Mundo Obrero México

AUMENTO DE PRECIOS

¿Cada vez te alcanza menos la quincena? Aumentó el precio de alimentos básicos en marzo

Según la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), los alimentos y servicios aumentaron en un 6.3 % sus precios durante el mes de marzo. Mientras el jitomate aumento un 57 % su costo, se mantienen elevados los precios de alimentos básicos como el huevo y la leche.

Soledad Farfalla

Maestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 15 de abril | 12:48

El 2020 cerró con una baja en el Producto Interno Bruto del 8.5 %, la peor caída registrada desde 1932. Con este es el segundo año consecutivo que la economía mexicana va a la baja, sin duda la crisis económica se ha agudizado con la crisis sanitaria, sin embargo surge la incógnita: ¿sobre quiénes recae la crisis, quiénes la pagan?

En el mes de marzo se registró un considerable aumento en alimentos y servicios. El jitomate y el aguacate sufrieron un considerable incremento en sus precios, de un 57 % y un 30 % respectivamente. Pero no son los únicos, se suma el aumento en el precio del chile y la naranja que subieron más de un 10 %.

A esto se añade el aumento que se dio al principio del año en otros básicos como el huevo, el frijol, la leche y la tortilla (en algunos estados). Estos, se dan en el marco -y en consecuencia- del aumento constante en las gasolinas, cuyo costo se ha visto elevado en más del 20 %.

Las crisis la están pagando los más pobres

Sin embargo, el piso no es para nada parejo, pues mientras las y los trabajadores se las ven duras para hacer rendir los salarios, al otro extremo se encuentra una minoría privilegiada. En el mundo hay 100 millones de personas que cayeron en pobreza, mientras se calcula que la fortuna de las personas más ricas en el mundo aumentó 18 mil dólares por cada nuevo pobre. Lo que demuestra que la crisis económica, está siendo descargada de manera brutal sobre los de abajo.

El informe El virus de la desigualdad elaborado por organizaciones de Oxfam plantea que: “recuperar el nivel de riqueza previo a la pandemia les tomó nueve meses a las personas más ricas del mundo; para el resto de la humanidad, volver a las condiciones de antes de marzo del 2020 podría tardar más de 10 años.”

El mismo informe contrasta la situación explicando que las 10 personas más ricas del mundo lograron en plena pandemia aumentar sus fortunas en 500 mil millones de dólares, cantidad suficiente para financiar una vacuna universal y garantizar que nadie caiga en pobreza a causa de la emergencia sanitaria.

¡Basta, qué nadie pase hambre!

Aunque se anunció un incremento al salario mínimo en el país, éste quedó pulverizado con el alza en el precio de los alimentos y la energía. Es necesario un aumento de emergencia a los salarios, que cubran el costo de la canasta básica familiar, que garantice una alimentación digna y suficiente de toda la población, y que se ajuste automáticamente de acuerdo a la inflación.

Esta medida debe ir acompañada de la prohibición del trabajo precario, pues mientras los patrones se enriquecen a costa del trabajo, no garantizan derechos elementales como salarios dignos, estabilidad laboral o seguridad social.

Se deben prohibir también los despidos que han dejado a millones de familias sin sustento y las ilegales rebajas salariales que asfixian el presupuesto de nuestras familias.

Para que no falten comida en las mesas de las familias mexicanas, se vuelve urgente contrarrestar los despidos con la contratación de todas las manos disponibles y el reparto de las horas de trabajo. Resulta absurdo que mientras unos trabajamos 8, 10 ó hasta 14 horas, haya cientos de miles sin empleo o trabajando de manera informal.

Condiciones para hacerlo real, existen. En el país de los Carlos Slim y los Salinas Pliego (tan sólo sus fortunas alcanzan los 127 mil 600 millones de pesos), la riqueza esvasta y suficiente para cubrir las necesidades de las y los trabajadores.

La organización política de las y los trabajadores -que somos quienes generamos esas fortunas con nuestro trabajo- se vuelve necesaria para enfrentar la crisis. Nada bueno vendrá de los viejos partidos del régimen que históricamente han mostrado representar los intereses de los empresarios y los grandes magnates. Tampoco nos fiamos de la administración actual que en más de una ocasión ha demostrado igualmente anteponer la riqueza de los de arriba sobre la vida de los de abajo.

Para las y los trabajadores se vuelve urgente recuperar y democratizar nuestros sindicatos, para convertirlos en potentes herramientas que agrupen la fuerza de las y los trabajadores y luche en defensa de nuestros derechos. Independencia política, lucha y unidad de la clase trabajadora para hacer real que la crisis la paguen los de arriba.






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Canasta básica familiar   /   Aumentos   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO