Deportes

GRAN PREMIO DE MÉXICO

Una carrera polémica

Ganó Hamilton y mantuvo esperanzas, aunque Rosberg tiene mayores posibilidades y puede coronarse si gana en Interlagos (Brasil). Los comisarios de carrera, en entredicho.

Raúl Dosta

@raul_dosta

Lunes 31 de octubre de 2016 | 23:23

Se repitió la parafernalia alrededor de la pista como hace un año. Sin embargo, en la pista, la superioridad definitiva de Mercedes Benz le quita emotividad en la lucha por los primeros lugares. En realidad, las grandes batallas de esta carrera se dieron en la pelea por el tercer lugar y, sobre todo en el duelo entre los Williams y los Force India en un duelo de principio a fin.

Al bajar de su auto Lewis Hamilton se dirigió a saludar a los aficionados en las gradas del Autódromo Hermanos Rodríguez. Sin embargo, la respuesta fue fría. Tendría que venir Nico Rosberg para llevarse una fuerte ovación. Quizá esa fría respuesta fue el cuestionamiento a Hamilton por tomar ventaja al comienzo de la carrera al evadir las curvas 1 y 2 del circuito, la única mancha en su actuación, pero muy importante.

Después de la largada, Hamilton se puso por delante mientras Rosberg y Vettel se emparejaban detrás de él. No pudieron tomar limpiamente la curva y casi se da una colisión en la punta de la carrera que hubiera involucrado a varios más. Rosberg y Vettel lograron evitarse, ligeramente raspados entre sí y corrigieron el recorrido como debe ser para completar las curvas 1 y 2.

Hamilton prefirió deslizarse sobre el pasto y salir un tramo más adelante y sólo de frente en la recta que continúa el recorrido, logrando aventajar a sus perseguidores y completar las 71 vueltas de punta a punta. Los comisionados de pista no quisieron saber del tema, quizá escudándose en que se sacaron las banderas amarillas por un fuerte contacto entre Pascal Wherlein y Marcus Ericsson en la parte trasera de la fila de conductores.

Esos segundos fueron vitales para mantenerse alejado de Rosberg y los que peleaban el tercer lugar: Vettel, Verstappen y Ricciardo, estos últimos hicieron mantener la atención en la carrera hasta el final de la misma, entrando en tercer lugar Verstappen, que fue clasificado como quinto lugar por una penalización previa. Poco después, una tardía decisión de los comisarios de pista provocó que la celebración en el pódium de ganadores se diera con el festejo de Sebastian Vettel como tercer lugar y que tres horas después fuera despojado por una penalización, correcta pero tardía insistimos, de 10 segundos.

Así, ya con las primeras sombras de la noche, Daniel Ricciardo y los integrantes de la escudería Red Bull subieron al vacío templete a recibir el trofeo recién expropiado y a hacer su festejo ante las miradas sorprendidas de los encargados de recoger la basura y desmantelar las instalaciones temporales del evento.

La batalla de los de en medio

En lo que va de la temporada los resultados por lo general favorecen a tres de los equipos “grandes”, Mercedes, que suele acaparar los dos primeros lugares junto a sus escoltas Red Bull y Ferrari, y en las clasificaciones por escudería y por conductor ocupan los tres y seis primeros lugares, respectivamente. Después a media tabla, se ha venido dando una pelea a lo largo del campeonato entre las escuderías Force India y Williams. Y los cuatro conductores de esta escudería protagonizaron la batalla por los puestos 7 al 10, a lo largo de toda la carrera, haciendo que las cámaras enfocaran la mayor parte de la carrera los innumerables intentos del “Checo” Pérez por rebasar a Valtieri Botas primero y a Felipe Massa después.

Este último hizo una gran labor de contención obligando a Pérez a conformarse con el décimo lugar. Al final de la competencia la escudería Force India conserva su cuarta posición, mientras su principal piloto “Checo” Pérez fue alcanzado en la séptima posición de conductores por el mejor piloto de Williams, Valtieri Botas.

Errores que pesan

Se puede afirmar que Checo Pérez delineó la actuación de este domingo en las rondas clasificatorias del día anterior. Estando entre los diez mejores, perdió el control en una frenada en la segunda ronda (llamada la “Quali 2”) que lo hizo bajar a la posición 12 y perderse la tercera ronda, que define a los diez primeros lugares en la largada.

Con el desempeño que traían los Force India, era de esperarse que quedara en buen lugar como su coequipero Nico Hulkenberg que inició en quinto lugar, pero ese pequeño despiste lo castigó en la parrilla de salida. Checo peleó toda la carrera, pero no podía remontar porque los Williams eran más rápidos en las rectas y el equipo no logró ayudarle desde los pits.

En el caso de Esteban Gutiérrez, tuvo que resignarse a su largo viacrucis. La escudería Haas aún no logra poner a punto su auto ni el de su hábil compañero Grossjean. Gutiérrez quedó en el lugar 19, ambos pilotos estuvieron batallando todo el tiempo con los frenos.

Faltan dos carreras, Rosberg puede coronarse si gana la que viene o con dos segundos lugares, en el supuesto de que Hamilton mantenga su hegemonía. El segundo lugar de este domingo le da la oportunidad de correr “a la segura”, en las carreras que vienen y coronarse mientras Hamilton estará muy presionado de ganar sí o sí. Todo esto en el supuesto de que la escudería Mercedes mantenga su fuerte dominio.

Se mantendrá el interés hasta el final del campeonato aunque el sentir general es de que debería de igualarse más la competencia, promesa hecha por la nueva administración de esta competencia de alcance mundial, que sucederá al viejo zar de la F1, Bernie Ecclestone y cuenta con experiencia en el circuito estadounidense de la Indy Car, donde se aplica esa política de igualación de condiciones, para mantener el atractivo en cada competencia.






Temas relacionados

Gran Premio de México   /   Deporte México   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO