www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
24 de enero de 2021 Twitter Faceboock

LOS MUROS DE TRUMP
Donald Trump agradecido con AMLO porque “ama a Estados Unidos”
Raúl Dosta | @raul_dosta

El presidente caído en desgracia, Donald Trump, realizó uno de los últimos actos públicos de su mandato en la frontera, del lado de Texas. Fue a "supervisar" una promesa política con ribetes de negocio familiar: el muro infame. Ahí habló de sus logros con México.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Donald-Trump-agradecido-con-AMLO-porque-ama-a-Estados-Unidos

El presidente Trump, en medio de la vorágine de una crisis en las alturas de la política estadounidense, provocada por él mismo, ha perdido maniobrabilidad para preparar una salida más o menos decorosa de la Casa Blanca este 20 de enero. Así que busca refugio en territorios donde hay republicanos incondicionales, aunque sea para hacer una gira relámpago que lo aleje del centro de tensiones políticas, la capital estadounidense.

En estos días en que la insistencia de que Trump debe ser removido de su cargo para evitar que el cambio de gobierno se dé en un clima incierto y potencialmente violento, con protestas generalizadas de sus seguidores en todo el país. Justo cuando el Capitolio de Washington, está siendo blindado con la Guardia Nacional y diversos dispositivos antidisturbios -al igual que muchos de los capitolios estatales- para responder a mayores protestas de sus seguidores previstos ante la asunción de Biden al poder.

El presidente saliente ha preferido darse una vuelta por el estado de Texas para alejarse de la capital, donde el intento de juicio político express pareciera tomar fuerza con el apoyo de varios legisladores republicanos, luego de que los representantes lograran una votación mayoritaria por su destitución, simbólica, al no tener el aval del vicepresidente Pence, pero que políticamente contribuye al desmarque de algunos republicanos contrarios al trumpismo.

Pero, ¿hay algo qué puede presumir Donald Trump, en la frontera? Pues si bien no pudo inaugurar su muro tal cual lo presumía, ni los avances fueron hechos con dinero de los mexicanos hasta donde se sabe, tenía que dar un giro a las adversidades producto de su discurso demagógico, mentiroso y xenofóbico. Luego de cuatro años en el poder, su discurso acumuló energías que se transformaron en una acción violenta, mortal y desastrosa para sus intenciones de obstaculizar el traspaso del poder del régimen estadounidense. Tal vez no fue con el fin de impedir la asunción de Joe Biden, sino de capitalizar los 74 millones de votos recaudados en noviembre pasado para usarlos en 2024 o en otros negocios políticos (¿regentear un nuevo partido?) que se le ocurran.

Por ello, más que la construcción de un “muro”, en realidad son secciones dispersas de concreto y metal, mismo que, a pesar de un bajón por la pandemia. En los últimos meses ha fracasado en desalentar los intentos de los migrantes de pasar al otro lado -según The Associated Press en diciembre pasado hubo 74 mil intentos, sólo 3% más que en noviembre pero 81% más que un año antes-. Así que fue a El Álamo, a pronunciar un deslucido discurso ante un puñado de seguidores y a “pedir cuentas” sobre el avance de su fallida obra faraónica. No había para más.

Pero entonces recordó que logró construir otro muro mucho más efectivo gracias a su extorsión política sobre el gobierno mexicano, al que amenazaba con no aprobar el T-MEC si no aceptaba sus demandas: que México funcionara solapadamente como un “tercer país seguro” y que en la frontera sur de nuestro país se erigiera un muro más dinámico, de carne y hueso, que persiguiera a quienes intentaran pasar rumbo al norte buscando el sueño americano (¿o pesadilla?, en estos tiempos de sumatoria de crisis -sanitaria, económica, política-, en el centro imperialista). Fue entonces que se acordó de quién le hizo realidad ese sueño de parar la migración masiva erigiendo para ello a la Guardia Nacional mexicana y así agradeció este martes a su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador por su amistad y colaboración.

“El presidente Obrador realmente sabe lo que está pasando: ama a su país y también a los EE.UU.” dijo Trump. Resaltando a la vista la segunda parte de su oración. Obviamente se refiere no al pueblo estadounidense en sí sino a quienes detentan el poder e imponen la política a sus socios menores en su “patio trasero” latinoamericano. No sólo porque aceptó que hasta el momento se hallan hacinados en varias localidades de la frontera, en tanto la migra estadounidense les resuelve su situación, 65 mil aspirantes a recibir la entrada a territorio estadounidense.

Ni fue únicamente por la política conjunta con Guatemala, Honduras y El Salvador para desalentar y reprimir las nuevas caravanas migrantes que quieren hacer el intento de llegar a EE.UU. Mucho menos porque la 4T garantice el pago puntual de la deuda externa, avale el incremento de ganancias de las automotrices con el T-MEC, entre otras cosas.

AMLO resultó tan buen "amigo" de Trump, que siguiendo la línea de los incondicionales republicanos de Trump, tanto él como el presidente brasileño, Bolsonaro, se resistieron hasta el último momento a manifestar su disposición a establecer vínculos con el nuevo presidente imperial. Y tanta lealtad, o temor a una medida arbitraria de último momento, el alicaído Trump tiene que agradecerlo. Sobre todo ahora que se le comienza resquebrajar "su muro republicano".

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx