×
×
Red Internacional

Asia Central.Afganistán: Macron reafirma su política anti refugiados

En un discurso de derrota, donde el presidente francés no tuvo mucho que decir, surge un mensaje con fuerza: crisis o no, las puertas de Europa permanecerán cerradas a los refugiados afganos. Se ha escuchado a la extrema derecha.

Martes 17 de agosto | Edición del día

El discurso de Emmanuel Macron sobre la situación en Afganistán sonó como un reconocimiento del fracaso de 20 años de ocupación imperialista. El presidente francés ha tratado principalmente de glorificar la participación francesa en una intervención dañina que ha costado la vida a unas 241.000 personas, incluidos 71.000 civiles, desde 2001 . De hecho, la participación francesa (de 2001 a 2014) según Macron "fue útil y fue un honor para nosotros".

Sin embargo, ante el evidente fracaso, el presidente francés sugirió que la responsabilidad del regreso de los talibanes al poder recaía en particular en Estados Unidos tras sucesivos compromisos de retirada, del expresidente Donald Trump, y del actual mandatario Joe Biden. Continuando en esta dirección, también advirtió que desde 2014 Francia ya no está presente militarmente en Afganistán. En otras palabras, esta derrota no sería la de Francia.

Esta pregunta es muy importante porque Macron quiere evitar a toda costa cualquier cosa que pueda privarlo de apoyo mientras la carrera hacia la elección presidencial está en marcha. Mientras Joe Biden, en continuidad con las políticas de Trump, negociaba la retirada estadounidense de Afganistán, el meteórico colapso del estado afgano y el regreso de los talibanes golpearon duramente su imagen. Será visto como el presidente norteamericano bajo el cual los talibanes regresaron al poder. Macron quería asegurarse de que tal situación no estropeara su imagen.

Pero el mensaje principal del discurso de Emmanuel Macron estaba en otra parte. Explicó que Francia estaba en proceso de evacuar a ciudadanos franceses de Afganistán pero también a colaboradores del ejército francés durante todos estos años de ocupación. Según Macron, al menos 600 ciudadanos afganos y sus familias que han trabajado para las fuerzas francesas, y cuyas vidas están amenazadas, han sido bienvenidos en Francia a lo largo de los años.

Sin embargo, si bien afirmó apoyar a personas que comparten "los mismos valores" que Francia, el presidente fue muy claro sobre los posibles flujos migratorios provocados por la crisis en Afganistán. "Europa no puede por sí sola soportar las consecuencias de la situación actual. Debemos anticiparnos y protegernos de importantes flujos migratorios irregulares” dijo el mandatario.

Claramente, mientras Macron elogia hipócritamente a quienes luchan contra las atrocidades de los talibanes, prometiendo el apoyo de Francia, "al mismo tiempo" les cierra la puerta de las fronteras europeas. Allí se trata de un discurso que retoma por completo la pequeña música reaccionaria que los líderes políticos de extrema derecha vienen repitiendo en las últimas horas.

No importan las imágenes de personas desesperadas colgadas de aviones en medio de una pista de despegue tratando de huir del país. No importa el miedo de la población ante una posible violencia de los talibanes. No importa cuál sea el destino de los empleados comunes que han encontrado trabajo en misiones en el extranjero durante los últimos 20 años y que hoy temen por su seguridad. Los líderes de los estados imperialistas europeos, como Macron, buscan sobre todo satisfacer a las franjas más reaccionarias de la población, reafirmando el racismo hacia los refugiados.

Según Macron, con la canciller alemana Angela Merkel, se está discutiendo un plan antimigración, que sin duda implicará la colaboración de regímenes como el de Irán o el de Pakistán (que durante mucho tiempo ha permitido que los talibanes se organicen en su suelo), e inevitablemente el de Erdogan en Turquía. Lo más probable es que el modelo que Macron y Merkel tienen en mente sea similar al acuerdo con Turquía, donde la Unión Europea "subcontrata" la protección de sus fronteras a los estados de tránsito de refugiados.

A nivel de seguridad global, Macron pidió una amplia colaboración dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, incluida Rusia, pero sin mencionar a China. Macron y otras potencias temen perder mucho terreno en esta región, donde China y otros estados de la zona como Irán (e incluso Rusia) podrían aprovechar para hacer retroceder los intereses de las potencias imperialistas occidentales. Es probable que Macron y otros líderes europeos intenten dividir esta nueva asociación que se está desarrollando entre Rusia y China en Asia Central. No hay garantía de que esta maniobra funcione.

La victoria de los talibanes no es una buena noticia para el pueblo afgano ni para las luchas por la emancipación en la región y en todo el mundo. Esta terrible situación en la que los trabajadores y las masas afganas deben elegir entre una vil ocupación imperialista y el regreso de los reaccionarios talibanes fue provocada por los imperialistas. Hoy, la clase trabajadora, la juventud y las clases populares en general en Europa más que nunca deben mostrar solidaridad con los refugiados afganos y todos los refugiados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias