Juventud

PRECARIZACIÓN LABORAL

Tatuar en tiempos de crisis: precarización acentuada

Todos conocemos a alguien con uno. Algunos largos, pequeños, enroscados, a color o en sombras. Los tatuajes son parte de la vida cotidiana. Sin embargo, su elaboración y quienes se dedican a ella peligran en medio de la pandemia.

Martes 7 de julio | 14:40

El tatuaje como vehículo de expresión cultural y artística ha tenido espacios destacados y reconocidos a lo largo de toda la historia humana. Así con fines religiosos o rituales como con fines estéticos o identitarios.

Hoy en día, sus hacedores se ven en dificultad para seguir llevando a cabo su oficio.

Entrevistamos a Brandon Carrera, joven de 18 años, tatuador, graffitero y dibujante, para brindar un panorama más detallado de lo que significa rayar en tiempos de crisis.

LIDMx. ¿Cómo era tu situación laboral antes de la pandemia?

Brandon. Pues siendo sincero, era casi la misma: en la informalidad, sin ningún tipo de asistencialismo y conectando yo solo mi trabajo. Poco a poco me he dado a conocer en la zona, pero con la pandemia encima la gente ya no quiere tatuarse, prefieren ahorrar o comprar principalmente comida.

LIDMx. ¿Dirías que se han visto obligados a dejar de disfrutar del tatuaje por la crisis económica?

Brandon . Sí, pues sí. Ya no puedes disfrutar y también vivir con todas tus necesidades cubiertas. Ya tienes que escoger, bueno siempre hemos tenido que hacerlo. Pero hoy más. ¿Qué hay de tu situación económica? Pues es la misma en la medida de que antes había carencias en casa, hoy también. Antes trabajaba para ayudar a mi mamá, hoy también.

Antes, mis hermanas habían dejado la escuela por falta de dinero y hoy es lo mismo. Nada más que ahora ya no tatúo tan seguido.

LIDMx. ¿Cómo afectó la crisis sanitaria al conjunto de graffiteros y tatuadores que conoces?

Brandon. Pues de una manera similar a mí, solo que a quienes rentan sus locales pues les pegó peor porque tatúan para pagar su local y seguir tatuando, pero ahora ya no les rinde el dinero.

Andan en la zona, tirando el barrio, tumbados, pero sin lana.

LIDMx. ¿Has tenido algún apoyo del gobierno o de alguna autoridad para mejorar tu situación como artista desempleado?

Brandon. Pues no hay como tal programas del gobierno o políticas que regulen el tatuaje. Y si las hay pues hasta acá en el cerro no han llegado. Nada más sabemos que está prohibido tatuar en la calle o en los tianguis, pero no es que nos proporcionen espacios para hacerlo.

LIDMx. ¿Has hablado con otros tatuadores al respecto? Y si es asi, ¿Qué clase de salidas han decidido tomar?

Brandon. Pues mira, para mí el tatuaje era sobre todo un medio para relajarme, para habitar un espacio que no estuviera lleno de las discusiones en casa, donde no hubiera policía detrás de mí. Pero poco a poco se fue haciendo algo más en forma, llegué hasta a pensar que lo había conseguido: que podía vivir de algo que me gustara hacer.

Y creo que es el caso de muchos vatos, por lo menos de mi colonia, pensar que puedes sacar adelante el sueño. Pero no.

Y así como nos dimos cuenta de que el sueño no es verdad, nos dimos cuenta de que como trabajo el tatuaje es pesado porque le tienes que invertir, como todo, y aprender, hacerte fama, todo eso, que a veces es difícil que quieras compartir con alguien.

LIDMx. ¿Por el dinero?

Brandon. Por el dinero, pero también porque creo que cada uno busca en el tatuaje “ser él”. Así cuando pones una placa en la pared o le rayas a alguien el brazo estás pensando en TÚ trabajo, en tu trascendencia, en que ahora si serás “alguien”. No estás pensando en los demás tatuadores.

Y por eso creo que no hablamos de esto. No nos juntamos con otros weyes que tatúan para ver qué broncas tienen. No solucionamos el problema porque uno solo no puede, pero no hay como tal una colectividad tampoco.

La crisis puso luz sobre éste y millones de casos de trabajadores y jóvenes que se han visto rebasados en sus posibilidades de sostener a sus familias y a sí mismos en condiciones dignas.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista tenemos claro que para resolver la situación de los trabajadores así como de la juventud es urgente la construcción de un movimiento nacional contra la precarización y los despidos, que unifique al conjunto de trabajadores para asentar un presente de lucha y organización para conquistar un futuro distinto.






Temas relacionados

Covid-19   /   Tatuajes   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO