×
×
Red Internacional

Sindicatos Universitarios. Agrupación Desde las Bases STUNAM: construyamos una alternativa clasista

Ante el avance de la precarización en administrativos y mayormente en los docentes, la coorporativización del sindicato y el aumento de la violencia contra las mujeres, presentamos en esta nota claves para construir una alternativa en el STUNAM que pelee por la recuperación democrática del sindicato desde las bases, con independencia política de los partidos del Congreso y en alianza con nuestros compañeras y compañeros de clase en lucha en otros sectores de trabajadores.

Viernes 22 de abril | 18:44

En medio de una crisis económica que persiste y en medio de una situación política inédita en el sindicato tras la muerte del secretario general en los últimos 27 años, Agustín Rodríguez, están por realizarse las elecciones en el STUNAM, el sindicato más grande del sector universitario.

«En este escenario consideramos necesario evaluar las propuestas de cada planilla y contrastar sus programas, pues aún cuando los pronósticos apuntan a que el peso del aparato sindical de la Planilla Roja mayoritaria les permitirá salir electos para continuar en el Comité Ejecutivo, hemos presenciado en las dependencias que algunxs compañeros y compañerxs están buscando las vías colectivas para cambiar las condiciones de los trabajadores y en el sindicato, para sacudirse el control burocrático y pro patronal. En ese sentido contrastamos programa con programa no sólo por las elecciones venideras sino para dar pasos adelante en activarse y luchar por recuperar un sindicato combativo y de lucha.»

Coyuntura nacional e independencia política

La situación actual de las y los trabajadores en el país bajo la crisis económica tuvo un golpe regresivo en las condiciones de vida del 90% de la población a 10 años atrás. Esto fue el resultado de la política que implementó el gobierno actual durante la pandemia ante la crisis sanitaria, social y educativa del COVID-19 que se venía de años de planes neoliberales, la cual recayó sobre las y los trabajadores de la comunidad educativa y las familias, las y los trabajadoras de la salud y de sectores de la industria y de servicios. No todos perdieron, pues fueron los grandes empresarios, banqueros y trasnacionales quienes se beneficiaron con el aval del gobierno. La fortuna de Carlos Slim aumentó de 55, 930 millones a 81,240 millones de dólares, de Germán Larrea de 27, 110 millones a 30, 850 millones de dólares, solo por mencionar algunos ejemplos de las familias millonarias del país. Y es importante decir que el gobierno garantizó la reapertura indiscriminada, primero de los sectores esenciales para la reactivación económica sin condiciones seguras y después también lo hizo con el educativo.

En este clima, el mayor gasto del gobierno fue en las fuerzas armadas y Guardia Nacional, mientras derechos fundamentales como educación sigue sin ser prioridad sustantiva para resolver la crisis financiera de 7 universidades, aumentar el presupuesto educativo para garantizar mejores condiciones a las y los trabajadores de la educación, ampliar la infraestructura y revertir la expulsión de miles de jóvenes de la educación generados por la pandemia.

En este contexto, también crece impunemente la violencia contra las mujeres y nos sigue arrebatando la vida de muchas; al día 11 mujeres son víctimas del feminicidio.

Por ello, no convenimos en la idea de que el gobierno actual pueda promover un modelo económico sustentable como plantea la planilla Roja, ni subordinarse a la política de la 4T como milita la planilla de Unidad, ni continuar con los compadrazgos con las autoridades ni con la política pro patronal; pues en los hechos demuestran que no representan nuestros intereses.

Durante décadas, el sindicato ha estado ligado a la política de los gobiernos en turno y la Rectoría, y que esto se refleja en las condiciones que vive la base trabajadora, cuya expresión más importante, por ejemplo, se refleja en el castigo a nuestros salarios que no alcanzan para llegar a fin de mes.

Es clave la total independencia del sindicato frente al estado, el Morena y la derecha , romper la tregua con el gobierno y movilizarnos en las calles, ligado a ello, el impulso y construcción de la democracia sindical que conllevaría cambios quirúrgicos en la vida político sindical del STUNAM y en que nuestro sindicato ponga su fuerza en solidaridad activa con las luchas para que puedan lograr el conjunto de sus demandas, por ejemplo, con SutNotimex o los trabajadores de cultura despedidos por Claudia Sheinbaum.

Democracia sindical y formación política

Cambiar el estatuto para que no exista la reelección en la Secretaría General es necesario como plantea Bloque por el Cambio, pues ha sido una medida autoritaria impuesta a la voluntad de lxs trabajadorxs en los sindicatos que viola el principio democrático de rotatividad y alienta el conservadurismo de lxs dirigentes aferrados a su sillón sindical.
Por eso, eliminar de nuestros estatutos esa cláusula antidemocrática es necesario para avanzar en la transformación radical de nuestro sindicato acabando con su burocratización.

Como Agrupación Desde las Bases STUNAM pensamos que para defender al sindicato, es necesario que el mismo funcione democráticamente. La más amplia democracia interna significa -entre otras cosas - el respeto a la voluntad de las y los trabajadores que conforman el sindicato; en llevar a cabo sus decisiones y acuerdos. Esto incluye participar en decidir desde la base cómo y en qué se gastan nuestros recursos, pues no basta con la transparencia, ni se resuelve con auditorías externas que fortalecen la intervención estatal en el sindicato liquidando su autonomía, como plantea la planilla de Unidad. Debe ser la base trabajadora la que decida sobre la vida interna de nuestra organización sindical.

Por otro lado, la formación política para los sindicalistas, si bien puede fortalecerse con escuelas, cursos, talleres y actividades que generen espacios de reflexión y discusión, no es una cuestión solamente educativa, como plantean todas las corrientes, sino política ¿En qué sentido?

En primer lugar, las delegaciones sindicales deben bajar toda la información de los CGR como marca el estatus y poner a discusión las propuestas de las trabajadoras y trabajadores para que las delegaciones funcionen como verdaderas representantes de la base y no como administradores de los derechos contenidos en el CCT, práctica que incorrectamente se mantiene en el sindicato por todas las corrientes. Por lo que, echar atrás la reforma estatutaria que les dio el carácter de plenipotenciarios, es fundamental pues viola su mandato de base.

La formación política sin estar vinculada al ejercicio pleno de la democracia de base, lo cual incluye una reforma estatutaria de fondo para que las bases decidan, le quita su filo combativo y de organización para convertirla en una capacitación que no busca fortalecer a su base que es la única que puede luchar y hacer frente a los ataques.

Por otra parte el STUNAM y los sindicatos de la UNT tienen que luchar a conciencia y no de forma corporativa. Hay que apelar al conjunto de la base trabajadora y confiar en la enorme fuerza de la movilización desde la base y no condicionarla a cálculos políticos que favorecen los intereses de las direcciones sindicales charras. Una verdadera democracia sindical implica la participación política activa de toda la base en la toma de decisiones y en la vida interna del sindicato.

¡Abajo el tope salarial de miseria!

El último aumento del 3.5% es demolido con el aumento de la inflación (de 6.5%) y las bajas expectativas de crecimiento económico en el país. Los precios de los artículos de primera necesidad se dispararon en un 35% a principios de año y sigue aumentando mes con mes la gasolina, el gas, la electricidad, el predial, y el transporte. La crisis económica internacional ha golpeado duramente y en primer lugar, a las y los trabajadores y sus familias. Así también la sangría presupuestal de la casta gobernante en la UNAM.

Consideramos que en virtud de la situación es fundamental luchar contra el tope salarial impuesto por el gobierno, peleando por un aumento salarial de emergencia de acuerdo a la inflación de los últimos años para recuperar lo perdido y por una escala móvil de salarios de acuerdo a la subida de la canasta básica, junto al ataque a nuestros salarios, el gobierno reduce el presupuesto educativo e invierte en la militarización y altos sueldos a sus funcionarios a expensas de la educación, la cultura y la recreación. Para nosotros es fundamental luchar por un aumento al presupuesto educativo en base al no pago de la deuda externa. ¡Por un aumento salarial de emergencia! ¡Ni un peso más a la deuda externa! ¡Más educación y menos militarización! ¡Qué todo legislador y todo funcionario gane lo mismo que una maestra!

El STUNAM al servicio de las luchas de las mujeres

Sin duda el protagonismo y disposición de las mujeres a organizarse y luchar por sus derechos es algo que hemos ido fraguando desde nuestras casa, en nuestras relaciones personales, laborales y hasta el trabajo para decir ¡Basta de feminicidio, discriminación, el acoso sexual y hostigamiento laboral, basta de precarización! ¡Queremos una vida libre de violencia, igual salario por igual trabajo, y por el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito con educación sexual integral en todos los niveles!

Frente a la violencia decidimos romper con el pacto patriarcal que mantiene el gobierno y la derecha con los empresarios, y entre los propios compañeros que guardan un silencio cómplice ante las expresiones de violencia. Nos reconocemos como protagonistas de nuestras luchas y organización junto a nuestros compañeros. Por ello la violencia de género no puede verse como un problema individual, ni pensarse que con un Centro de Víctimas como plantea la oposición pueda hacerle frente a un problema de violencia si no se ve como un problema estructural que vivimos como trabajadoras. Más que un centro, necesitamos avanzar en conformar comisiones independientes junto a estudiantes y docentes, que de manera independiente a las autoridades puedan discutir medidas efectivas para enfrentar la violencia que vivimos, dentro y fuera del sindicato, y discutir también el machismo entre nuestros propios compañeros, para fortalecer la unidad de la base trabajadora y conquistar mejores condiciones laborales.

La paridad de género, eje de la planilla Roja y de las de oposición, si bien es un paso para la participación política de la mujer y de la diversidad sexual, la paridad de género no puede ser un techo sino el piso mínimo de nuestra organización sindical.

Esto está vinculado a que la Secretaría de Acción para la Mujer además de promover y garantizar servicios de salud y seguridad con el transporte como plantea la Roja, debe corresponderse con un ejercicio de organización política y democracia sindical en el que las trabajadoras tengan espacios propios de discusión y organización y no sólo desayunos y fiestas, sino espacios que discutan las necesidades y problemáticas que enfrentamos como trabajadoras y que busquen fortalecer la participación de mujeres en la vida sindical, así como la posibilidad de que el STUNAM abrace el conjunto de las demandas de las mujeres, aún de aquellas que no son parte del sindicato.

En este sentido deben generarse las medidas necesarias para facilitar la participación de las mujeres, incluyendo espacios para el cuidado de los hijos después de la escuela, que les permitan liberarse de las cargas del trabajo doméstico para tener igualdad de condiciones de participar en la vida sindical.

Coincidimos con la Roja en la ampliación de los CENDIS y Jardín de Niños para que todas y todos los trabajadores puedan desempeñar su labor en la seguridad de que sus hijos se encuentran en centros integrales de enseñanza y cuidado, pues hoy son muy pocos quienes cuentan con esta opción. Así mismo, el proyecto del CEPPSTUNAM ha mostrado ser un proyecto educativo para los hijes de las y los trabajadores, sin embargo, 400 lugares están lejos de cubrir este dichos para los miles de madres y padres. Si el STUNAM dispone de 128 millones de pesos de manera anual, ¿no podría recortar presupuestos de secretarías, ahorrar en campañas electorales, discutir los gastos de comisionados y del comité ejecutivo para construir un nuevo CEPPSTUNAM?

Consideramos también fundamental poner las conquistas de nuestro sindicato al servicio de arrancar más derechos para todas las mujeres, y por ejemplo, apoyarnos en la gran conquista de la despenalización del aborto para avanzar con la legalización en todo el país, para que el aborto se convierta en un verdadero derecho al que podamos acceder todas las mujeres y personas gestantes que lo decidamos y no sea un negocio que unas cuantas puedan pagar. Pues aunque en la Ciudad de México el estado está obligado a brindar este servicio de manera gratuita en algunas clínicas, no sucede así en el resto del país y muchas niñas y mujeres siguen mueriendo por abortar en clandestinidad, o asumiendo embarazos no deseados por no poder interrumpir los. Las trabajadoras del STUNAM podemos ser una fuerza que haga la diferencia y logremos, como nuestras compañeras en Argentina o Colombia, conquistar este derecho en las calles.

Estabilidad laboral para docentes

Todas las planillas retoman la precarización que viven el 75% de los docentes en la UNAM, cuestión que denunciaron en el reciente Movimiento “UNAM no Paga” cientos de docentes y estudiantes solidarios. Un talón de pago con un salario de 2 pesos, fue la gota que derramó el vaso de la profunda precarización del sector al que se sumaron cientos de casos en diversas facultades el año anterior, mientras el cuerpo docente se mantuvo cubriendo los gastos derivados de la educación virtual.

La precarización se expresa en el salario, el 70% recibimos entre 3 mil a 7 mil pesos que no alcanzan para vivir, e inestabilidad laboral pues somos contrados de manera semestral y APPAUNAM, quien detenta la titularidad del CCT, es un instancia pro patronal que no defiende nuestros derechos.

Por ello participamos en Movimiento “UNAM no Paga” como agrupación Desde las Bases y nos sumamos a las asambleas y movilizaciones para luchar por el derecho a la basificación para el 100% de la planta docente pues no basta con lanzar programas especiales que son excluyentes y refuerzan al Estatuto de Personal Académico (EPA), el CCT de la AAPAUNAM que no son más que la legalización de esta explotación laboral en que nos encontramos el 75 % de los docentes en la UNAM, mientras los concursos son usados por la autoridades para fortalecer sus grupos políticos como señala Bloque por el Cambio.

Para lograrlo es fundamental confluir en asambleas conjuntas entre administrativos y académicos para romper la división entre trabajadores universitarios y generar espacios de discusión, reflexión y organización. Por ello no coincidimos en la propuesta que hace Bloque Por el Cambio de una instancia autónoma de académicos, más allá de que puedan generar sus propios espacios.

Si la planilla “Unidad” y la Roja tienen acuerdo en la afiliación masiva al STUNAM para disputar la titularidad por el CCT ahora que todos los sindicatos deben realizar una elección para legitimarse a más tardar en 2023, de acuerdo a la Reforma Laboral, es necesario poner el presupuesto de las tres secretarías destinas a lo académico para hacer una campaña por dependencia y convocar e invitar a los docentes a las asambleas, las cuales disponen juntas de 6 millones 200 mil pesos (Informe anual de fianzas STUNAM 2021).

Frente a la represión a los docentes, y a quienes decidieron organizarse, poner a disposición todos los recursos jurídicos y la participación activa en las movilizaciones porque la fuerza de los 30 mil afiliados junto a otros 30 mil docentes puede lograr la basificación de todos los docentes, para nuestros futuros hijos y estudiantes, y por la defensa de la educación pública, gratuita y crítica.

Como parte de esta perspectiva, retomar activamente las demandas de todo el gremio docente y de las y los trabajadores de la educación, acompañando las luchas de los docentes precarizados beneficiarios educativos de programas como PILARES o de los docentes del INEA.

Reforma universitaria y democratización de la UNAM

Si bien un Congreso Universitario puede ser una instancia inicial de organización como plantea la planilla Unidad, no está plantado cómo avanzar en este sentido ni cuál sería la perspectiva política.

Bloque por el Cambio sobre este punto plantea promover la elección democrática del Rector, cuestión cancelada por la Ley Orgánica de la Universidad y que en todo caso, deja intacta la estructura antidemocrática de la UNAM.

Por su parte la planilla Roja, señala la defensa de la autonomía y la defensa de la consulta con las comunidades universitarias pero no dice nada al respecto del funcionamiento antidemocrático de la universidad.

No olvidemos que cuando se resolvió la autonomía por el presidente Portes Gil fue de la mano de la expedición de la Ley Orgánica y la conformación del Consejo Universitario, fincados en contra de lo que los estudiantes habían exigido: elegir al rector y la representación proporcional de maestros y estudiantes. Portes Gil eligió la terna para designar rector y designó al entonces Oficial Mayor de Gobernación, Ignacio García Téllez y se estableció el Consejo Universitario en junio de 1929. Desde entonces y hasta ahora se inaugura la historia antidemocrática de la UNAM.

El Consejo Universitario que toma decisiones para el conjunto de las comunidades universitarias tampoco son representativos de los sectores que las integramos trabajadorxs, estudiantes y docentes:

La necesidad de transformación de la universidad ha tenido distintos ejercicios de organización y acción política, a veces con mayor envergadura y radicalidad, protagonizados por sectores estudiantiles: el 68 internacional, la movilización del 1986-87, la huelga del 99; del sector trabajadores administrativos con la huelga de 1972-73 que fundó el STEUNAM; la huelga de académicos que fundó el SPAUNAM en 1975; la huelga de STEUNAM y SPAUNAM en 1976, proceso que culminó con la huelga que dio origen al STUNAM en 1977 como sindicato de administrativos y académicos y la última huelga del STUNAM ya sólo con la titularidad del CCT de los trabajadores administrativos en 1988. Sólo por mencionar algunos de los más importantes.

Para avanzar en la democratización de la universidad es necesario romper las fronteras impuestas entre los sectores que integramos la universidad y construir espacios asamblearios amplios para avanzar en nuestra organización de manera independiente de las autoridades, para mediante la organización y movilización, poner en pie un gobierno tripartito proporcional que modifique de raíz la estructura medieval antidemocrática y ponga la universidad al servicio del pueblo pobre y trabajador.

Te invitamos a conocer nuestra Agrupación Desde las Bases STUNAM, integrada por trabajadores administrativos y académicos para luchar juntos por:

¡Los derechos no son un privilegio! Ante el clientelismo, ¡Democracia sindical!
¡Basificación para el 100% de los docentes! ¡Unidad de los trabajadores administrativos y académicos!
¡Porque las trabajadoras cuando decidimos organizarnos podemos cambiarlo todo! ¡Guarderías, escuelas, salas de lactancia! ¡La paridad de género es un piso no un techo! ¡Comisiones de mujeres en cada dependencia!
¡Por recuperar nuestro sindicato para la lucha, con independencia del estado, el gobierno y la derecha!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias