×
×
Red Internacional

El acuerdo permitirá mantener el intercambio de bienes y servicios, sin cuotas ni tasas de aduana, entre el continente Europeo y el Reino Unido, pero deberá respetar una serie de normas que garanticen la seguridad de los consumidores continentales y mantener una competencia justa entre ambas orillas del canal de La Mancha.

Sábado 26 de diciembre de 2020 | Edición del día

Durante esta semana se han vivido jornadas claves en Reino Unido, y no solo por el incremento de personas contagiadas por el Covid-19, sino también porque se logró un acuerdo comercial post Brexit con la Unión Europea (UE).

El acuerdo permitirá mantener el intercambio de bienes y servicios, sin cuotas ni tasas de aduana, entre el continente y el Reino Unido, pero deberá respetar una serie de normas que garanticen la seguridad de los consumidores continentales y mantener una competencia justa entre ambas orillas del canal de La Mancha.

Luego de que se haya realizado el referéndum en el año 2016 y que se haya concretado su abandono a la UE el 31 de marzo de este año, Reino Unido ha realizado negociaciones con la UE con la finalidad de realizar un tratado de libre comercio antes de romper definitivamente sus lazos con el bloqueel 31 de diciembre. La finalidad de este acuerdo es evitar las pérdidas económicas considerando que el 43% de sus bienes son exportados a la UE y que desde el mismo bloque se importa el 52%.

Diversos analistas argumentaban que si no se lograba algún acuerdo con la UE, Reino Unido sufriría “sacudidas en los mercados financieros, las economías europeas se verían perjudicadas, habrá trastornos en las fronteras y las cadenas de suministro se verían perturbadas.” A esta realidad se le suma el cierre de fronteras como medida para afrontar el aumento de casos nuevos por el Covid-19, lo que ya ha generado conflicto con camioneros en la frontera con Francia.

Uno de los principales obstáculos ha sido la de los derechos pesqueros, ya que Reino Unido estaba planificando realizar políticas pesqueras independientes a las de la UE, por otro lado, desde Bruselas plantearon la idea de mantener las políticas pesqueras aplicadas desde hace más de 40 años.

Lo claro es que tanto el primer ministro Británico y la presidenta de la comisión europea están contentos con el acuerdo, y así lo declararon “Hemos recuperado el control de nuestro dinero, nuestras fronteras, nuestras leyes, nuestro comercio y nuestras aguas de pesca. Este acuerdo es una noticia fantástica para las familias y las empresas en todo Reino Unido" manifestó el Primer Ministro y militante del partido conservador, Boris Johnson.

Por otro lado, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que era un "buen acuerdo, equilibrado, justo para ambas partes”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias