×
×
Red Internacional

Conoce el día a día que viven millones de trabajadores de call center.

Viernes 15 de julio | 16:38

Los CallCenters, ahora conocidos en el mundo interno de esa industria como Contact Centers han tenido su auge después de los años 90’s, su normalidad son los bajos salarios y la violación a los derechos laborales.

Es una historia común, trabajar en un Call Center es dejar muchas horas de vida, para ganar salarios que nunca han alcanzado para mucho, ni los bilingües que son los mejor pagados pueden presumir de que se les paga lo correspondiente a su labor.

Sin embargo, para las grandes empresas son necesarios, subcontratan trabajadores, por vía de empresas que con bajos costos y niveles muy elevados de explotación realizan tarea de venta, cobranza, atención al cliente, que siempre dejan jugosos dividendos, pero siempre para los patrones.

Desde La Izquierda Diario México, nos hemos dado a la tarea de dar voz a quienes con su vida y esfuerzo dan vida a estos servicios de telecomunicaciones, que acrecentaron hasta los cielos sus ganancias durante la pandemia.

Es por esto que entrevistamos a dos trabajadorxs de Teleperformance México, Leydi y Javier, quienes son parte de las personas que viven los famosos y conocidos atropellos de esta empresa.

Transcribimos a continuación una entrevista que hemos tenido la oportunidad de realizar:

LID: Los call center históricamente han sido un ejemplo de precarización laboral y trabajos mal pagados, en especial para estudiantes, jóvenes y madres solteras. ¿Cuál es su experiencia o la de sus compañeros en Teleperformance?

Leydi: Teleperformance es una cadena de CallCenter que se maneja bajo las mismas condiciones que todo el gremio. Contratan fuerza laboral barata con necesidades específicas. Son jóvenes, madres solteras, adultos mayores, que no han tenido oportunidades laborales o que superan rango conveniente de edad para otro tipo de trabajo, donde la “edad ideal” ronda de 18 a 35 años con estudios mínimos de licenciatura.

En esas condiciones se presentan en TelePerformance y aceptamos esas condiciones que no son solo de los CallCenters, sino, que es algo que pasa en todas las empresas.

Javier: Llevo varios años, como diez, trabajando en varios CallCenter y es algo que se repite. En TP tiende a ser algo que se utiliza para lograr que los trabajadores aguanten condiciones no tan chidas, salarios bajos, largas jornadas, pues es difícil conseguir otro trabajo.

LID: En La Izquierda Diario hemos recibido testimonios sobre despidos recientes en Telepeformance y otros centros de trabajo precario, ¿que creen que se tendría que hacer para que esto no ocurra?

Leydi: Faltan instancias para regular procesos de contratación y condiciones de trabajo, porque te venden que firmaste bajo normas de la empresa y eso lo usan para desestimar cualquier tipo de demanda o atacar las condiciones.

Javier: Hace falta organizarnos más para que los jefes no se aprovechen de que estamos divididos. La empresa luego nos niega el contrato, no tenemos copia y no sabemos qué condiciones aceptamos y eso es un primer paso para defendernos.

Hemos pensado en la posibilidad de hacer un sindicato, cosa que es extraña para quienes laboramos en CallCenter porque no suele haber estas instancias, pero que nos ayudaría a defendernos frente a las trampas y lagunas legales que aplican las empresas.

LID: Ante la amenaza de una nueva crisis económica, ¿Cómo les ha impactado el aumento en la inflación y cuál creen que tendría que ser el salario para que puedan vivir dignamente?

Javier: A todos nos ha afectado el aumento de precios, la inflación de la que nos hablan en las noticias, estos meses nos dicen que ha aumentado más que hace mucho y se nota en el súper, en el tianguis, cuando tenemos que repartir el dinero para comer, para la casa, pagar servicios, renta, luz y eso hace que tengamos que apretarnos el cinturón o renunciar a gastos que antes podíamos tener. Yo que vivo solo no llego a fin de mes, fácilmente necesitaría el doble, es decir unos $10-11 mil. Y eso que yo vivo solo, no tengo hijos.

Leydi: Sí porque hay que ver cómo hacerle, nos tenemos que racionar. Cuando dependen personas de ti el salario no alcanza y no tendría que estar condicionado el bono a nada, tampoco a las métricas, que son indicadores innecesarios, porque el trabajo lo sacamos. Porque la exigencias o parámetros solo generan estrés, aislamiento, desinterés y desgano, sobre todo porque va en detrimento de nuestra situación económica.

LID:Sabemos que, por lo menos en el papel, se ha terminado con el outsourcing y ha habido una política gubernamental de incrementos al salario. ¿Cuál ha sido su experiencia?

Javier: El outsourcing se mantiene, no desapareció. Nosotros en CallCenter trabajamos para la empresa que a su vez trabaja para otras empresas, “campañas” se llaman en nuestro centro, son empresas variadas: bancos, logística, delivery, pero también hay Nestlé, financieras, etc. No tenemos acceso a los derechos de quienes sí son contratados directamente por las empresas de las campañas, tenemos menos prestaciones y eso nos afecta.

Lady: El gobierno dice que se acabó el outsourcing, pero es una mentira, lo vemos en el CallCenter. Solo se han adaptado a las nuevas políticas. Teleperformance, como Adecco, Manpower, todas outsourcing, dicen que trabajas con ellas pero tú trabajo es para un cliente (empresa), y que tú eres empleado. Solo cambian conceptos y quieren hacerte pensar que eres parte de la empresa, queriendo crear un sentido de identidad pero no. Les dicen, empresas factureras, es decir, les dicen a los grandes corporativos “te facturo tal cantidad de dinero, esto me alcanza para tal cantidad de empleados con tales prestaciones, a cambio te voy a cobrar tal porcentaje, el 5-6%”. Está empresas las ponen en concursos para ver cuál oferta más barato el precio a los clientes. Cambiaron el nombre pero es outsourcing.

LID: A la luz de las enormes ganancias empresariales, entre las que podemos incluir a Telepeformance, contrastando con los bajos salarios de la clase trabajadora, en La Izquierda Diario venimos levantando una campaña por la reducción de las jornadas laborales a 6 horas 5 días a la semana, acompañado de un incremento salarial acordé a la canasta básica, ¿que opinan al respecto?

Leydi: Sería un ideal, trabajos así en México no existen, lo mejor que hay es un trabajo de una jornada normal de 8hrs o de 9hs con comida. Pero hasta esto se ha vuelto un privilegio. Ahora los jóvenes no saben que antes la hora de comida se contaba como jornada y se pagaba.
Mi trabajo vale el doble, al menos. Dependiendo del horario tendríamos que ser mejor pagados, sobre todo por la exigencia del cliente, pues nuestra campaña es 24 hrs y a los de madrugada pagan lo mismo, deberían ganar más. Se que hay gente con mejor preparación pero yo tengo años de experiencia y no se valora ningún criterio, y debería considerarse el talento y habilidad no necesariamente los grados académicos para nuestro salario.

Javier: Somos parte fundamental del engranaje de las empresas para las que trabaja nuestro CallCenter y en comparación con los millones que ganan con nuestro trabajo, nuestros salarios no alcanzan para vivir, para cosas básicas. Si pudiéramos incrementar los salarios o reducir las jornadas podríamos desarrollarnos en otras esferas de la vida,no solo deberíamos vivir para trabajar, ahora trabajamos jornadas de 10, 11 horas. Si trabajamos menos podríamos terminar la escuela o estar con nuestras familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias