Política

CUMBRE DEL G20

[Video] En una Buenos Aires militarizada, miles marcharon contra el G20 y el FMI

La movilización recorrió las calles de una ciudad plagada de efectivos policiales y de fuerzas federales. Hubo detenciones y amedrentamiento policial hacia los manifestantes. Algunas organizaciones kirchneristas aportaron una presencia completamente simbólica.

Viernes 30 de noviembre | 21:26

Miles en las calles de Buenos Aires dijeron #FueraG20FMI - YouTube

Este viernes la Ciudad de Buenos Aires amaneció casi sitiada. En el inicio formal de la Cumbre del G20, el gobierno nacional reforzó la militarización de la capital del país. En el enorme operativo intervinieron más de 20.000 efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, de fuerzas federales y de aquellas que acompañaron la visita de los mandatarios extranjeros.

A pesar de esa enorme militarización, de las amenazas previas que habían lanzado los distintos funcionarios gubernamentales y de la detención de diversos manifestantes -entre ellos del apoderado del PTS/Frente de Izquierda- más de 10.000 personas marcharon hasta las inmediaciones del Congreso Nacional.

En la movilización destacaron con su presencia organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, sindicales y políticas. Así, en la cabecera de la movilización pudo verse a Nora Cortiñas (Madres Línea Fundadora), María del Carmen Verdú (Correpi), Myriam Bregman y Nicolás del Caño (PTS-Frente de Izquierda), entre otros referentes de peleas contra la impunidad, el ajuste y la represión.

También pudo verse al diputado porteño Patricio del Corro (PTS-FIT) y a otros referentes del Frente de Izquierda como Néstor Pitrola y Marcelo Ramal. Hugo “Cachorro” Godoy, dirigente de ATE, Nacho Levy (La Poderosa) y Andrés Blanco (dirigente ceramistas de Neuquén), también estuvieron en la cabecera de la movilización. Sumaron su participación referentes de la central sindical brasilera Conlutas.

La movilización planteó un fuerte repudio a la Cumbre que tuvo como protagonistas a los llamados líderes del mundo. Figuras que, sin embargo, son ampliamente cuestionadas en sus propios países y a nivel internacional.

En una declaración que había difundido el Frente de Izquierda en las horas previas a la movilización se repudiaba “la cumbre del G20 en Argentina, que reunirá a los jefes de Estado que ejecutan la política de guerra, militarismo y agresión a los explotados y explotadas de todo el mundo (...) los mandatarios que concurren a Argentina (Trump, Merkel, Macron, May, Putin, Erdogan y otros) son los responsables de las masacres y bombardeos contra los pueblos de Siria, Libia, Irak, Palestina, Yemen, Kurdos, entre otros".

Precisamente la izquierda aportó una de las columnas más destacadas dentro de la movilización. En ese bloque, el PTS aportó la más numerosa, con la combativa presencia de jóvenes estudiantes, trabajadores y mujeres.

Amenazas, amendrentamiento, detenciones arbitrarias

Los días previos a la movilización tuvo como protagonistas a los funcionarios nacionales que amenazaron a quienes quisieran movilizarse. El enorme operativo represivo fue acompañado de las declaraciones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y otros funcionarios nacionales que, permanentemente, remarcaron que usarían la fuerza en caso de que hubiera lo que ellos llaman, de manera confusa, “incidentes”.

Durante el transcurso de este mismo viernes las provocaciones policiales llegaron con antelación a la marcha. Pasado el mediodía, la Policía de la Ciudad detenía arbitrariamente a dos militantes del PTS. Uno de ellos era Guillo Pistonesi , apoderado nacional del PTS y secretario parlamentario del bloque de diputados nacionales de esa fuerza.

Te puede interesar: [Urgente] Detienen ilegalmente al apoderado nacional del PTS/Frente de Izquierda

El “argumento”, completamente absurdo, era transportar handies, elemento que se utiliza habitualmente para coordinar en las movilizaciones, dado que la señal de 3G se interrumpe con frecuencia. La orden la dio el juez federal Claudio Bonadio, un protagonista permanente del hostigamiento hacia las movilizaciones populares.

La Policía y las distintas fuerzas de seguridad protagonizaron otros hechos represivos hacia los manifestantes. Hubo aproximadamente una decena de detenciones antes y durante la movilización.

Luego de que finalizara la misma se sumó otra provocación, cuando efectivos policiales demoraron los fletes que transportaban las banderas y los materiales de fuerzas de izquierda, como el PTS y el PO. Así lo denunciaron distintos referentes de ese espacio, como el diputado nacional Nicolás del Caño.

Kirchnerismo: ausente con aviso

En la movilización volvió a ser evidente la ausencia de la dirigencia sindical de la CGT y de los espacios que sostienen un discurso de oposición al gobierno y al acuerdo firmado con el FMI.

Como ya lo habían hecho frente al Presupuesto 2019, los referentes sindicales alineados con el kirchnerismo y el moyanismo volvieron a evadir la pelea en las calles. Parte menor de la dirigencia gremial y algunos agrupamientos juveniles aportaron una presencia más bien simbólica, con contingentes bastante limitados.

Esto no tiene porqué sorprender. Las últimas semanas pusieron al desnudo el creciente intento del kirchnerismo por mostrarse como una fuerza moderada, capaz de garantizar la buena administración de las ganancias capitalistas. Tanto las declaraciones Cristina Kirchner como de Axel Kicillof ponen en escena un claro perfil pro-empresario, que lanza mensajes amistosos no solo hacia el gran empresariado local, sino también hacia el mismo FMI.

La izquierda, como lo ha hecho de manera permanente en estos tres años de gobierno macrista, volvió a tomar las calles y a rechazar la subordinación del gobierno y los gobernadores peronistas al gran empresariado, sea éste local o extranjero.






Temas relacionados

G20   /   Represión   /   Internacional   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO