Sociedad

INVESTIGACIÓN ESPECIAL

Trabajadores de la UAS: entre la precarización laboral y la represión (Parte 1)

Rectoría de la Universidad Autónoma de Sinaloa ha invertido millones de pesos en campañas publicitarias y en el financiamiento de un complejo dispositivo para reprimir a trabajadores disidentes.

Lunes 29 de junio | 16:29

*Psicólogo y Maestro en Ciencias de la Educación, extrabajador de la Universidad Autónoma de Sinaloa despedido de manera injustificada por razones políticas.

Publicidad, guerra de bots y violencia contra la disidencia

Una confirmación más del ejercicio de violencia parainstitucional y la existencia de una estructura de igual naturaleza relacionada con la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y el Partido Sinaloense (PAS) se da a partir de los datos que arrojó una investigación publicada el día 12 de febrero del presente año en la Revista Espejo, titulada “Paga por pegar: la UAS y su guerra de bots”. [1]

Dicha publicación, a decir de los autores, fue producto de un trabajo que duró alrededor de seis meses a través de solicitudes de información pública. En su artículo, los periodistas de Revista Espejo refieren:

En redes sociales la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) dispara lodo y se hace de estrategias para ensuciar a quien se atreva a ejercer la crítica a través de una guerra de bots. Los contratos de publicidad con Carlos Ramón Avendaño López, director del medio digital carlosavendano.com.mx, detallan cómo opera la institución educativa a través de twitter y Facebook en caso de supuestos ataques contra la UAS o el rector, Juan Eulogio Guerra Liera…

Por estos servicios, por la guerra de lodo, la UAS paga 180 mil pesos anuales; en los últimos tres años 540 mil pesos.

Precisamente “estrategias para ensuciar a quien se atreva a ejercer la crítica” contra el Rector quiere decir: campañas de difamación y desprestigio a quien se atreva a señalar la relación que Juan Eulogio Guerra Liera guarda con el cacique universitario y ex rector de la UAS, Héctor Melesio Cuén Ojeda, pero, sobre todo, quien ponga de relieve la forma en que dichos personajes emplean tanto la estructura institucional de la Universidad, como sus finanzas, para favorecer al Partido Sinaloense (PAS), instituto político perteneciente a Cuén.

Lo más alarmante de esto es que ese dinero es destinado, también, para llevar a cabo agresiones y violencia de género en contra de trabajadoras universitarias y mujeres periodistas.

Tal fue el caso que le tocó vivir a la comunicadora del diario El Noroeste Gabriela Soto, quien fue víctima de severos ataques cargados de misoginia, provenientes de cuentas anónimas en redes sociales, a causa de trabajos de investigación que ella realizó, y que molestaron a los cada vez más sensibles y agresivos Guerra Liera y Melesio Cuén. Sobre esa situación el periodista Alejandro Siqueiros salió a la defensa de su colega en su columna Observatorio [2] del diario mencionado, comentando lo siguiente:

[…] Es brutal la agresión dirigida a la periodista Gabriela Soto y dardo envenenado a la vez contra el ejercicio del periodismo responsable y profesional. Bestial por parte de quienes la ordenaron y la ejecutaron, plenamente identificados por el modus operandi que los vincula con el Partido Sinaloense y su dirigente Héctor Melesio Cuén Ojeda.

Por supuesto, tanto Cuén como el Rector negaron cínicamente estar detrás de los ataques. Sin embargo, la lista de académicos, periodistas y alumnos que han sido agredidos por ser críticos del orden institucional que prevalece en la UAS es larga; siempre el mismo patrón: campañas de difamación en redes sociales cargadas de una agresividad realmente desproporcionada, que incitan al odio y que, de hecho, han sido el preámbulo de agresiones mucho más graves.

Es verdaderamente indignante que una universidad que carga con un déficit de 1 mil 772 millones 212 mil pesos [3], y cuyas autoridades constantemente se quejan en medios de comunicación por no contar con dinero para pagar la quincena y las prestaciones de sus trabajadores.

Situación que se presentó apenas el 30 de marzo y en la primera quincena de junio, es decir, (en plena pandemia del COVID-19) [4]
 [5] tenga un Rector que hasta el pasado mes de enero contaba con un salario integrado con bonos por un total de 183 mil pesos mensuales, y que con sonrisa irónica dijo habérselo reducido a 104, mil 311 pesos para estar en “sintonía” con las medidas de austeridad del Gobierno Federal.

Además de esto, se está invirtiendo casi doscientos mil pesos (cifra que retoma solo lo que ha quedado registrado en facturas) anuales del presupuesto universitario para difamar y reprimir no solo a periodistas, sino también a los propios trabajadoras y trabajadores universitarios que le resultan incómodos.

Estamos hablando de dinero del erario público que se está empleando para financiar una estructura parainstitucional que utiliza prácticas deleznables de violencia política y violencia política de género en contra de quien ejerza una crítica a Melesio Cuén y al Rector. Pero esa no es ni la punta del iceberg…

Y es que, abordando la cuestión publicitaria en torno a la figura del Rector de la UAS, Revista Espejo publicó, también el pasado febrero, otra investigación titulada “UAS: derroche y elogió” que mostraba las exorbitantes cifras monetarias que son gastadas por la administración que encabeza el Juan Eulogio Guerra Liera, para exaltar su figura en medios de comunicación, así como para influir en la agenda mediática del noroeste del país:

[…] ochenta y tres millones 687 mil pesos han servido para que portales de internet, semanarios, periódicos, radiodifusoras y canales de televisión abran sus espacios y den “el tratamiento adecuado a la información administrativa y académica generada por la Universidad Autónoma de Sinaloa”.

…El 6 de junio de 2019, la UAS y la Televisora de Mexicali (representada por Elda Adela Molina Yépiz) firmaron un acuerdo publicitario por 420 mil pesos más IVA para la “transmisión de programa especial de 2do Informe de labores del rector Juan Eulogio Guerra Liera el día 8 de junio de 2019, cobertura y transmisión de nota en las diferentes regionales”.

La cuestión no termina ahí. La misma investigación expone excentricidades, verdaderos caprichos como salidos de una comedia bizarra, que han costado a la comunidad universitaria decenas de miles de pesos, tal fue el caso de un “papamóvil para E(u)logio”:

[…] Entre las mil 420 facturas entregadas por la UAS viene una sui géneris que refleja el despilfarro. La universidad pagó 81 mil 200 pesos por una entrevista con el rector Juan Eulogio Guerra Liera de tres horas de duración en la cabina móvil de cristal de la radiodifusora. La factura es la 0-16147 con fecha de expedición del 8 de abril de 2019 pagada al Grupo Promomedios (GPM).







Temas relacionados

Sinaloa   /   Universidad   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO