www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
9 de febrero de 2021 Twitter Faceboock

IMPERIALISMO
Biden promete volver al imperialismo de siempre
Madeleine Freeman

JUSTIN LANE/EPA-EFE/REX

El primer discurso de Biden sobre política exterior ha sido aclamado como una bocanada de aire fresco después de cuatro años del enfoque fanfarrón de Trump, pero si miramos por debajo de su retórica vacía, su tarea como presidente no es diferente a la de Trump: restaurar el imperialismo estadounidense a su antigua gloria. ¿Bastará con volver a la política exterior neoliberal tradicional?

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Biden-promete-volver-al-imperialismo-de-siempre

El primer discurso de Joe Biden sobre política exterior pretendía convencer a la población estadounidense y a los líderes mundiales de que restaurar la legitimidad del país en la arena geopolítica es esencial para sacar al mundo de una crisis social, política y económica que se intensifica, y cuyas raíces son mucho más profundas que la pandemia de coronavirus. Sin embargo, en el contexto de la decadencia del imperio estadounidense en un panorama geopolítico cambiante, la pregunta sigue siendo si tales ambiciones serán posibles.

El discurso, pronunciado en el Departamento de Estado el 4 de febrero, se redujo a dos elementos relacionados: un rechazo total del aislacionismo relativo del "America First" de Trump, y un compromiso renovado para reconstruir la hegemonía imperialista de Estados Unidos con un retorno al intervencionismo neoliberal y el apoyo de sus aliados históricos.

Con los líderes de todo el mundo observando de cerca, gran parte del discurso de Biden se dedicó a pintar una imagen de la fortaleza del capitalismo estadounidense a pesar de un año de intensa agitación que marcó una nueva fase en la debilitada posición nacional e internacional del país. En el ámbito nacional, esto significó una respuesta deplorable a la pandemia que ha dejado más de 451,000 muertos, un desempleo enorme y dificultades económicas para los trabajadores, un verano de levantamiento heroico contra el terror policial y el racismo estructural y, más recientemente, un desafío a la legitimidad de las elecciones en forma de un asalto de la extrema derecha al Capitolio. En el ámbito internacional, 2020 fue testigo del asesinato del líder militar iraní Qasem Soleimani, que puso a Estados Unidos e Irán al borde del conflicto abierto, de la retirada de Trump de las organizaciones internacionales y de la intensificación de la guerra comercial con China. En sus 20 minutos en el podio, Biden trató de barrer gran parte de esto como un producto más de la aberración que fue la presidencia de Trump, en lugar de lo que realmente es: una continuación y progresión de la profunda crisis política, económica y social que ha sacudido el capitalismo global desde 2008 y desafió el orden neoliberal al que Biden espera regresar.

Biden comenzó pintando un panorama de un mundo dividido: por un lado, el "mundo libre" de la democracia y la ley y el orden liderado por Estados Unidos, y por otro, la amenaza inminente del autoritarismo impulsado por China y Rusia. De hecho, la mayoría de las áreas de intervención que Biden expuso en su discurso, desde la promoción de una "resolución" de la crisis humanitaria en Yemen y el golpe de Estado en Myanmar, hasta la promesa de luchar por los derechos de las personas LGBTQ+ a nivel internacional, se expresaron en el lenguaje de la lucha contra el despotismo y la defensa del papel de Estados Unidos como árbitro de la democracia. Con esta perspectiva, y haciéndose eco de sus comentarios en la campaña, Biden prometió ser más duro con los adversarios del país que Trump, y reconstruir su posición como potencia imperial indiscutible del mundo.

En cuanto a Rusia, que se ha visto sacudida por protestas masivas en las últimas semanas tras la detención del líder de la oposición, Alexei Navalny, Biden afirmó que "los días en los que Estados Unidos se doblegaba ante las acciones agresivas de Rusia, interfiriendo en nuestras elecciones, con ataques cibernéticos, envenenando a sus ciudadanos, han terminado". Continuó diciendo que su administración "no dudará en aumentar los costos para Rusia y defender nuestro interés vital en nuestro pueblo". Denunció la detención de Navalny y los esfuerzos de Putin por "suprimir la libertad de expresión y de reunión pacífica".

En una línea similar, Biden también prometió resistir los crecientes desafíos económicos y políticos de China a la hegemonía de Estados Unidos, enmarcándolos como una lucha obediente de la democracia para evitar las medidas autoritarias del gobierno chino. Sin mencionar la forma que adoptarían estos esfuerzos, dijo que su administración se comprometía a "[asumir] directamente los desafíos que plantea [a] nuestra prosperidad, seguridad y valores democráticos nuestro más serio competidor... Nos enfrentaremos a los abusos económicos de China, [y] contrarrestaremos su agresivo curso de acción para hacer frente al ataque de China a los derechos humanos, la propiedad intelectual y la gobernanza global".

Aunque, por supuesto, los interminables llamamientos de Biden a la democracia estadounidense suenan huecos ante el largo historial del país de orquestar intervenciones militares y económicas en el extranjero, está claro que en su papel de presidente durante una época de crisis capitalista, tienen un nuevo significado a nivel interno y geopolítico. Por un lado, sus comentarios sobre el compromiso de Estados Unidos con los "valores democráticos" pretenden alimentar el consenso construido en torno a la administración Biden tras el desafío electoral de Trump y el posterior asalto al Capitolio. La construcción de ese consenso ahora le da a la administración más espacio para promulgar políticas en interés de las empresas y los mercados estadounidenses en el futuro, políticas que amenazarán las condiciones de vida de millones de trabajadores y pobres en todo el mundo.

Fue otra afirmación desesperada del Estado estadounidense de que sus instituciones políticas tradicionales, aunque disminuidas, pueden mantener el control en medio de una crisis prolongada. "Aunque muchos de [nuestros] valores se han visto sometidos a una intensa presión en los últimos años, incluso empujados al borde del abismo en las últimas semanas", dijo Biden, refiriéndose a los acontecimientos del 6 de enero, "el pueblo estadounidense va a salir de este momento más fuerte, más decidido y mejor equipado para unir al mundo en la lucha por la defensa de la democracia porque nosotros mismos hemos luchado por ella". Prometiendo aumentar el número de refugiados admitidos en Estados Unidos en más de 100,000 y comprometiéndose a facilitar el fin de la crisis humanitaria en Yemen —incluyendo el cese de ciertas ventas de armas a Arabia Saudí—, muchas de las medidas de política exterior que Biden presentará en los primeros días de su gobierno se centrarán probablemente en demostrar que Estados Unidos tiene la legitimidad necesaria para llevar a cabo sus proyectos dentro y fuera del país.

Apartándose de la retórica de "America First" de Trump, que aseguraba la prosperidad de Estados Unidos por encima de todo, Biden prometió poner al país a la cabeza de los esfuerzos para resolver los mayores problemas del mundo, desde la pandemia y el cambio climático hasta las crisis humanitarias y la proliferación nuclear. En otras palabras, el discurso de Biden sobre el papel de Estados Unidos como faro de la democracia fue un esfuerzo por justificar ante sus aliados —que aprovecharon los años de Trump para enfriar sus relaciones con Estados Unidos— que restaurar la legitimidad de Estados Unidos es lo mejor para un mundo sacudido por innumerables crisis. Pero las grietas en este soleado panorama ya empiezan a verse, como ya quedó patente en el breve discurso de Biden.

Biden se esforzó por separar la diplomacia de la política económica en el esquema de sus planes para las relaciones internacionales. Al mismo tiempo que denunciaba las injusticias de Rusia y China, prometía trabajar con ellos en una serie de intereses comunes en el ámbito del comercio y la proliferación nuclear. Pero esta es una falsa delimitación: si miramos más allá de la gastada retórica de Biden de hacer brillar la luz de la "democracia" estadounidense sobre el resto del mundo, debemos tener claro que la política exterior de Estados Unidos está siempre al servicio de los intereses imperialistas. Incluso el propio Biden lo dijo en su discurso:

Invertir en nuestra diplomacia no es algo que hagamos sólo porque sea lo correcto para el mundo... Lo hacemos porque va en nuestro propio interés. Cuando reforzamos nuestras alianzas, ampliamos nuestro poder... Cuando invertimos en el desarrollo económico de los países, creamos nuevos mercados para nuestros productos y reducimos la probabilidad de inestabilidad.

Esta fue la declaración más cierta que hizo Biden el jueves. Su proyecto destinado al fracaso es tratar de insuflar nueva vida al proyecto neoliberal en un intento de maniobrar para mejorar las posiciones de Estados Unidos en medio de una crisis global y un escenario geopolítico cambiante. Eso ha quedado bastante claro en sus nombramientos para puestos clave en el ámbito de las relaciones exteriores, desde el belicista pro-Israel Antony Blinken hasta el comandante de la guerra de Irak Lloyd Austin. Puede que se reincorpore a los Acuerdos de París y trabaje más estrechamente con Europa, la OTAN, México, Japón y otros aliados de Estados Unidos para negociar políticas comerciales favorables, pero esto no es más que el monstruo del imperialismo estadounidense debilitado con una máscara ligeramente más amistosa. De Trump a Biden, muchas de las tareas siguen siendo las mismas: evitar el ascenso de China, utilizar los mercados internacionales para apuntalar la crisis económica que golpea a Estados Unidos y maniobrar para lograr una posición más fuerte de Estados Unidos en el escenario mundial.

Esto queda claro si echamos un vistazo a las cosas que Biden no mencionó en su discurso del jueves, incluyendo las ofensivas imperialistas recientemente revigorizadas de Estados Unidos en Venezuela, Cuba e Irán, intervenciones que no comenzaron con Trump y que tienen el apoyo del régimen bipartidista. Incluso antes de asumir el cargo, Biden reconoció oficialmente a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela. Reafirmó ese enfoque el miércoles, prometiendo apuntar al régimen de Maduro y eliminar los obstáculos que pueda de la batalla de Guaido por el poder. Aunque Biden se centró sobre todo en Asia y en la pandemia en su primer discurso de política exterior, sugiriendo quizás una continuación de la retirada de Estados Unidos en Oriente Medio, es un firme partidario de la ocupación de Palestina por parte de Israel y mantendrá la decisión de Trump de mantener la embajada de Estados Unidos en Israel en Jerusalén. Y aunque Biden firmó la COVAX, la iniciativa internacional de iniciativa de vacunas, está claro que su preocupación no es una solución global a la pandemia, sino una que ponga a las empresas farmacéuticas estadounidenses en primer lugar. La administración está comprando dosis a un ritmo increíble, mucho más de lo que se necesita para vacunar a la población estadounidense.

La crisis actual puede prestarse a la retórica de Biden sobre la paz, la democracia y la estabilidad, pero después de ocho años de la administración Obama, sabemos cómo es la "democracia" estadounidense en la esfera internacional. Llegado el momento, Biden no dudará en utilizar todos los mecanismos a disposición del imperialismo estadounidense para garantizar sus intereses en el extranjero, desde las sanciones y los acuerdos comerciales hasta los bombardeos y los ataques con aviones no tripulados. En los primeros días de la administración Biden, debemos oponernos firmemente a la agresión imperialista estadounidense en todas sus formas. Las únicas soluciones que plantea Estados Unidos a las formidables crisis a las que nos enfrentamos son las que beneficiarán al capitalismo estadounidense en detrimento de los trabajadores de todo el mundo.

Esta es una traducción de un artículo originalmente publicado en nuestro sitio hermano en inglés Left Voice. Traducción: Óscar Fernández

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá