×
×
Red Internacional

El sector de empleo informa gana cada vez más terreno en México. Cifras correspondientes al trimestre abril-junio de 2021 obtenidas en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, revelaron que poco más de 31 millones de trabajadores están en alguna de las modalidades de informalidad y, por ende, en vulnerabilidad laboral.

Viernes 20 de agosto | 14:31

A nivel general, la cantidad de trabajadores informales en México tuvo un incremento de 8.2 millones tomando como referencia el segundo trimestre del año pasado, momento en el cual se perdió gran cantidad de empleos debido a la emergencia sanitaria derivada de la pandemia de Covid-19.

La informalidad laboral impera en todo el país, no obstante, las entidades donde persiste con mayor fuerza son Oaxaca, Chiapas y Guerrero. Estas entidades reportaron las tasas más altas de informalidad laboral con 80.7%, 76.6% y 75.5 por ciento, respectivamente. En dichos estados, 8 de cada 10 trabajadores están en esa condición laboral. A nivel nacional, 6 de cada 10 trabajadores se encuentran en esa situación.

El contexto de la pandemia en México ha provocado más de 3.1 millones de contagios y poco más de 251,000 muertes, la cuarta cifra más alta del mundo, la crisis de Covid-19 provocó en México una contracción de alrededor de 8.2% del producto interno bruto (PIB).

Ante este panorama es fundamental levantar un programa que priorice las condiciones de trabajo y vida de las mayorías laboriosas, prohibiendo el trabajo precario y el outsourcing , así como los recortes salariales y los despidos, algo que ni el gobierno “progresista” de la 4T ni los gobiernos de partidos conservadores hicieron efectivo.

Para ello se vuelve urgente la aplicación de impuestos extraordinarios a las grandes fortunas, con el objetivo de utilizar esas recaudaciones para ser invertidas en salvar a pequeños y medianos comercios y garantizar que no despidan a sus trabajadores y que puedan brindarles condiciones laborales estables.

Es necesario repartir el trabajo existente entre todas las manos disponibles acompañado de aumento general de salarios indexado a la inflación, financiado, también, a través de la implementación de impuestos a las grandes fortunas, para así resolver de fondo el problema de la desocupación y la informalidad laboral.

El empleo informal en la que se encuentra más de la mitad de la población empleada en el país significa un duro ataque a los derechos laborales de la clase trabajadora.

Te invitamos a conocer y organizarte con trabajadorxs de distintos sectores a nivel nacional, quienes impulsamos el Movimiento Nacional contra la Precarización y los Despidos (Monapred), pues estamos convencidos que sólo la más amplia unidad puede impulsar un programa que de marcha atrás al retroceso en las condiciones de vida, entre ocupados y desocupados, jóvenes, mujeres, diversidad sexual, sindicalizados y no sindicalizados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias