Géneros y Sexualidades

PARO INTERNACIONAL DE MUJERES

Un debate abierto para el feminismo luego del 8M

Alrededor del 8M, como el año pasado, surgió un llamado de un sector del feminismo, sobre el tipo de apoyo que pueden dar los hombres en torno a las acciones del Paro Internacional de Mujeres.

Joss Espinosa

@Joss_font

Martes 13 de marzo | 14:37

Previo al paro internacional de mujeres convocado el 8 de marzo, un sector del feminismo y algunos medios de comunicación difundieron ideas y alternativas para que los hombres pudieran "apoyar" esta acción mundial sin asistir a las protestas ni sumarse al paro. ¿Qué límites plantea esta política para la lucha de las mujeres?

Este llamado plantea como una necesidad que mujeres y hombres no confluyan en las calles, ni en las acciones, sino que ellos "colaboren" para que ellas -sólo ellas- puedan hacer efectivo el paro y visibilizar la lucha y las demandas de las mujeres. Sin embargo esta concepción parte del error de generar una división entre géneros -consecuencia social del patriarcado contra el cual luchamos- y por esta vía una división entre las filas obreras integradas por mujeres y hombres.

Un sector del feminismo, como separatistas o radicales, incluso cuestionan fuertemente a las mujeres socialistas o sindicalistas, por su participación en las protestas con contingentes mixtos, llevando esta discusión a polarizaciones o agresiones cada vez más patentes, como vimos en esta jornada del 8M y la del año pasado, con provocaciones, gritos y empujones.

Esta discusión de apariencia táctica, muestra una concepción cada vez más alejada del clasismo en este sector del feminismo, que va más allá de las distintas y respetables formas de organización de las mujeres y feministas, pero que anula las posibilidades de levantar un feminismo anticapitalista o del 99%, debate abierto por la propia convocatoria al Paro Internacional de Mujeres.

La potencialidad de un paro internacional

Un paro internacional de mujeres es una medida de lucha que busca paralizar al mundo y golpear a la burguesía, impulsora de los planes de explotación a millones de trabajadoras y trabajadores, al mismo tiempo de afectar al Estado, garante del patriarcado.

Pero lograr un paro internacional efectivo requiere convencer a las millones de asalariadas y asalariados para que se organicen hacia ello, además de exigir e imponer el paro a sus direcciones sindicales, que en los hechos no se sumaron o lo hicieron sólo en el discurso, como vimos en México.

Además, levantar el paro "desde abajo" representa realizar asambleas de base, por ejemplo en cada escuela, donde las millones de jóvenes estudiantes, puedan llevar su voz al frente, de la mano de sus compañeros, en paros escolares en todo el país, y en cada centro de trabajo, lo único que puede garantizar un paro productivo efectivo.

Reflexionamos algunas de las “peticiones” concretas que impulsó este sector que opina que los hombres debían sumarse de forma distinta a la que explicamos antes.

"Si eres compañero de trabajo cubre a tu compañera"

No hay nada que atente más contra una medida de lucha como el paro o una huelga que compañeros de trabajo dispuestos a cubrir el trabajo de las compañeras o las compañeros dispuestos a parar. Esta medida en última instancia protege las ganancias de los capitalistas al mantener la producción, en vez de imponer un paro total y efectivo de mujeres y hombres.

Esto significa que las medidas de presión que pueden realizar las mujeres en los centros de trabajo, serán descomprimidas por los hombres, volviendo un paro productivo en un paro simbólico o cívico, confrontando a las y los trabajadores con un argumento ancestral como el sexo.

Sería más efectivo convencer a todas las compañeras y compañeros de parar, para atacar por un lado al patrón, y por otro lado garantizar la participación de todas y todos para poner al frente las demandas de las mujeres.

Esto se mostró más claramente en el Estado Español con las movilizaciones masivas, garantizadas porque más de 5 millones de personas pararon, con 2 horas de paro efectivo en los sindicatos mayoritarios y de 24 horas en la izquierda sindical, más allá de que fue desigual, pero el paro efectivo en algunos sectores dio fruto en las movilizaciones y más de 200 concentraciones en todo el país.

"Si eres papá encárgate de tus hijos"

Esta medida replica la idea de que la mujer es la encargada natural de los trabajos del “hogar”. Nosotras no creemos que debemos conformarnos con la división más o menos equitativa de esas tareas (cocinar, lavar, cuidar a niños y enfermos, limpiar la casa, etc), queremos que esas tareas dejen de ser del ámbito privado, para que acabe el yugo que representa para las mujeres, que se colectivicen y sean parte de las responsabilidades del Estado, en perspectiva de la liberación y emancipación de las mujeres de esas tareas sea efectiva para todas, lejos de salidas individuales o del ámbito privado.

Ya que el trabajo del hogar no remunerado, genera más ganancias para los patrones, que dan lo mínimo para que el obrero sobreviva, sin contemplar lo que significaría que ese trabajo no lo realizaran las mujeres de forma "natural" y gratuita.

De forma similar la idea de "Relevar en tu familia a las mujeres cuidadoras" o "Si eres amigo ofrécete de niñero", porque al final seguimos resguardando las ganancias del patrón. Nuestra demanda tendría que ser como mínimo una exigencia de guarderías gratuitas para todas las mujeres trabajadoras desde los centros de trabajo y fábricas, así como la ampliación de un sistema de salud integral, para liberar a las mujeres de este cuidado.

"Si eres jefe dale el día libre a las mujeres"

Nosotras no confiamos ni queremos la benevolencia patronal por un día, mientras el resto del año se enriquecen empresarios a costa de nuestro trabajo. No llamamos a ningún tipo de confianza en los patrones, ni queremos su bondad de dientes para afuera, queremos aniquilar a esa clase minoritaria que se enriquece a costa de que mujeres y hombres dejemos la vida en los trabajos.

Esta lucha es contra el sistema que nos tiene en estas condiciones, y partiendo de ahí sería paradójico creer que la clase que se beneficia de este sistema de explotación y miseria, le vamos a pedir que sean buenos por un día. Por esto era clave el paro efectivo.

"Si eres maestro no pases lista ese día"

¿Por qué la reflexión de apoyar o no el paro tendría que ser individual y excluyente del magisterio combativo?, siendo el sector más dinámico en el país durante el sexenio actual y el sindicato más grande de América Latina, cuando su capacidad de movilización fortalecería la lucha de las mujeres y plantearía la posibilidad de luchar en unidad contra la reforma educativa.

Además, son los docentes quienes pueden abrir una reflexión a todas y todos los estudiantes que quisieran sumarse a las movilizaciones, que pueden discutir ampliamente, entre trabajadores y trabajadoras, académicos y estudiantes, la importancia de parar todos nuestros centros de estudio.

"Si eres compañero militante difunde el evento en listas de mujeres y esta lista entre grupos de hombres"

Para las y los revolucionarios, el que los hombres respalden la lucha por los derechos de las mujeres, no representa simplemente un acompañamiento, o la solidaridad, implica la comprensión profunda de que no podremos alcanzar la liberación definitiva de la clase trabajadora, mucho menos pensar en la emancipación de la humanidad mientras la mitad de la población siga oprimida. Para nosotras representa saber que no podremos lograr nuestra emancipación mientras no luchemos por acabar con este sistema capitalista.

Una organización que realmente se apueste por luchar por la emancipación de la humanidad, debe contemplar la lucha por los derechos de las mujeres. Antes de la revolución rusa de 1917, ya se discutía sobre si los hombres sindicalistas o militantes debían apoyar o no las protestas de las mujeres, los mencheviques sostenían que esa era pelea “únicamente de mujeres”, y gracias a la pelea que dieron los bolcheviques, entre sus compañeros, y al interior de los organismos de autorganización, la lucha por los derechos de las mujeres fue abrazada también por los hombres. Igualmente es fundamental la pelea histórica que dieron las mujeres dentro de los sindicatos, por ocupar un papel al frente de los mismos.

Lo que nos dejó esa enorme revolución fue la legislación más avanzada en la historia para los derechos de las mujeres, como ejemplo el aborto libre, que incluso en nuestra época no ha logrado ser conquistado en el mundo.

La política del feminismo reformista, que no ve la necesidad de una perspectiva clasista en el movimiento de mujeres, y la del feminismo separatista o radical enfrenta a mujeres y hombres entre sí, poniéndolos como enemigos y no el engranaje institucional que reproduce el patriarcado y sostiene al capitalismo, son opuestos a la perspectiva de movilización unitaria y acción común efectiva del conjunto de la clase trabajadora y los sectores populares que necesitamos para arrancar nuestros derechos y frenar el ataque de los capitalistas.

La convocatoria al Paro Internacional de Mujeres bajo la consigna de "si nuestras vidas no valen produzcan sin nosotras", se hizo carne en miles de trabajadoras en lucha poniéndose de pie contra sus patronales y paralizando la producción en servicios, ferrocarriles, salud, educación, etc., como vimos en el Estado Español o en Argentina, pero es opuesta a la política de estos feminismos anti hombres, anti sindicales y anti izquierda.

Continuemos en lucha

A pesar de todo, las movilizaciones en más de 150 países, fueron impresionantes, mujeres y hombres en todo el mundo salieron a gritar contra la violencia y la precariedad, sin embargo es necesario seguir en la lucha, por un lado, por nuestros derechos, pero pensando que la conquista de los mismos son o deberían ser pasos firmes para luchar para transformar el mundo, porque no podemos conformarnos en conquistar uno que otro derecho, que el Estado puede quitarnos en momentos de reacción.

Las mujeres de Pan y Rosas, junto a los compañeros del MTS y de las distintas agrupaciones donde participamos, queremos transformarlo todo, cambiar este mundo de raíz. Luchar, como decía Rosa Luxemburgo, “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.”






Temas relacionados

#ParoInternacionalDeMujeres   /   8 de Marzo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO