Política EE. UU.

BLACK LIVES MATTER

Su violencia y la nuestra

Los políticos capitalistas de todas las tendencias están condenando la "violencia". Pero nunca se refieren a la violencia diaria cometida por la policía. Ellos condenan la resistencia contra la violencia estatal.

Lunes 1ro de junio | 12:17

La sociedad burguesa tiene una forma muy divertida de hablar sobre la violencia. A raíz del asesinato policial de George Floyd, mientras miles de personas salían a las calles para demostrar su ira y exigir justicia, la prensa burguesa publicaba artículos con titulares como este : "La violencia estalla en Minneapolis tras la muerte del hombre negro bajo custodia policial".

¡Qué formulación tan extraña! El titular no solo oculta cómo ocurrió esta "muerte". Aparentemente no es "violencia" si un funcionario del estado estrangula a un hombre esposado hasta la muerte. No, la "violencia" solo comenzó después de eso.

Este sesgo subraya la forma en que opera la sociedad burguesa. Un hombre negro asesinado por el Estado es solo un día normal; pero la gente que toma cosas de una tienda Target sin pagar es una catástrofe. Las personas son prescindibles; pero la propiedad es sagrada.

De hecho, la sociedad capitalista trata todo tipo de violencia sistémica como algo completamente natural que ni siquiera merece el término. Un asesinato policial a plena luz del día podría, si hay suficientes protestas, ser condenado como "fuerza excesiva". Pero, ¿qué pasa cuando la policía sigue todas las reglas y regulaciones? Cuando desalojan a una familia de su hogar, por ejemplo, ¿no es eso violencia? ¿Qué pasa con una tienda que impide que las personas hambrientas obtengan comida? ¿Qué pasa con un gobierno que permite que 100,000 personas mueran de una pandemia? ¿No es eso violencia?

El poeta comunista alemán Bertolt Brecht lo expresó sucintamente: “Hay muchas formas de matar. Pueden clavar un cuchillo en tus entrañas, quitarte tu pan, decidir no curarte de una enfermedad, ponerte en una casa miserable, torturarte hasta la muerte con trabajo, llevarte a la guerra, etc. Sólo unos pocos de estos son prohibido en nuestro estado ".
En respuesta a las protestas, los políticos burgueses están hablando en contra de la violencia. Pero, por supuesto,

no se refieren a la violencia diaria cometida por la policía. No se refieren a las masacres cometidas por el ejército estadounidense ni a los estragos económicos causados por las corporaciones estadounidenses.

No, su principal preocupación es, casi inevitablemente, el daño a la propiedad.

El representante estadounidense de Minneapolis, el progresista demócrata Ilhan Omar, por ejemplo, tuiteó el jueves: “Deberíamos y debemos protestar pacíficamente. Pero permítanos terminar el ciclo de violencia ahora ”. La alcaldesa demócrata de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, dijo: "Esto no está en el espíritu de Martin Luther King Jr."

Pero, ¿cuál era el espíritu de Martin Luther King Jr.? No era socialista, pero entendió que las personas oprimidas deben hacer frente a su opresión. Por esto, fue condenado por los poderes fácticos por su supuesta "violencia".

El 12 de abril de 1963, un grupo de ocho clérigos pidió a King que cancelara las manifestaciones planificadas a favor de los derechos civiles en Alabama. Llamaron a las manifestaciones "imprudentes e inoportunas" porque "incitan al odio y la violencia, por más técnicamente pacíficas que puedan ser esas acciones". Denunciaron las movilizaciones como "medidas extremas" y propusieron que los negros "obedezcan pacíficamente" mientras confían en los tribunales.

King, por supuesto, no siguió este consejo. Defendió los disturbios como "el lenguaje de los no escuchados" y denunció la horrible violencia del gobierno de los Estados Unidos en Vietnam. Fue sólo después de su asesinato que King fue transformado en un icono inofensivo: una figura angelical que supuestamente predicaba nada más que resistencia pasiva

Te puede interesar:El dr. Martin Luther King fue asesinado hace 50 años

Los demócratas progresistas como Omar no están pidiendo paz, están pidiendo a la gente que obedezca pacíficamente al sistema que los está asesinando. Omar quiere que el gobierno federal de los Estados Unidos investigue los asesinatos policiales. Sin embargo, décadas de "reformas" policiales sólo han demostrado que esta institución no puede ser reformada.

El Departamento de Policía de Minneapolis está encabezado por un policía negro que una vez demandó al departamento por sus prácticas racistas. Y sin embargo: la policía capitalista, incluso con el liderazgo más ilustrado, no puede tener otra función que proteger la propiedad capitalista. Esto significa oprimir a los sectores más pobres de la clase trabajadora, especialmente a los negros.

Como socialistas, condenamos la violencia, condenamos la violencia que el sistema capitalista comete contra miles de millones de personas todos los días. No la condenamos cuando la clase trabajadora y la gente pobre comienzan a defenderse de la violencia del sistema.

Un motín sirve para llamar la atención de la clase dominante. Incluso podría obligarlos a hacer concesiones. Pero una revuelta no puede poner fin al sistema de opresión y explotación. Para eso, necesitamos combinar la ira en las calles de Minneapolis con la organización socialista. Los políticos del Partido Demócrata (incluso los que se llaman a sí mismos "socialistas") siempre pedirán a la gente que acepte las instituciones que los oprimen.

Los socialistas reales, en contraste, quieren construir organizaciones que sean independientes de la clase dominante, su estado y todos sus partidos.

Una pequeña minoría de capitalistas explota el trabajo de la gran mayoría de las personas. Para mantener su gobierno, mantienen un enorme aparato represivo, que incluye policías, cárceles, ejércitos, jueces, etc., ese es su Estado. Los capitalistas están llevando a toda nuestra civilización a una catástrofe. Pero nunca renunciarán al poder voluntariamente.

A lo largo de la historia, ninguna clase dominante se ha rendido sin ser derrocada. Como Karl Marx escribió: "La violencia es la partera de todas las sociedades antiguas preñadas de una nueva". Es por eso que la clase obrera necesita confrontar los cuerpos de hombres armados de los capitalistas.

Cuando los trabajadores incendian una estación de policía, los medios de comunicación capitalistas llamarán a esto "violencia", pero no es más que defensa propia contra la violencia diaria perpetrada por el capitalismo.

Debemos deshacernos del Estado capitalista y reemplazarlo con una sociedad dirigida por los propios trabajadores. Esa es la esencia de la revolución socialista. Y los incendios en las calles de Minneapolis muestran que la crisis cada vez más profunda del capitalismo está empujando a la sociedad estadounidense un poco más cerca de ese fin.

Este artículo se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, que es parte de la red internacional La Izquierda Diario del cual ofrecemos su traducción.

Traducido por Raúl Dosta para la Izquierda Diario México.






Temas relacionados

Política EE. UU.   /   Minneapolis   /   Left Voice   /   Violencia racial   /   #BlackLivesMatter   /   Black Lives Matter   /   Brutalidad policial   /   Estados Unidos   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO