Internacional

POLÍTICA MIGRATORIA

Trump prohíbe asilo a migrantes que entren ilegalmente a EE.UU.

La salida de la Caravana migrante desde Honduras y que ahora se encuentra en la Ciudad de México desató nuevamente la ira de Donald Trump. La migración fue uno de los temas centrales durante la elecciones legislativas donde el magnate prometió tomar medidas para cambiar las leyes de asilo.

Viernes 9 de noviembre | 14:10

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Justicia del gobierno de Donald Trump, han trabajado horas extra para desarrollar una serie de nuevas políticas que detengan la llegada de miles de familias provenientes de Centroamérica.

Este jueves el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció un nuevo reglamento en la política de asilo que prohíbe a migrantes que entren a Estados Unidos de manera ilegal solicitar protección o asilo. Según informó un alto funcionario de la Casa Blanca, aquellos que no cumplan con las nuevas normas serán arrestados y procesados para luego ser deportados a su país de origen.

La nueva regla fue publicada este viernes en el Registro Federal. El funcionario aseguró que en la actualidad existe una "crisis judicial sin precedentes históricos" en el sistema de migración y de asilo. Según datos de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) a finales de junio, las cortes de inmigración tenían acumulados más de 740.000 expedientes o casos.

Estas nuevas medidas dan continuidad a la política de deportación de Obama y profundiza la criminalización de los migrantes que huyen de las condiciones sociales y políticas que han mantenido los gobiernos y burguesías nacional con el amparo y ayuda de Estados Unidos. Son culpables de generar las condiciones de pobreza a base de despojo y saqueo de recursos en sus países de origen, haciendo pagar las consecuencias a millones de trabajadores de la región para después procesar y acusar de “ilegales” a los migrantes.

En un comunicado emitido este jueves, el Departamento de Seguridad Nacional indica que "la regla interina, se aplica a una proclamación que suspende la entrada de extranjeros que cruzan ilegalmente la frontera sur, prohíbe a dichos extranjeros la elegibilidad para el asilo y, por lo tanto, enviaría a extranjeros inadmisibles a los puertos de entrada, donde se procesarán de manera controlada y de manera legal", dice el comunicado del Departamento de Seguridad Nacional.

El anuncio se da una semana después de que el presidente Trump anunciara que su gobierno planeaba restringir el asilo a los migrantes de la caravana que el 12 de octubre salió de San Pedro Sula, Honduras rumbo a Estados Unidos en busca de refugio. Al grupo, que originalmente lo integraban unas 700 personas, durante su cruce por Guatemala y el sur de México, se sumaron otros 4,000 según diversas fuentes. Actualmente se estima por diferentes organizaciones de Derechos Humanos que son aproximadamente 13 mil migrantes centroamericanos los que se encuentran en territorio mexicano.

A pesar de ser una medida de reciente aprobación se sabe que el gobierno de Estados Unidos actuó de forma similar el pasado abril cuando integrantes de la caravana llamada Viacrucis del Migrante llegó hasta la frontera entre Tijuana y San Diego. En esa ocasión, el entonces fiscal general, Jeff Sessions, advirtió que quienes entraran por lugares no autorizados serían detenidos y enfrentarían cargos criminales.

A esta situación se suma el despliegue de alrededor de 7 mil militares estadounidenses en la frontera con México, a la espera de la llegada de la Caravana migrante. Mientras tanto las autoridades mexicanas hacen eco cómplice a los dictados de la Casa Blanca favoreciendo la fragmentación de la caravana donde aún sigue sin saberse del paradero de por lo menos 100 personas desaparecidas en Veracruz, el estado de las fosas clandestinas.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO