×
×
Red Internacional

En las pantallas. A League of Their Own: mujeres, béisbol, amistad y el mundo queer de los años ‘40

En ocho capítulos, se teje una trama que pasa de la comedia al drama, del romance a la complicidad de la verdadera amistad: único refugio para las personas LGBTIQ+ de los años 40 ’s, entre códigos de contravención moral, represión policial y prejuicios.

Viernes 30 de septiembre | Edición del día

Abbi Jacobson es co-creadora de la serie e interpreta a Carson Shaw, una mujer casada que desafía las convenciones religiosas de un pequeño pueblo en Idaho para viajar “sola” a Chicago a probarse como catcher (receptora) de una liga de béisbol (deporte que despierta pasiones similares a las de nuestro fútbol, pero en EEUU). Mientras tanto, su esposo está en la guerra. Al llegar a la liga, entabla amistad con sus compañeras, especialmente con Greta (D’Arcy Carden) con quien comienza una relación sexo-afectiva que debe mantener en secreto para evitar la expulsión del equipo.

Paralelamente, se aborda la historia de otra de las protagonistas, Maxine, quien pide que la llamen Max, una atleta afroamericana que, para ingresar a jugar, le exigen que trabaje en una fábrica primero: se viste de varón para lograrlo. Debe decidir entre cumplir las expectativas de su familia, ser la segunda mujer en manejar el centro de belleza de su madre, o dar una batalla por ser la primera mujer afrodescendiente en ingresar a la Liga femenina. En aquel entonces las Ligas Negras, como las llamaban, no aceptaban mujeres y se jugaban por separado.

Las “Rockford Peaches” de Illinois viven en una casona que es controlada por una chaperona, interpretada por la genial Dale Dickey (actriz de My Name is Earl y Winter’s Bone entre muchas otras). El elenco de las “Peaches” está compuesto por dos latinas, Esti (Priscilla Delgado) y Lupe Garcia (Roberta Colindrez) que es una inmigrante mexicana que en la liga la presentan como española para que caiga mejor al público, la mujer modelo americana Maybelle Fox (Molly Ephraim), en el rol de la conservadora Shirley Cohen (Kate Berlant) la mejor amiga de Greta, la bateadora estrella de los 40’s Josephine "JoJo" D’Angelo (Melanie Field) y Jess (Kellu McCormark).

A League of Their Own se mete con la sexualidad y el mundo queer, y si bien es cierto que incluye aspectos históricos que pueden ser imprecisos, ¿De qué trata la ficción si no es de contar historias que nos lleven a preguntas y lugares nuevos? La historia que los creadores quieren contar es la del racismo y el deseo de quienes se salen de la heteronorma. Así, muestra que se puede amar sin que la cosa termine en tragedia, que puede haber separación sin que dejar de verse sea un rollo, que existe el “hasta pronto” (segunda temporada) y, sobre todo, que la amistad es el único refugio en un mundo reaccionario y opresivo.

Está protagonizada por Abbi Jacobson, (la actriz de Broad City y Seis globos), Chanté Adams (Roxanne Roxanne, Un diario para Jordan), D’Arcy Carden (The Good Place, Shotgun Wedding, Ride the Eagle), Gbemisola Ikumelo (The Power, The Last Tree), Priscilla Delgado (Los protegidos, El mal que hacen los hombres), Roberta Colindrez (The Deuce), Kelly McCormack y Kate Berlant. Fue creada por Will Graham y Abbi Jacobson.

La serie está basada en la película homónima de 1992, dirigida por Penny Marshall y lanzada recientemente por Amazon Prime Video. La historia común entre serie y película es la de un grupo de mujeres que se convierten en jugadoras profesionales en la Liga Americana de Béisbol.

Desde su estreno en el año ‘92 la película A League of Their Own, protagonizada por Tom Hanks, Geena Davis, Madonna y Rosie O’Donnell, se convirtió en un clásico. Incluso el Registro Nacional de Cine del Congreso de los Estados Unidos la incluye entre sus seleccionadas para la preservación por ser “cultural, histórica o estéticamente significativa”.

La trama de la serie tiene un enfoque distinto al del film. Si bien coincide en abordar la vida de quienes forman el equipo femenino de béisbol “Rockford Peaches”, la nueva adaptación se propone mostrar la discriminación racial y sexual desde la mirada y el deseo de lesbianas y personas queers.

Aborda la creación de la American Girls Professional Baseball League (AAGPBL) durante la Segunda Guerra Mundial. La liga femenina surge cuando los empresarios dueños de los equipos de las Grandes Ligas decidieron montar un espectáculo. La guerra había golpeado el negocio, pues los equipos se quedaban sin jugadores. Con el objetivo de seguir vendiendo boletos convierten el béisbol femenino en un espectáculo y negocio deportivo. La Liga fue un verdadero éxito de taquilla por aquellos años, se jugaba exclusivamente en faldas para atraer al público masculino. Se mantuvo por 12 años con más de 600 jugadoras profesionales.

El equipo original de “Rockford Peaches”. Foto: sitio oficial de AAGPBL
El equipo original de “Rockford Peaches”. Foto: sitio oficial de AAGPBL

Ambientada en 1943, cada episodio profundiza en las experiencias de las jugadoras, la mayoría de ellas LGBTIQ+ y la convivencia con sus pares heterosexuales. En su primeros días de estreno algunas críticas la cuestionaban por su mensaje "woke". Algunos detractores sostienen que es "históricamente inexacta”. Temas como la segregación racial, el sexismo y el rol de las mujeres confinadas a las tareas domésticas y de crianza están presentes también en las subtramas.

Will Graham, co-creador, cuenta que todos los personajes están basados en historias reales. La idea surgió mientras realizaba una filmación y de fondo, en la televisión, pasaban escenas de Tom Hanks y Geena Davis. A partir de entonces, trabajó en pensar un remake que pusiera en relieve cómo eran maltratadas las mujeres y minorías; presentó el proyecto a Sony y ahí fue tomando forma hasta llegar a Amazon Prime. Aunque no lo digan, es notable también la influencia del documental “A Secret Love”, lanzado por Netflix en 2020, audiovisual que muestra la relación oculta entre Pat Henschel y la jugadora de béisbol profesional Terry Donahue en 1947.

Abbi Jacobson, en una entrevista, respondió a las críticas sobre los tiempos de ejecución y el giro claramente LGTBIQ+ de la serie, a diferencia de la película. Señaló que, desde un comienzo, el objetivo era dar visibilidad a la ira y el miedo de ser una persona LGBTIQ+ en esos años. “Es por eso que la representación importa tanto", sostuvo.

Eso intentan reflejar: el ambiente “under” de los espacios que iban construyendo estos colectivos para poder mostrarse, como el bar oculto administrado por una lesbiana, interpretada por Rossie O’Donnell, que se va mudando de pueblo en pueblo para no caer en las razzias policiales. Estos mismos bares serían los que, algunos años más tarde, oficiarían de chispa para el levantamiento de Stonewall.

La serie juega con el interrogante:¿Qué pasaría si fueran los años 40 y en un deporte como el béisbol las jugadoras fueran Queer? Bueno, tienen que verla para saber la respuesta. Se puede ver en streaming en Prime Video, en Stremio o en la web de Cuevana.

Te puede interesar: Antes del orgullo


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias