Política México

MAÑANERA

AMLO pretende cerrar el contrabando de combustibles luego de incendio en Minatitlán

En su conferencia matutina, el presidente volvió al tema del contrabando de combustibles y los esfuerzos de su gobierno en frenarlo. Esto mientras ayer circulaba la noticia del incendio en la refinería de Minatitlán.

Viernes 9 de abril | 13:29

Al iniciar su conferencia de prensa matutina, el presidente presentó los avances en materia de combate al huachicol. Señaló varias de las tomas ilegales de combustible, muchas de ellas en Ecatepec.

De igual forma, al ser cuestionado por el contrabando en la zona fronteriza, el presidente arguyó que con la Reforma Energética de Peña Nieto y otros sexenios se otorgaron permisos "a diestra y siniestra". Es esta misma reforma a la que le pretende "limar los aspectos más ásperos", ya no con permisos "a diestra y siniestra" que permitan la creación de tomas clandestinas, sino permisos regulados racionalmente, eso sí, en favor de empresas de transporte de combustible privadas.

Con su reforma a la Ley de Hidrocarburos, el presidente pretende que PEMEX tenga más control sobre el transporte y distribución de gasolina. "Imagínense si hubiese ganado otro partido, seguirían condonando los impuestos a los de mero arriba, de ahí el enojo que tienen", señaló.

Sin embargo, sus desvíos retóricos no pueden dejar de aparentar al gran ausente en su discurso, y es que justamente en días pasados fue noticia el incendio de la refinería de Minatitlán en Veracruz, siniestro que fue logrado apagar el día de ayer.

El origen del siniestro, de acuerdo con reportes extraoficiales, se dio cuando cuadrillas de trabajadores estaban haciendo cambio de equipo en uno de los tanques de almacenamiento del área de transferencias. Esto es consecuencia de los recortes presupuestarios hacia la paraestatal, así como los intentos de privatización velada que a la larga generan una situación precaria dentro de las instalaciones petroleras en nuestro país.

Es este torpedeo y autosabotaje, mientras charros como Romero Deschamps incrementan su fortuna a costa de las bases del sindicato, lo que dio motivos a gobiernos anteriores de privatizar ramas enteras como lo fue TELMEX o el sector ferroviario. Si bien el gobierno de AMLO se dice opositor de estas medidas que son apoyadas por la oposición neoliberal (bajo el ropaje de "preocuparse" por la seguridad de los trabajadores de Minatitlán), eso no quita que su política siga sin dotar de mayor presupuesto las áreas de trabajo que requieren de mantenimiento urgente para evitar futuras explosiones, y sí, por el contrario, de precarizar aún más al mundo del trabajo.

El combate al huachicol, bandera del gobierno de la 4T desde el inicio del sexenio, se ha vuelto un asunto en el cual el gobierno pretende dar muestra de los avances de la actual administración ocultando que, aunque los ductos estén en óptimas condiciones y bien vigilados, las instalaciones de las plataformas, refinerías y centros de abastecimiento requieren de revisiones periódicas y urgentes. En cambio, los beneficiados siguen siendo las empresas privadas (OXXOgas, Total, Shell, etc.) que ahora participan "competitivamente" con PEMEX en la distribución de gasolina.

Para frenar esta situación es necesaria la organización independiente de los trabajadores petroleros, pues ellos son quienes saben en qué condiciones se encuentran sus centros de trabajo. Esto pasa necesariamente por deshacerse de los charros sindicales y mantener su independencia política de los partidos del régimen (ya sean Morena o el PRI), poniendo bajo gestión obrera los centros de PEMEX en función de las necesidades de la sociedad, a la vez que se destina la ganancia de la venta de hidrocarburos para avanzar en la reconversión energética.

Tanto la 4T como la oposición neoliberal son enemigos de esta perspectiva.






Temas relacionados

Conferencia Mañanera   /   huachicoleros   /   Política México   /   Pemex

Comentarios

DEJAR COMENTARIO