateralidad con el Conacyt, para terminar con su condición de precarización, pues ha existido una negativa sistemática de la directora de la institución Elena Álvarez-Buylla a aceptar sus demandas. A cambio de eso se endureció el estatuto de Cátedras Conacyt, estableciendo que los investigadores deben ser contratados por la institución a la que están adscritos, o que encuentren trabajo en otro centro de investigación para cumplir con las condiciones que la institución les exige.

Esto dio origen a la campaña #BuscoTrabajo, la cual fue una protesta realizada en redes por estos académicos, ante la negativa de la autoridad de reconocer sus derechos como trabajadores, dando como resultado un emplazamiento a huelga por parte del Siincatedras para el día 30 de septiembre.

Mientras eso sucedía, la Fiscalía General de la República (FGR) inició un proceso penal contra 31 investigadores del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico por los cargos de “delincuencia organizada”.

Situación ante la cual la comunidad científica del país respondió con severas críticas al gobierno. La cuestión aquí no es la defensa del Foro Consultivo, ya que no es un organismo “noble y desinteresado”, sino por el contrario, reproduce los esquemas productivistas en el desarrollo científico impuestos por los gobiernos anteriores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas órdenes de aprehensión se dan en medio de un clima de protestas de académicos por sus derechos laborales.

Entre otras cosas

Las acusaciones contra los investigadores son poco creíbles, al grado de que la autoridad ha tenido que retroceder, ya que un juez federal, del Centro de Justicia Penal Federal en Almoloya, Estado de México, le negó a la FGR las órdenes de aprehensión contra científicos y ex funcionarios del Foro. Claro, siempre queda la tentativa de que Álvarez-Buylla utilice de nuevo los mecanismos judiciales contra sus críticos, teniendo el apoyo de su amigo, Alejandro Gertz Manero, a quien por cierto la comunidad científica le negó ser parte del SNI por no acreditar que sus artículos fueran un trabajo serio de investigación científica.

Entre otras cosas debemos aclarar que eso no quiere decir que esos funcionarios del Foro Consultivo no se hayan beneficiado del presupuesto público, como permiten las reglas del Conacyt. Frente a eso, en todo caso la solución es acabar con los esquemas productivistas y los privilegios de las burocracias académicas. Lo que pasa en primer lugar por la basificación de todos los trabajadores de la educación, universitarios, dedicados al desarrollo científico y tecnológico, que todos tengan acceso a los beneficios de los CCT y el derecho a la sindicalización, tarea en la que el Siincatedras tendría que ponerse al frente. Esto, a la par que elevamos nuestra voz contra los despidos arbitrarios realizados por las autoridades.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias