×
×
Red Internacional

En continuidad con la subordinación mostrada en sexenios anteriores hacia el gobierno de Estados Unidos, el actual gobierno mexicano ha profundizado sus políticas antimigrantes.

Maestro Arturo Méndez Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Miércoles 6 de julio | 13:27

Así se vio durante el gobierno de Donald Trump, cuando AMLO ordenó el despliegue de la Guardia Nacional en las fronteras para contener -desde entonces y hasta ahora- las caravanas migrantes provenientes de Centro, Sudamérica y el Caribe.

También se expresó con la aceptación del programa “Quédate en México”, que obliga a quienes solicitan asilo en Estados Unidos a permanecer en México todo el tiempo que dure el largo trámite, en condiciones de violación a sus derechos humanos.

Aunque recientemente la Suprema Corte estadounidense decidió permitir al gobierno de Biden poner fin a “Quédate en México”, esto no sólo resulta insuficiente frente a la situación de vulnerabilidad de las y los solicitantes de asilo, sino que ni siquiera se ha llevado a la práctica, mientras que del lado mexicano la política contra las y los migrantes sigue su curso.

Te puede interesar: Corte de EE. UU. revierte política migratoria de Trump ¿qué esperar de Biden?

En este marco, otro aspecto de la subordinación en materia migratoria es la presencia en México de agentes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, particularmente en los aeropuertos de Cancún y de la Ciudad de México, según informa Proceso.

La función de estos agentes migratorios –cuya presencia en territorio mexicano fue confirmada por la Cancillería- es la de detectar en los aeropuertos a personas que, según su opinión, quieren migrar a Estados Unidos, para pedirle al Instituto Nacional de Migración que rechace su entrada.

Lo anterior forma parte de un Programa de Asesoría Migratoria estadounidense que data del 2004 y que fue introducido en México a partir de un Programa de Seguridad Conjunta.

Así, desde las fronteras hasta los aeropuertos, la 4T sigue actuando como gendarme al servicio de las exigencias de Washington, figurando en el contexto actual como uno de los gobiernos subordinados al imperialismo en su endurecimiento de las políticas antimigrantes, como lo expresó recientemente la cumbre de la OTAN.

Te puede interesar: A pedido del Gobierno español la OTAN podrá responder militarmente a la "amenaza" de la migración

Políticas que conducen a hechos brutales, como la masacre de al menos 37 migrantes africanos en Melilla (enclave español al norte de África), el pasado 24 de junio, en una operación conjunta entre la gendarmería marroquí y la policía española; o la muerte, apenas unos días después, de al menos 53 migrantes centroamericanos y mexicanos abandonados en un camión en San Antonio, Texas.

Te puede interesar: De Melilla a Texas, la feroz cara de las medidas antimigrantes

Entre las principales causas de las migraciones están la pobreza, la violencia (incluyendo por supuesto las guerras) y los desastres climáticos, en todo caso consecuencias del decadente sistema capitalista dominado por las potencias imperialistas.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las principales razones de migración en el mundo?

Frente a ello, mientras que en países como México -y de cara a al próximo encuentro bilateral entre AMLO y Biden- es fundamental luchar contra la injerencia imperialista, la subordinación del propio gobierno y la militarización, al mismo tiempo es necesaria la movilización sin fronteras de la clase trabajadora, encabezando al conjunto de los explotados y oprimidos, para exigir libre tránsito y plenos derechos para las y los migrantes, así como para enfrentar a nuestros enemigos de clase (los capitalistas y sus gobiernos) y construir una alternativa socialista a este sistema en descomposición, que sólo nos ofrece más miseria, violencia y devastación ambiental.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias