×
×
Red Internacional

#QueNadieQuedeFuera. Batres y Curiel de Icaza dejaron fuera a quienes enfrentaron la corrupción, ¿qué sigue?

Después de la negativa de Martí Batres y Claudia Curiel de Icaza a devolver sus puestos de trabajo al movimiento #QueNadieQuedeFuera, éstos no retroceden y convocan a una reunión de solidaridad y coordinación para seguir peleando por sus puestos de trabajo y contra la precarización y los despidos.

Emilia Macías@EmiliaMacas1

Viernes 1ro de abril | 13:16

El gobierno de la 4T prometió más acceso a la Cultura. Para esto se crearon programas como Talleres de Artes y Oficios, Colectivos Culturales Comunitarios y Promotores Culturales Comunitarios. A tres años del inicio de la administración, estos programas sólo han garantizado la precarización laboral para los y las integrantes y el despido masivo en la edición de este año.

Después de una jornada de lucha por la reinstalación de los integrantes de los programas de cultura comunitaria -donde se arrancó tres diálogos públicos con la asamblea y la revisión de las solicitudes rechazadas-, es necesario organizarnos para ver qué sigue. El movimiento no da un paso atrás, es urgente conquistar plenos derechos laborales.

El lunes, después de que el secretario de gobierno de la CDMX, Martín Batres, negó tajantemente la reinstalación de los y las trabajadoras, la asamblea del movimiento #QueNadieQuedeFuera decidió hacer un llamado a impulsar una reunión de coordinación con otras organizaciones y trabajadores en lucha para pelear por derechos laborales para todxs.

Te puede interesar: Martí Batres se negó a reinstalar a trabajadores de cultura comunitaria

La situación que atraviesan los y las integrantes de los programas comunitarios está lejos de ser un caso aislado. Incontables veces hemos visto cómo, en diferentes sectores, se despiden a miles de trabajadores de la noche a la mañana con el pretexto de cortes o “cambios” en el presupuesto.

Como es el caso del Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano cuyos trabajores llevan más de dos años en huelga tras el despido injustificado de 245 -en su mayoría- trabajadoras violando el contrato colectivo de trabajo. Durante este tiempo han sufrido agresiones, represión y criminalización por parte del gobierno quien se rehúsa a resolver el conflicto.

O los y las trabajadoras del Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA), quienes también enfrenaron despidos injustificados, la congelación de plazas, terribles protocolos de higiene en la emergencia sanitaria por Covid-19 y la precarización laboral.

Mismo caso con el personal del INAH, pues desde diciembre del 2021 se dio a conocer que no renovaría los contratos de los trabajadores eventuales debido al recorte presupuestal gubernamental. A esto, los y las trabajadoras y estudiantes salieron a las calles detonando el descontento para frenar los recortes y evitar despidos en sus centros de estudio.

Y ¿a dónde se destina ese presupuesto?

Con la promesa de un brazo armado “del pueblo para el pueblo”, AMLO se ha asegurado de que la Guardia Nacional reciba cada vez más apoyo económico. Mientras que la educación pública se deteriora por los pésimos salarios y pésimas condiciones laborales para todo el personal, infraestructuras insuficientes para tomar clases o sin una canasta básica que garantice el estudio a cada joven.

Mientras que la cultura no está siendo un derecho para todas y todos y lxs trabajadorxs culturales son cada vez menos, pero con mayor carga laboral, los militares criminalizan a la juventud, violentan a las mujeres y reprimen a las caravanas migrantes en ambos lados de la frontera, en respuesta a la subordinación del gran imperialista. Los policías, los tanques y la guerra lo sigue pagando el pueblo con hijos sin escuela.

Ante esto los sueldos de los funcionarios siguen siendo escandalosos, como el de Martí Batres que recibe cada mes 109,981 pesos pero las personas que perdieron su trabajo hacen malabares para pagar su renta, conseguir alimentos y mantener a sus familias.

¿Por qué es importante la unidad?

La precarización laboral está arrasando en cada centro de trabajo. Más despidos, más horas por menos salario, mayor carga laboral y contratación por outsourcing son las condiciones que le espera a la juventud.

Pero, ante esta realidad los y las jóvenes de cultura comunitaria, lejos de dar fin a su pelea nos dan otra lección y llaman para este viernes el 1 de abril a las 18:00 a la primer reunión de coordinación y solidaridad, a todos los sectores de trabajadores en lucha, a las organizaciones democráticas y demás integrantes de programas sociales para unir fuerzas, conquistar sus demandas y enfrentar juntos la precarización y los despidos.

Acudamos todos y todas a su llamado. ¡Que nadie quede fuera! Te dejamos el link de zoom aquí




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias