NUEVO AEROPUERTO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Un ecocidio no se consulta: pobladores a Jimenez Espriú

Esta mañana comenzó el recorrido a las comunidades afectadas por la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, donde el equipo de transición de AMLO junto con pobladores, académicos y activistas denunciaron la devastación ambiental que trae consigo la minería y la desecación de los cuerpos de agua.

Miércoles 10 de octubre | 22:09

Los próximos titulares de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; Medio Ambiente, Josefa González Blanco, y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer, visitaron, junto con pobladores del Estado de México, las zonas afectadas por la extracción minera para el NAICM.

Juan Pablo Murillo, un dirigente de la comunidad, denunció la complicidad que existe entre las autoridades y el grupo aeroportuario para devastar la región, pues están acabando con el suelo forestal y una gran zona de reserva ecológica.

El investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), José Espino Espinosa, dijo que en las minas de esta zona se han depositado más de 4 millones metros cúbicos de lodos tóxicos que contienen boro, cloro, sodio y carbonatos; éstos han sido extraídos del ex lago de Texcoco, en donde se construye la nueva terminal aérea.

El recorrido partió de la Universidad de Chapingo y culminó en Teotihuacán, donde se entregaron copias del expediente que demuestra que la obra se está construyendo en una reserva natural avalada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, estudios que sustentan sus argumentos y el documento en el que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) reconoce que la edificación contamina las áreas naturales del Lago de Texcoco.

Al llegar a la zona del cerro Tezoyuca, supuestos representantes de la empresa Martínez Villegas confrontaron a Javier Jiménez Espriú y a comuneros de Atenco.

Al la zona se presentó María Azucena Godínez, quien se identificó como apoderada de la empresa que ha explotado la mina que se encuentra en el lugar, y acusó a los miembros del equipo de López Obrador y a los pobladores de Atenco de estar invadiendo propiedad privada.

El futuro secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer, aceptó que a la fecha no existe un documento que demuestre que el gobierno actual previó las afectaciones a las comunidades aledañas, antes de edificar la obra.

Los opositores exigieron al equipo de Andrés Manuel López Obrador que no sean omisos de sus advertencias, ya que han sido muchas sus demandas sin escuchar, mientras que otro de los ejidatarios encaró a Jiménez Espriú argumentando que este ecocidio no puede estar sometido a consulta.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO