×
×
Red Internacional

Huelga SUTIEMS.Autoridades y Junta de Conciliación maniobran para conjurar la huelga del SUTIEMS

El pasado martes, 8 de junio, los 25 planteles del Instituto de Educación Media Superior (IEMS) estuvieron a punto de estallar la huelga por violaciones a su contrato colectivo, pero la maniobra de las autoridades del instituto y la Junta Local de Conciliación y Arbitraje minó esa posibilidad, mientras la precarización laboral y educativa avanzan.

Javier MéndezProf. de Historia, Agrupación Nuestra Clase

Miércoles 9 de junio | 20:53

Desde su emplazamiento a huelga del pasado 5 de junio, el Sindicato de la Unión de Trabajadores del IEMS (SUTIEMS) había manifestado en su pliego de demandas diversas violaciones al contrato colectivo de trabajo, como las que devinieron en el despido de 100 trabajadoras de intendencia contratadas por outsourcing.

Entre otras demandas, resalta la exigencia de elaborar protocolos de seguridad sanitarios, dada la pretensión de que estas instituciones de educación media superior -que atienden a más de 30 mil jóvenes en comunidades, colonias o localidades de la ciudad con alto grado de marginación-, regresen a actividades presenciales con el cambio de semáforo a verde, decretado por el gobierno de la Ciudad de México.

Ante la inminente declaratoria de huelga programada para las primeras horas del día 8 de junio, durante la noche anterior la dirección del IEMS, vía Twitter anunció que no se iban a parar las actividades del instituto, ya que la junta laboral había emitido una nueva prórroga para conciliar a trabajadores y patronal. Esta declaración fue denunciada por la dirección del sindicato como unilateral, ya que no se le consultó y sólo se le impuso una audiencia en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) para el día siguiente.

La maniobra patronal y el corsé de la “legalidad” contra los trabajadores
Los representantes del SUTIEMS tuvieron que asistir a la audiencia que les impuso la JLCA, en la cual las autoridades del instituto les plantearon una “nueva propuesta” de incremento salarial de 3.2 % y de 1.8 % a prestaciones. Posteriormente, en asamblea extraordinaria, la propuesta patronal fue aceptada por los trabajadores en una votación de 288 contra 153 a favor de no iniciar la huelga.

Este proceso de “conciliación obligatoria” o unilateral fue impuesto por la junta laboral, supuestamente “imparcial”, demostrando en los hechos que no es tal Poniendo en evidencia el carácter pro patronal de estas instituciones y obligándonos a reflexionar sobre cuál debe ser el actuar de los sindicatos frente a la justicia laboral.

Con esta experiencia surge la pregunta: ¿podemos confiar en la justicia laboral de este (o de cualquier otro) gobierno? Ante el inminente estallido de la huelga, la Junta sí actuó rápidamente para forzar la conciliación, pero un laudo favorable a la reinstalación y basificación de las trabajadoras de intendencia del Instituto, por poner un ejemplo, lleva más de dos años sin ejecutarse, sin que tenga consecuencias para las autoridades que lo desacatan.

Ante una situación como esta, desde la Agrupación Nuestra Clase nos solidarizamos con las trabajadoras y trabajadores del IEMS. Alertamos que la justicia laboral ha demostrado estar del lado de las patronales. Pensamos que nuestras demandas son en esencia muy similares en todo el sector educativo, como mostró recientemente también la lucha de los profesores de asignatura de la UNAM y la resistencia de la mayoría de las maestras y maestros de educación básica al regreso apresurado e inseguro a las aulas que pretendía el gobierno federal.

Para defender nuestros derechos e imponer nuestras demandas se requiere de la más amplia unidad de todas y todos los trabajadores de la educación y de poner en práctica nuestros propios métodos de lucha, como la huelga y la movilización en las calles.

Esta unidad puede comenzar a realizarse a partir de exigirles a nuestros sindicatos y centrales que se asumen democráticas, como la CNTE, la UNT, la CNSUESIC y la NCT, que encabecen la lucha por aumento salarial, plenos derechos laborales para todxs y condiciones de regreso seguro a las escuelas. Lo cual implica organizarse desde abajo para exigirles a los dirigentes de dichas centrales que rompan la tregua de facto que mantienen con el gobierno local y federal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias