Cultura

EFEMÉRIDES

Un día como hoy cayó en combate Lucio Cabañas Barrientos

Un 2 de diciembre de 1974 cayó en combate Lucio Cabañas.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Martes 3 de diciembre | 15:42

Estaba por cumplir 36 años. Estudió en la Normal Rural de Ayotzinapa y fue maestro rural en el Estado de Guerrero. Pronto, luego de su activismo como normalista y maestro, producto de la terrible pobreza del estado fue víctima de la represión.

México vivía un hervidero de movilización social luego del movimiento estudiantil de 1968 y comenzaban la estrategia de "Guerra Sucia" que consistió en el asesinato, persecución y desaparición forzada de todos los opositores.

Lucio fundó un partido, el de los pobres, y una Brigada Campesina de Ajusticiamiento que fue activa en Guerrero, en especial en la zona campesina cafetalera y en la sierra. Su estrategia guerrillera se llama "pobrismo" y consistía en la lucha armada de una minoría contra los caciques y empresarios del estado.

Lucio Cabañas secuestró al candidato a gobernador del estado de Guerrero, Rubén Figueroa, en 1974 lo que fue su más importante acción militar y le valió su persecución por las fuerzas del Ejército mexicano y la Dirección Federal de Seguridad.

Cayó en combate en 1974, aunque la primera versión que dio el gobierno de Luis Echeverría fue que él se suicidó.

La vida de Lucio inspiró a Carlos Montemayor para escribir "Guerra en el paraíso".

Miembros de la Liga Comunista 23 de septiembre lo buscaron para crear una organización militar única, pero Lucio descartó esa posibilidad pues pensaba que los guerrilleros urbanos eran pequeño burgueses que se preocupaban mucho por la "teoría". La Liga siempre consideró a su vez a Lucio como "no marxista".

La estrategia del pobrismo fue en esencia la del foquismo. Una linea de violencia armada separada de las grandes mayorías y que, de conjunto, era una concepción pequeñoburguesa que reemplazaba al sujeto político y social de la revolución, la clase obrera y su partido revolucionario, por el partido y el ejército guerrillero de tipo campesino.

Las lecciones de batalla de la generación de los años setenta fueron trágicas. La mejor forma de reivindicar a los caídos de aquellas gestas es el triunfo de las generaciones del presente por medio de una segunda Revolución Mexicana: esta vez socialista y obrera.






Temas relacionados

Lucio Cabañas   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO