Sociedad

SISMO EN MÉXICO

Testimonio: "Mi familia vio como su casa se derrumbó"

La situación de la población en el Istmo de Tehuantepec es apremiante. Los efectos del terremoto golpearon duramente sobre los que menos tienen. Aquí un testimonio.

Viernes 8 de septiembre de 2017 | 15:10

Anoche, alrededor de las 23:55 horas se registró un sismo de 8,2, provenientes de las costas chiapanecas que afectó en gran medida a Chiapas y a Oaxaca, y en particular la zona del istmo de Tehuantepec, sobre todo lo que hace a Matías Romero, Juchitán, Ciudad Ixtepec, Asunción Ixtaltepec, El Espinal, y poblaciones aledañas.

El sismo dejó notar la fuerza que tenía derribando gran parte de las construcciones en las ciudades más importantes, como Juchitán que es el principal centro comercial de la zona, y en lugares más habitacionales, como es El Espinal y Asunción Ixtaltepec derribando las construcciones antiguas y cientos de casas; mis familiares vieron como sus casas se derrumbaron. Así como la caída del centro comercial mas importante de la zona, que es el mercado de Juchitán. El servicio eléctrico se suspendió en su totalidad, las telecomunicaciones también, excepto por algunas lineas telefónicas fijas. El recuento de muertos que se hace en la zona parece ser -mas allá de los datos oficiales- de 30 en Juchitán, en El espinal 10, en Asunción Ixtaltepec 15. Y además con severos daños a la infraestructura carretera, eléctrica y de telecomunicaciones. La situación es de devastación en la zona.

También hay que decir que no hay acceso a ninguna de las zonas por vía terrestre, debido a las grandes afectaciones que hay a la altura de Matías Romero, para poder ingresar. Hay una devastación total, zonas enteras se vinieron abajo, y aún sin que puedan llegar los cuerpos de rescate a la zonas debido al corte de las vías terrestres de comunicación. Lo que se reporta también es que los hospitales de Juchitán y de Ixtepec colapsaron, aparte están severamente dañados en su estructura, y hay un desabasto medico y alimenticio grave. Al estar Juchitán en escombros, los poblados aledaños no tienen acceso a la comida, ya que ahí llega todo lo que se comercia en la zona. La situación es preocupante debido a que gente que toda su vida ha vivido ahí lo ha perdido todo.

Y en este momento quienes tenemos familia por allá estamos en búsqueda de hacer llegar la ayuda. De hecho ya hay centros de acopio y la sección 22 ya llamo a una acción urgente de acopio en la capital del estado, para llevar a la zona.

La respuesta del gobierno federal fue decir que no había daños graves en Chiapas y Oaxaca, con las declaraciones del secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong, asegurando que todos eran daños menores. Sin embargo, la realidad es otra. Justamente las casas habitación mas dañadas son aquellas que no tienen cimiento, que no tienen una estructura de tabique con varilla y cemento, sino que son hechas de adoquín con soporte de madera y tejado de barro.

Lamentablemente ésta es la realidad de quienes menos tienen. En lugares donde se concentran amplias franjas de gente dedicada a la agricultura y al comercio de sus productos, son quienes fueron mas afectados. Gente de la tercera edad que ronda entre los 70 y los 85 años cuyo único ingreso es lo que le dejan sus parcelas o las venta de sus reses, ha sido la mas afectada. El gobierno estatal aún no da declaraciones al respecto y mucho menos envía ayuda que necesita la gente.

Es claro que no solo es una cuestión del desastre natural, sino que hay una clara condición de clase que quienes menos tienen han sido los más afectados por este fenómeno de la naturaleza. Frente a esto, y como muestra el llamado del magisterio, los trabajadores, los estudiantes y el conjunto de los sectores populares debemos mostrar nuestra solidaridad activa con nuestros hermanos de Oaxaca y de Chiapas.






Temas relacionados

Terremoto   /   Oaxaca   /   Sismo   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO