Internacional

NUEVA YORK

Cómo enfrentan la pandemia los trabajadores de la salud de Nueva York

El capitalismo ha dado a luz una pesadilla. Cerca de dos millones de personas en el mundo han enfermado producto da la pandemia del coronavirus. Hospitales en la ciudad de Nueva York, como el nuestro se han visto completamente desbordados por la avalancha de pacientes. Los cuerpos de las personas muertas son puestos en camiones refrigerados. Aquellos a quienes no se ha podido identificar son enterrados en fosas comunes. La desocupación ya puede llegar al 13 por ciento en los Estados Unidos.

Martes 14 de abril | 22:57

El doctor Mike Pappas y la enfermera Tre Kwon

A continuación reproducimos un artículo publicado en Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario. Sus autores son trabajadores de la salud en la ciudad de Nueva York.

Esta situación podía prevenirse

Durante más de un mes, Trump restó importancia a la amenaza de una pandemia mundial. Incluso cuando sus asesores advirtieron que se podrían perder hasta 1.2 millones de vidas solo en los EE. UU., Una y otra vez afirmó que estábamos a salvo de esos daños. Su negación nos dejó totalmente sin preparación para lidiar con la explosión de los casos de COVID-19 que se produjo pocos días después.

Tan tarde como el 24 de marzo, Trump estaba pidiendo que las empresas estadounidenses se reabrieran en Semana Santa, demostrando su absoluto desprecio por la salud y la seguridad de los trabajadores. La única preocupación de Trump, desde el principio, fue que las ganancias continúen fluyendo hacia las arcas de las corporaciones de Estados Unidos. A eso se refería cuando dijo: "La cura no puede ser peor que el problema". No pondría en peligro las ganancias capitalistas al cerrar negocios, incluso si eso significara que cientos de miles de personas de clase trabajadora, o más, morirían; lo que está sucediendo ahora es el resultado de su negligencia criminal. Los que más están sufriendo son las personas de la clase trabajadora que viven en los barrios más pobres. El 62% de las muertes por COVID-19 en la ciudad de Nueva York son personas negras y latinas.

La criminalidad y la insensibilidad de la administración Trump no se detienen allí. También debemos considerar las consecuencias de las acciones de este gobierno a nivel internacional. Estados Unidos continúa manteniendo un bloqueo brutal contra Irán, evitando que medicamentos, equipos y alimentos lleguen al país. Fueron las acciones de Trump, sobre todo, las que llevaron a una crisis humanitaria en Irán, donde murieron más de 4.000 personas, la cifra más alta en Medio Oriente. A mediados de marzo, cuando los casos de COVID-19 ya alcanzaban cifras de decenas de miles en todo el mundo, el gobierno lanzó una campaña de bombardeos contra Irak. ¿De qué otra forma podemos describir esto sino la barbarie?

Sin embargo, Trump no es el único responsable de la devastación. Los demócratas como Andrew Cuomo (gobernador de Nueva York) han desempeñado un papel importante a lo largo de los años, supervisando los cierres y fusiones de hospitales, cortando servicios de redes de seguridad como Medicaid y arrasando el camino para los promotores inmobiliarios. Estas acciones debilitaron severamente el sistema de salud en Nueva York, hicieron que las personas tuvieran miedo de buscar atención y aumentaron el costo de vida, obligando a la clase trabajadora y a los pobres a vivir en casas y apartamentos cada vez más pequeños y abarrotados. Este era el combustible que el virus necesitaba para propagarse a una velocidad vertiginosa por toda la ciudad y los suburbios circundantes.

Cuomo y los demócratas, al igual que Trump, actuaron completamente en interés de la clase capitalista y a expensas de nuestra salud. Los medios de comunicación han sido efusivos sobre el "liderazgo" y la "firmeza" de Cuomo durante esta crisis. Han ignorado que el gobernador estaba presionando para mantener abiertos los negocios de Nueva York a mediados de marzo. "No habrá cuarentena, nadie te encerrará en tu casa, nadie te dirá ‘no puedes salir de la ciudad’ ... Eso no va a suceder". Su imprudencia pone en riesgo la vida de decenas de miles de personas.

La clase capitalista y sus medios de comunicación han tratado de presentar la pandemia como algo que se puede combatir mediante acciones individuales: lávate las manos. Practica el distanciamiento social. ¡Quédate en casa! Pero esta crisis no fue causada por la irresponsabilidad individual. Esta emergencia fue provocada por la anarquía inherente al sistema capitalista. A la industria de la salud de EE. UU., por ejemplo, no le importa en lo más mínimo salvar vidas si no es un esfuerzo rentable. Por lo tanto, no se presta atención a la prevención de enfermedades infecciosas, aunque el desarrollo de vacunas para estas enfermedades salvaría la vida de millones de personas en todo el mundo cada año. Como señala David Harvey, “Los grandes laboratorios rara vez invierten en prevención. Tienen poco interés en invertir en para que el sistema de salud pública esté preparado para una crisis sanitaria. Les encanta diseñar curas. Cuanto más enfermos estamos, más ganan. La prevención no contribuye al valor del accionista”.

Incluso ahora, las compañías de atención médica están haciendo una fortuna con esta emergencia de salud pública. Los hospitales, compañías de seguros, compañías farmacéuticas y de equipos médicos recibirán un pago generoso por sus servicios, mientras miles mueren y cientos de miles están enfermos. Trump hizo un gran espectáculo al invocar la Ley de Producción de Defensa para obligar a General Motors a producir respiradores. Pero a la compañía se le otorgaron medio billón de dólares para hacerlo.

De la lucha por condiciones de trabajo a la nacionalización del sistema de salud

En todo el país, hay una grave escasez de máscaras y equipos de protección personal (PPE) en los hospitales. En nuestro hospital, experimentamos día a día el estrés de no tener PPE suficiente o apropiado y saber que nuestras posibilidades de infectarnos son altas. Todas las enfermeras y trabajadores de hospitales de Nueva York con los que hemos hablado informan una situación similar en su hospital. Los profesionales de la salud se ven obligados a reutilizar máscaras, contra protocolos de seguridad, o directamente sin máscaras. No solo pone en riesgo sus propias vidas, pone en peligro la vida de sus pacientes, sus familiares y todas las personas con las que entran en contacto.

Las corporaciones multinacionales como 3M están asegurando acuerdos multimillonarios para la producción de máscaras N95, pero aun así no producirán lo suficiente como para llegar a todos los trabajadores de primera línea que los necesiten. Esto no tiene por qué ser así. La producción masiva de máscaras y PPE sería una tarea relativamente simple si existiera la voluntad, o las relaciones de producción. Todas las grandes fábricas en los EE. UU. Capaces de conver su producción a PPE o producción de dispositivos médicos deben ser incautadas de inmediato y obligadas a hacerlo, con los trabajadores totalmente compensados y con las protecciones necesarias para realizar su trabajo. Los trabajadores, como los empleados de la planta de General Electric en Lynn, Massachusetts, ya lo están exigiendo. Además, tal esfuerzo podría asegurar el empleo para los millones de personas en todo el país que se han quedado sin trabajo en el último mes.

Pero planificar a escala nacional, y mucho menos a escala internacional, es un anatema para el capitalismo. Como señala la enfermera de Washington, DC, Shreya Mahajan, ahora hay miles de enfermeras en todo el país que no solo no están siendo puestas en servicio para atender a los pacientes con COVID-19, sino que los hospitales les cortan las horas para recuperar los costos de la cancelación de "procedimientos electivos más lucrativos". El sistema está plagado de ineficiencias.

La única forma de superar esta irracionalidad es nacionalizar todo el sistema de salud bajo el control de los trabajadores y los miembros de la comunidad. Los trabajadores, desde médicos y enfermeras hasta técnicos y personal de apoyo, son los que administran los hospitales todos los días. Somos los que tenemos más conocimiento sobre el tratamiento y la atención de nuestros pacientes. Las corporaciones parasitarias de atención médica y sus ejecutivos no tienen nada que ofrecer a la sociedad. Necesitamos un sistema de salud único, gratuito y público en el que la toma de decisiones sea realizada por quienes son los más calificados para hacerlo, sus empleados. Eso va más allá de Medicare para todos. La demanda de Medicare para todos (M4A) es progresiva, y debemos apoyarla, pero aún dejaría intactos los hospitales privados, las compañías farmacéuticas y las compañías de dispositivos médicos.

Joe Biden argumentó cínicamente que Italia tiene atención de salud pública y que todavía están experimentando uno de los peores brotes del mundo. Pero eso se debe a que en Italia, al igual que en los Estados Unidos, la clase capitalista ha llevado a cabo recortes devastadores en el sistema, incluidos el cierre de cientos de hospitales en las últimas dos décadas. No se debe a que la atención de salud pública "no funciona allí", como dice Biden. Se debe a que el neoliberalismo ha corroído los cimientos del sistema de salud pública a un punto que el brote causó un colapso completo. Los mismos patrones se repitieron en los EE. UU., con resultados similares. Veinte hospitales han cerrado en Nueva York desde el año 2000. No es de extrañar que el sistema hospitalario ahora esté peligrosamente preparado, con muy pocas camas, muy poco personal y muy poco equipo para enfrentar esta pandemia.

Trabajadores esenciales y lucha de clases

Hemos creado el Grupo de Trabajadores de primera línea COVID-19 en nuestro hospital para que sirva como una voz para aquellos trabajadores que arriesgamos nuestras vidas durante este brote. Sin embargo, los trabajadores de primera línea no solo incluyen a los trabajadores del sector de la salud. Son trabajadores de logística, como los empleados de Amazon, UPS y Fedex, son empleados de supermercados, son trabajadores del metro y autobuses. En la ciudad de Nueva York, 41 empleados de la MTA ya murieron a causa de COVID-19 ya que el gobierno de la ciudad no les proporcionó protección y pruebas adecuadas. Otros 1.500 se han infectado. La única respuesta ha sido cortar el servicio, lo que, por supuesto, ha llevado a vagones de metro llenos, una trampa mortal para los empleados y los pasajeros de la clase trabajadora que se ven obligados a seguir usando el metro. Esta es una ciudad administrada por la administración supuestamente "progresista" de Bill DeBlasio.

Estamos luchando contra una emergencia en la salud pública diferente a todo lo visto en este país en el siglo pasado. Es por eso que nosotros, desde Left Voice, hemos presentado un programa de emergencia de diez puntos que incluye el cierre inmediato de negocios no esenciales, con ingresos garantizados durante la cuarentena para todos los empleados. Al mismo tiempo, todos los fabricantes a gran escala como Ford, GM y General Electric debe convertir su producción a la fabricación de máscaras, respiradores y otros equipos y dispositivos de salud. Necesitamos pruebas inmediatas para todas las personas que presentan síntomas de COVID-19 y todas las personas en riesgo de contraer la enfermedad, como los trabajadores del metro, los trabajadores de supermercados y los trabajadores de la salud.

El movimiento obrero y la necesidad de representación política

Aunque esta crisis ha traído tremendas dificultades a la clase trabajadora, hay signos de bronca, organización y lucha que florecen en todo el país. Los trabajadores de Whole Foods e Instacart abandonaron sus puestos de trabajo para exigir mayor seguridad. Los trabajadores de McDonalds han hecho huelga en varias ciudades por licencia paga por enfermedad. Los empleados de General Electric se manifestaron para la conversión de su planta a la producción de respiradores. Con el desempleo ahora en su nivel más alto desde la Gran Depresión, también pueden surgir organizaciones de personas desempleadas. Existe una oportunidad sin precedentes para que nosotros los socialistas nos unamos a estas luchas y lideremos la organización del movimiento delos trabajadores con una perspectiva combativa y de lucha de clases.

Es una lucha que requiere no solo organización en los lugares de trabajo, también representación política. Durante el año pasado o más, millones de jóvenes que apoyaron la campaña de Bernie Sanders mostraron una aspiración a una sociedad mejor. Pero al respaldar a Biden, tal como lo hizo con Clinton en 2016, Sanders mostró su reticencia a desafiar verdaderamente al Partido Demócrata, un partido centenario de la clase capitalista. Es el mismo partido que llevó a cabo planes de austeridad y recortes en el sistema de salud y en las redes de seguridad social al tiempo que garantizaba que las corporaciones privadas de atención médica sigan obteniendo miles de millones en ganancias. Es hora de que la clase trabajadora, empleada y desempleada, tenga su propio partido, un Partido de los Trabajadores que defienda nuestros intereses y no solo durante la temporada electoral.

Necesitamos un partido independiente que intervenga en cada brote de lucha de clases en el país. Las organizaciones como el DSA (Socialistas Democráticos de América) deben comenzar a trabajar hacia la construcción de tal partido junto con los sindicatos y otras organizaciones de trabajadores. Los capitalistas se asegurarán de que sea la clase obrera la que más sufra esta pandemia. Por lo tanto, debemos comenzar a organizarnos, independientemente de nuestros opresores, para nuestros propios intereses, nuestra propia salud, nuestras propias vidas.

Traducción: Goria Grinberg






Temas relacionados

#coronavirus   /   Coronavirus   /   Crisis en salud   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO