Mundo Obrero México

TELÉFONOS DE MÉXICO

¿Telmex en “números rojos”?

De acuerdo a la dirigencia nacional del STRM, Telmex presentó su declaración fiscal 2018 con pérdidas económicas y anunció que “no hay utilidad a repartir” entre sus trabajadores. ¿La empresa de telecomunicaciones más grande del país sin ganancias?

Iván Zárate

México

Lunes 3 de junio | 15:04

Representantes del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) anunciaron que por primera vez en su historia, Telmex presentó un estado financiero en “números rojos “. Esto como consecuencia - explican - de “las medidas asimétricas impuestas por el órgano regulador de telecomunicaciones y otras por políticas determinadas por la empresa en gastos y estrategias comerciales”.

Ante este problema, que afecta directamente los ingresos de más de 30 mil trabajadores y trabajadoras en activo que no recibirán pago de utilidades este año, la dirección sindical definió una “estrategia jurídica” que busca “retrotraer los alcances de las resoluciones del IFT y los resultados del ejercicio fiscal 2018”.

Esta estrategia consiste en la interposición de un “amparo indirecto” (colectivo) que responsabiliza a la “reforma en telecomunicaciones” por ocasionar “pérdidas” económicas a Telmex y, por esa vía, “contravenir” el derecho constitucional de los trabajadores a obtener un pago de utilidades.

Es decir, la dirección del STRM avala la declaración financiera presentada por la empresa y declara inexistentes las utilidades correspondientes al 2018, responsabilizando al IFT de ello. Además ayuda al patrón a ejercer presión jurídica para que le sean retiradas las sanciones del IFT y le permitan entrar al negocio de la “tv de paga”, bajo el argumento de que así se recuperaran las finanzas de la compañía y “también” las utilidades de los trabajadores en los próximos años.

¿Es confiable el estado financiero entregado por el patrón?

En el “Reporte anual 2018” de América Móvil se especifica que su “subsidiaria” Teléfonos de México obtuvo ingresos totales de 96 mil millones de pesos, de las cuales no solo no quedaron ganancias netas, sino terminaron con una “pérdida” de 2 mil millones de pesos (pag. 247) .

El patrón gusta de hacer “magia” con las finanzas de sus empresas, concentrando sus ganancias y repartiendo las “pérdidas”.

Si bien la empresa y el STRM adjudican esas cifras negativas a gastos ocasionados por las sanciones “asimétricas” impuestas desde el 2014 -cuyo objetivo denuncian desde hace dos años es “quebrar a Telmex”-, hace falta explicar más a detalle esos desembolsos para entender por qué la compañía poseedora del 62% del mercado nacional y generadora de ingresos cercanos a los 100 mil millones de pesos, termine en “números rojos” al final del año.

Solo mediante una investigación profunda podría aclararse si el resultado negativo se debe a pagos reales y justificados que excedieron los ingresos, o en realidad existen desvíos. No sería la primer vez que buena parte de las ganancias de Telmex sean usadas para expandir el consorcio América Móvil de Carlos Slim -que a principios de este año compró los activos de Telefónica en El Salvador y Guatemala-; de hecho América Móvil nació de las ganancias de Teléfonos de México y el patrón gusta de hacer “magia” con las finanzas de sus empresas, concentrando sus ganancias y repartiendo las “pérdidas”.

Acceso a los libros de contabilidad de Telmex

A pesar de que el patrón defenderá con todo el “secreto comercial” de su compañía, para impedir que los trabajadores conozcan el funcionamiento económico real de la empresa y se den cuenta de cómo se administra la riqueza, la base trabajadora tiene todo el derecho de conocer cuánto gana y cómo gasta la empresa que hace funcionar mediante su esfuerzo diario.

Pero para obligar a Telmex a detallar y comprobar sus ingresos y gastos es necesario partir de asumir una posición más crítica frente a ella, poniendo en duda su declaración en “números rojos” y exigiéndole abrir sus libros “secretos” ante la base trabajadora, para que el informe detallado sea discutido y votado en todos los centros de trabajo. Lo cual requiere de emprender acciones como paros y hasta la huelga si fuera necesario para pelear hasta el final por los intereses de los trabajadores, camino opuesto al que siguen los dirigentes del STRM desde hace décadas frente al patrón.

La estrategia de la dirección sindical no persigue el objetivo de arrancar las utilidades que le corresponden a la base telefonista, sino ayudar al patrón a conquistar sus intereses comerciales convenciendo a los trabajadores de que así “defienden su fuente de ingresos”. De acuerdo a esta lógica sindical, lo más importante es ayudar a que el negocio tenga éxito y que los trabajadores sean cada vez más “productivos”; lo cual termina por convertir una estrategia “sindical” en patronal y por confundir a los representantes de los trabajadores con ejecutivos de la empresa.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO