×
×
Red Internacional

IMPUNIDAD Y CORRUPCIÓN. Cínica condena a Javier Duarte: nueve años de prisión y 58 mil pesos de multa

El exgobernador de Veracruz se declaró culpable de asociación delictuosa y lavado de dinero. Así protege la "justicia" de los ricos a los poderosos.

Jueves 27 de septiembre de 2018 | 00:49

Javier Duarte se declaró culpable durante la audiencia de este miércoles 26 de septiembre y obtuvo a cambio una reducción de la sentencia que se dictará en su contra.

Según se dio a conocer, la sentencia de nueve años corre desde el 15 de abril de 2017, la fecha en que el ex gobernador priista fue aprehendido en Guatemala. El juez de Control Marco Antonio Fuerte Tapia decretó que se le decomisen 40 bienes inmuebles, entre parcelas ejidales, departamentos, casas y terrenos de sus prestanombres, ubicados en Boca del Río, Veracruz, la Ciudad de México, Cancún, Quintana Roo, y en Valle de Bravo, Estado de México.

Como cereza del pastel, el dictamen contempla una multa de 58 mil 890 pesos y una amonestación verbal para que “no vuelva a cometer” en este tipo de delitos. El juez Fuerte Tapia no fijó una reparación del daño, por considerar que los delitos que se le imputan son de carácter formal y no generan alteración material.

Esta maniobra es resultado de la negociación de Javier Duarte con la Procuraduría General de la República (PGR), desde el 17 de septiembre un proceso abreviado, que implica una salida para acortar el proceso y evitar el juicio oral.

La audiencia en la que el exgobernador recibió la sentencia empezó desde las 16:15 horas de este miércoles. La Procuraduría presentó una acusación al juez con testimonios de ex colaboradores de Duarte, como Arturo Bermúdez Zurita y Xóchitl Tress, quienes explicaron cómo el ex gobernador de Veracruz lideró la red por la cual se desviaron los recursos públicos en el estado mediante empresas fantasma.

Aún restan dos procesos más abiertos por la Fiscalía de Veracruz contra Javier Duarte, por los cuales se le dictó una medida cautelar de prisión preventiva.

El exgobernador de Veracruz es uno de los responsables políticos del crimen del periodista Rubén Espinoza y los feminicidios de Nadia Vera, Yesenia Quiroz Alfaro, Mile Virginia Martin (de nacionalidad colombiana) y Alejandra Negrete Avilés, perpetrados en la colonia Narvarte, Ciudad de México, el 13 de julio de 2015.

Además del desfalco millonario a las arcas públicas, el paso de Javier Duarte por la gubernatura dejó innumerables desapariciones forzadas, incremento de la violencia contra las mujeres, los jóvenes y los periodistas; multiplicación de fosas clandestinas, aplicación de la reforma energética que implica el vaciamiento de Pemex y la entrega de su infraestructura a las trasnacionales. Impulsor de la reforma educativa que precarizó las condiciones laborales del magisterio y avanza en la degradación de los programas de estudio.

Esta “condena”, una afrenta más para las mayorías, es en realidad un premio para el exgobernador, un icono de la impunidad y la rapiña que encarnan los altos funcionarios al servicio de los magnates, las trasnacionales y el imperialismo estadounidense.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias