×
×
Red Internacional

Luego de romper la valla de la Guardia Nacional, por tercer día consecutivo, migrantes caminan hacia la CDMX para regular su situación y continuar su viaje rumbo a EE. UU.

Diana Bruja PalaciosMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Lunes 25 de octubre | 22:57

Luego de varias horas de marcha, el sábado, 23 de octubre, salió de Tapachula, Chiapas, la quinta caravana migrante compuesta por unos 6 mil migrantes de Centro y Sudamérica e, incluso, de Ucrania rumbo a la Ciudad de México (CDMX) para iniciar la regularización de su estatus en el país con la finalidad de continuar su viaje a Estados Unidos.

Al respecto, las autoridades mexicanas contestaron colocando retenes con la Guardia Nacional (GN) al frente y policías estatales, que ya los esperaban con sus equipos antimotines y, al menos, un autobús en la carretera a unos kilómetros de Huixtla, Chiapas.

Ante este bloqueo –que no es otra cosa más que el reflejo de la firme obediencia y subordinación del poder ejecutivo mexicano ante el imperialismo estadounidense–mujeres, hombres, niños, niñas y adolescentes migrantes formaron cadenas humanas; esto les permitió romper el cerco para avanzar hacia la Ciudad, no sin recibir toda la violencia de fuerzas represivas del Estado, lo cual dejó como resultado a varias mujeres, niñas y niños lesionados.

No te pierdas: Caravana migrante, represión de la Guardia Nacional y subordinación de AMLO a EE. UU.

Fuerte presencia de mujeres y niños migrantes

La caravana sigue su avance con una enérgica presencia de mujeres embarazadas, niñas, niños y adolescentes, por su parte, también se ve a hombres cargando bebés de pocos meses; viajando por tierra o mar, soportando las peores condiciones de transporte, alimentación y seguridad. Además, cuando llegan a algún sitio se ven obligadas a aceptar los trabajos más precarios en condiciones, incluso, de semiesclavitud, sin derechos y con sueldos miserables, mientras las cortes deciden si “merecen” o no asilo político.

Y aunque son muchas más mujeres que antes, dentro de las caravanas de migrantes que viajan rumbo a EE. UU. son sólo una fracción de los millones de trabajadores que ingresan de los países subordinados que se incorporan a las economías y sociedades, pero de manera mucho más precaria, a veces perdiendo la vida en manos de las fuerzas represivas de los Estados, que además controlan su fuerza de trabajo con más precarización y violencia en su contra.

Política antimigratoria de EE. UU. los obliga a “Quedarse en México”

Por una parte, el país estadounidense imperialista establece redes de población migrante en condiciones de legalidad, pero con condiciones miserables de trabajo –que acuerda con los gobiernos de países subordinados como los del Triángulo del Norte y México– abasteciendo así su necesidad de trabajadores en maquilas, el campo y la agricultura, servicios personales y domésticos para continuar la acumulación capitalista con trabajos temporales como el Programa Bracero.

Por la otra, reproduce el discurso y política antimigratoria contra quienes ingresan a ese país de manera ilegal, con la finalidad de mantener su status quo imponiendo programas como el Quédate en México a través del Tribunal de la Suprema Corte estadounidense, que obliga a los solicitantes a esperar del otro lado de la frontera, o sea en México, una complicada sentencia que puede durar meses.

Hace apenas unas horas atrás, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard aceptó que México ha recibido 1 millón 800 mil repatriados desde EE. UU. y señaló que el gobierno actuará con “prudencia y apego a la ley” por la reciente caravana de migrantes; dejando el siguiente mensaje:

“No es verdad que los van a dejar pasar a Estados Unidos.”

Lo que resulta incongruente entre el discurso con la realidad es que no se garantizan los derechos de las y los migrantes con “apego a la ley”, sino que, además del racismo y la xenofobia en su contra, también los dejan caminar por horas en pleno sol a más de 40 grados, sin agua ni comida ni medicamentos ni insumos, para después usar la fuerza pública, desproporcionadamente, que los encapsula, detiene y expulsa en diferentes puntos del país o, simplemente, dejando también que el crimen organizado los coopte.

No te pierdas: Conferencia AMLO. Presenta López Obrador cartilla sobre uso de la fuerza en la Guardia Nacional

¿Qué necesitan las y los migrantes para que se garantice su paso libre por el mundo y una vida digna?

Para echar abajo los planes de miseria que atentan contra los migrantes obligados a abandonar sus lugares de origen, ante la política antimigratoria de los Estados capitalistas, que conlleva al menoscabo de migrantes mujeres, hombres, comunidad LGBTI+, niños, niñas y adolescentes, resulta urgente que las organizaciones democráticas, el movimiento de mujeres, sectores amplios de trabajadores a ambos lados de las fronteras, hagan una fuerte exigencia para que se respeten sus derechos fundamentales, por un alto a la violencia contra nuestras hermanas y hermanos migrantes.

Desde La Izquierda Diario México, exigimos el cese de las acciones de hostigamiento y agresiones en contra de las y los migrantes que fueron forzados por el capitalismo rapaz a salir de su propio país en busca de una vida digna, así como derechos plenos para todos los que migran. ¡Por un mundo libre y sin fronteras!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias