Mundo Obrero México

PANDEMIA

CDMX: Gobierno utilizará a “Beneficiarios” de programas culturales en puestos de vacunación

Sin vacunas y sin equipo de protección, trabajadores de programas culturales de CDMX, considerados como beneficiarios, serán enviados a laborar en centros de vacunación.

Sábado 6 de marzo

Cuando eres trabajador y te convocan a una junta de emergencia, sabes que nunca serán buenas noticias. Durante los pasados días, en los equipos de alcaldías del programa Promotores Culturales Comunitarios (PCC) se convocaron a juntas de emergencia para compartirnos información emergente.

Son los llamados “bomberazos”, con información que llega de manera urgente e imprevista y que normalmente implica la notificación de una mayor carga de trabajo.

En esta ocasión la junta se usó para darnos una indicación directa de Gobierno Central. A partir del 8 de marzo se suspenderían todas las actividades culturales que hemos estado realizando desde febrero, ya que habíamos sido convocados como apoyo para asistir a los puntos de vacunación en actividades logísticas.

Hubo un silencio generalizado para procesar la información que acabábamos de recibir, no era la primera vez que recibíamos la amenaza de tener que asistir a este tipo de lugares. A finales del año pasado, durante la versión 2020 del programa PCC, se nos indicó que era posible que tuviéramos que asistir a los Kioskos Covid para apoyar con tareas logísticas.

Afortunadamente eso no se cumplió. A inicios de este año nos dijeron que el programa trabaja repartido en 16 equipos que corresponden a cada una de las alcaldías de CDMX, se buscaban 5 voluntarios que quisieran asistir a los centros de vacunación. A los voluntarios se les garantizaba ponerles la vacuna antes de iniciar las labores, así como el equipo de protección necesario para estar en calle (guantes, cubre bocas, careta, etc). ¿Esta medida no iba en contra de las afirmaciones del presidente con respecto a la aplicación de las vacunas?

Este llamamiento tampoco procedió y nos pidieron que esperáramos a más indicaciones en el futuro, las cuales llegaron el día de ayer y son contundentes:

Todos los integrantes del programa deberán asistir a los centros de vacunación para realizar labores de apoyo logístico. Ya no es voluntario y a diferencia del primer llamado del año, no se vacunará a nadie.

Esta nueva información generó muchas preguntas, no era la primera vez que nos veíamos en la posibilidad de tener que salir de casa para asistir a esos lugares, sin embargo las condiciones que nos habían informado antes cambiaron por completo.

Preguntamos si entonces nos darían el equipo de protección que antes se había mencionado y de nuevo la respuesta fue negativa. Ante esto hubo un rechazo generalizado, pues no solamente nos mandarían a un lugar potencialmente alto en riesgo de contagio, sino que los equipos de protección tendrían que salir de nuestro bolsillo.

Inmediatamente trataron de tranquilizarnos diciendo que ya se estaban apresurando lo pagos para que pudiéramos tener los recursos necesarios y comprar nuestro equipo de protección. Pero nuestro salario no tendría que gastarse en esa clase de material.

Hubo compañerxs que externaron de manera muy clara que consideraban que era una irresponsabilidad total que nos integraran a esas actividades completamente indefensos, además de que nosotros no contamos con seguro médico, entonces qué ocurre si nos contagiamos.

La respuesta nos dejó helados:

El coordinador nos dijo
que no nos preocupáramos puesto que ya había camas disponibles en los hospitales.

Otra coordinadora, intentando mediar la situación, pues ese comentario provocó una gran repulsión, dijo que si bien no se habían presentado casos de contagio por este tipo de labores, se iba a dar acompañamiento desde el programa, pero nunca aclaró qué implicaba este acompañamiento, aunque se le cuestionó en varias ocasiones.

No hay acompañamiento que funcione para una enfermedad que mata a las personas en 5 días. ¿Y qué pasará con las y los compañeros que son población o que viven con población vulnerable?

Dejando de lado que tendremos que cortar todas nuestras sesiones culturales, a nuestros usuarios a los que veníamos dándoles seguimiento y las vinculaciones con los espacios que se nos apresuró tanto a crear, el hecho de mandarnos a cubrir esta clase de actividades es criminal. Exponen totalmente nuestras vidas al hacernos salir a lugares potencialmente peligrosos, exponen también a nuestras familias puesto que nosotros podemos llevar el virus a casa y comenzar nuevos focos de contagio por la irrresponsabilidad de nuestros jefes que son autoridad en el gobierno de CDMX.

Y así, usándonos como carne de cañón, se ahorran contratar y pagar personal sanitario específico para realizar estas tareas. Justifican el pago de nuestras “becas” porque, al no considerarnos trabajadores, no nos darán un salario sino una beca, poniéndonos a hacer tareas completamente ajenas a la actividad cultural para la que nos convocaron.

Si nos contagiamos y morimos no habrá responsabilidad alguna para la Secretaría de Cultura, no firmamos ningún contrato que nos pueda amparar o a nuestras familias.

El gobierno de Ciudad de México no solo perpetúa la precarización creando estas figuras de “beneficiarios de programas sociales” y eliminando cualquier reconocimiento laboral, sino que ahora deja ver su lado más criminal y nefasto al mandar a primera línea de los puestos de vacunación a la juventud precarizada sin futuro.

Con esta medida se desquita el presupuesto otorgado a estos programas, sin importar que también se arriesga a la población que asiste a vacunarse pues no somos personal sanitario.

}¿Qué podemos hacer los trabajadores de sector cultural ante esto?

¡Organizarnos!

La cultura nunca ha sido prioritaria en la agenda de ningún gobierno, durante los últimos años diferentes movimientos de trabajadores del sector cultural han levantado protestas para reclamar pagos y derechos laborales y han enfrentado la represión de las autoridades que implica que no los contraten de nuevo. Sabemos que la cultura es uno de los gremios más precarizados de los que trabajan para el gobierno sin derecho alguno.

Así que tenemos que organizarnos para hacer frente a estas políticas asesinas, donde no solo nos privan de cualquier relación laboral y derechos, sino que exponen nuestras vidas al enviarnos a sitios con alto riesgo de contagio y ni siquiera nos proporcionan material para protegernos, esto es intolerable en un gobierno que se dice progresista.

Los trabajadores sólo podemos contar con los demás trabajadores para dar respuesta a nuestras demandas laborales, nunca nos han regalado nada y hoy queda más claro que nunca que nos les importan nuestras vidas.

Compártenos tu testimonio de forma anónima, organicémonos, no podemos avalar de ninguna manera estas medidas.






Temas relacionados

Vacunas contra la Covid-19   /   Covid-19   /   Pilares   /   Cuarta Transformación de AMLO   /   Gobierno CDMX   /   Mundo Obrero México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO