www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
3 de diciembre de 2020 Twitter Faceboock

MARXISMO
Recordar la tesis XI a propósito del día internacional de la filosofía
Joss Espinosa | @Joss_font

A propósito del Día Internacional de la Filosofía, un breve comentario sobre el quehacer filosófico en nuestros tiempos.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Recordar-la-tesis-XI-a-proposito-del-dia-internacional-de-la-filosofia

En 2005 fue declarado por la UNESCO el Día Mundial de la Filosofía, a celebrarse el tercer jueves de noviembre. Más allá de la formalidad de la fecha, es un buen pretexto para pensar el papel de la filosofía en los tiempos que corren.

Ríos de tinta han corrido en torno al debate sobre el quehacer filosófico. Autores, corrientes y obras que han abordado desde diversas aristas el papel de la filosofía según sus perspectivas. A propósito de esta fecha y de los tiempos que corren, parece pertinente repensarlo y en este caso mirando, sobre todo, el aporte del marxismo a la filosofía.

Volver a la tesis XI

Las tesis sobre Feuerbach continúan siendo una fuente infinita de inspiración tanto para la filosofía como para aquellos que nos reclamamos del marxismo revolucionario. Condensan el principal aporte de Marx a la filosofía con la conformación del materialismo histórico. Esto lo hace en un debate abierto con los idealistas, pero también con el materialismo que lo precedía.

Luego de negar las abstracciones sobre la esencia humana y el acontecer histórico, Marx señala a Feuerbach y al materialismo de su época, el error de aislar al sujeto de las condiciones históricas y sociales, y percibir la práctica filosófica únicamente como un ejercicio meramente contemplativo.

Por otro lado, aporta el sentido dialéctico de la filosofía para Marx. El materialismo para ese momento (y aun hoy algunos teóricos o corrientes que retoman erróneamente a Marx) hablan únicamente de la determinación del individuo a través de las condiciones sociales e históricas, pero lo que obvian precisamente es que esas condiciones pueden ser transformadas.

En ello radica uno de los aportes fundamentales de Marx a la filosofía, en tanto que comprende que no solo el sujeto es parte de un contexto específico, sino que ese contexto puede ser transformado. Por ello, es un error escindir del análisis que Marx hace de la sociedad, el carácter práctico revolucionario que ésta tiene, pues es precisamente en su fundamento teórico que la praxis se encuentra anclada.

La filosofía de Marx entonces, es una filosofía para la transformación de la realidad, precisamente porque muestra la relación que existe entre la actividad del sujeto y la transformación del mundo en el que este se desenvuelve.

De ahí la famosa tesis XI que dice: “Los filósofos solo han interpretado al mundo de distintas maneras; de lo que se trata es de transformarlo”. Es decir, la filosofía, al menos desde el marxismo, es una filosofía para la transformación de la sociedad, el quehacer filosófico en ese sentido, transgrede los límites de la teoría y se realiza en la praxis revolucionaria.

El marxismo para pensar la filosofía ahora

Luego de la caída del muro de Berlín, y de la mano de teorías como el fin de la historia de Francis Fukuyama, comenzó una ofensiva en el terreno teórico e ideológico hacia el marxismo. Un proceso que terminó básicamente desterrándolo de las aulas.

El proceso de la restauración burguesa tuvo una ofensiva hacia las condiciones de vida y derechos conquistados en épocas previas. Pero la idea de que el capitalismo había triunfado de forma definitiva ante la perspectiva socialista dejó no solo condiciones materiales cada vez más desfavorecidas para la clase trabajadora y los sectores populares, sino que devino en una ofensiva también ideológica en contra de las corrientes críticas al capitalismo.

En ese marco, se intentó por todas las vías borrar el filo revolucionario de la teoría marxista, o en el peor de los casos, borrándola por completo. Eso trajo consecuencias no solo en el marxismo, sino en general en las corrientes filosóficas críticas o de izquierda; además de borrar del horizonte o el imaginario colectivo la idea de la transformación radical de la sociedad.

Sin embargo y pese a esto, luego de la crisis de 2008 que trajo una serie de ataques a las condiciones laborales y de vida, han surgido nuevos fenómenos de la lucha de clases. Como los ciclos abiertos por la primavera árabe y fenómenos juveniles importantes a nivel internacional; más recientemente expresiones como los chalecos amarillos y la huelga en Francia, las revueltas en Chile y entre otros fenómenos en el cono sur, o ahora Perú, nos hablan de un resurgir de la lucha de clases, y que ponen en debate qué salida dar a la crisis que atravesamos.

Más aún, ahora con la crisis sanitaria y económica que vivimos, no es casual que este año la UNESCO dedique el día de la filosofía a pensar en la crisis por covid-19.

En ese marco y ante la búsqueda de respuestas ante la crisis, el marxismo ha regresado a las aulas, cada vez se abren más debates que plantean la posibilidad de voltear a Marx y los marxistas, en medio de un clima de politización y polarización.

Pero este retorno a Marx no se ha dado sin contradicciones. Esta ha regresado en múltiples variantes, muchas de ellas que intentan disociar el análisis que aportó Marx y los marxistas para pensar el mundo, del carácter revolucionario que tiene la misma.

Abandonar el carácter revolucionario de la teoría marxista tiene también como consecuencia el abandono de la reflexión estratégica, que apunte a la transformación radical de la sociedad en clave revolucionaria. [1].

Regresar a Marx entonces, lleva consigo la necesidad de retomar y profundizar lo que ya Marx decía en la Tesis XI, lo que hoy se traduce también en la relación intrínseca entre el marxismo y la militancia revolucionaria.

Marx ha vuelto

La situación actual reabre muchos debates dentro de la filosofía, entre ellos, pensar las tareas de y desde la filosofía. Volver a Marx nos permite es recuperar precisamente ese filo práctico de la filosofía; repensar la praxis revolucionaria, la intervención directa en las condiciones actuales para su transformación. Parafraseando a Daniel Bensaïd, es momento pensar en la posibilidad de que el fantasma del comunismo del que hablaba Marx en el Manifiesto Comunista, hoy, vuelva a sonreír.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx