×
×
Red Internacional

Call Center. A las trabajadoras de Teleperformance les sobran razones para organizarse y luchar

El 8 de marzo fue un día particularmente importante para las mujeres trabajadoras, un día para tomar las calles, luchar por una vida digna y defender nuestros derechos, por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, contra los feminicidios y contra la precarización laboral que nos afecta principalmente a nosotras.

Miércoles 16 de marzo | 01:20

En 2021 la lucha de las mujeres arrancó a la Suprema Corte que ésta declarara inconstitucional la penalización del aborto, y en 7 entidades se ha avanzado con la despenalización. Pero estos avances han sido lentos, y no contemplan la legalización, es decir, que los abortos se puedan practicar de forma segura y gratuita.

Mientras ciertos sectores dicen que la legalización unicamente traera que más mujeres aborten, lo cierto es que la misma no va a aumentar ni reducri los abortos, sino que permitirá que se realicen de forma segura, y que todas tengan derecho a decidir si continuar o no con sus embarazos. El aborto es una realidad en el país, sea legal o no, siendo las mujeres pobres y trabajadoras quienes son expuestas a abortos clandestinos e inseguros que tienen graves consecuencias para las mujeres, incluyendo la muerte.

Tienes que leer: Por una Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal en México

Por si fuera poco, la violencia, la inseguridad y el lastre del feminicidio nos persiguen de manera particular a quienes vivimos en la periferia de la ciudad y las colonias populares. Viajamos en transportes hacinados e inseguros, por calles sin iluminación y hasta altas horas de la noche producto de las jornadas que exceden las 8 horas. La precarización laboral y la militarización del país se convierten en condiciones estructurales que agudizan la explotación y opresión para nosotras.

Al mismo tiempo en este mes muchas empresas "se pintan de rosa" y dicen preocuparse por nosotras. ¡Mienten! La realidad es que la violencia contra las mujeres también está presente cuando trabajamos largas jornadas, cuando nos quitan derechos laborales y mantienen salarios de miseria.

Los patrones, hombres y mujeres, se hacen ricos a costa de la explotación de trabajadoras y trabajadores. Sus ganancias, que en el caso de los call center y Teleperformance se cuentan en millones, no sé comparan ni por error con los salarios a los que accedemos las trabajadoras.

Con los precios de la canasta básica por los cielos es cada vez más difícil que nuestras familias vivan dignamente. Además de ello, las mujeres llevamos en nuestras espaldas la mayor parte de las tareas del hogar y el cuidado de los hijos. Trabajamos 9 horas, viajamos 2 o 3 en el transporte público y aún así llegamos a casa a trabajar una doble jornada preparando de comer, limpiando la casa, lavando ropa, trastes, etc. Si tenemos hijos, el trabajo aumenta, debemos buscar quién los cuide, estar al pendiente de cómo van en la escuela y si enferman y debemos faltar al trabajo, tenemos un descuento asegurado al de por sí bajo salario.

Está carga extra que pesa sobre los hombros de las mujeres funciona perfectamente a los intereses de los patrones, pues se convierte en un obstáculo para que nos organicemos y luchemos por mejores condiciones de vida. Pero las cosas no tendrían que ser así, las trabajadoras y trabajadores somos los principales interesados en poner fin a un sistema que explota a la clase trabajadora y oprime de manera particular a las mujeres y si nos organizamos somos muy fuertes, podríamos luchar por:

  • Aumento salarial de emergencia que alcance para vivir dignamente y que aumente, por lo menos, al mismo ritmo que la inflación. Basta de condicionar los bonos a absurdas métricas de productividad y calidad
  • Por la reducción de la jornada laboral, respetando mínimamente la jornada de 8 horas (pagando la hora de comida), días festivos y dos días de descanso semanal.
  • Por permisos pagados por la empresa al 100% si es que nuestros hijos enferman, seas madre o padre.
  • Guarderías y comedores subsidiados, así como cualquier otra medida que eleve el nivel de vida de las y los trabajadores y libere de las dobles jornadas a las mujeres
  • Así mismo debemos exigir al Estado que garantice el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito en todos los hospitales públicos del país, además de anticonceptivos y educación sexual integral en escuelas y centros de trabajo

Te puede interesar: Despidos, recortes y dobles jornadas: la precarización a la mujer:




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias