Cultura

CINE

Sola contra el poder: un filme sobre la corrupción y los lobistas en Washington

Retratan la vida de los lobistas que ejercen gran influencia en el senado por medios lícitos o no.

Viernes 17 de marzo | 15:13

Sola contra el poder (Miss Sloane, 2016) es un thriller político protagonizada por la nominada al premio Óscar Jessica Chastain y dirigido por John Madden que revela el turbulento mundo de los cabilderos o lobistas (grupos de presión) que se han convertido en una industria en Washington D.C. sede de los poderes legislativos en los Estados Unidos.

El guionista novato Jonathan Perera no sabía cómo tomar un tema tan hermético, pero al escuchar la noticia del ex lobista Jack Abramoff, agente del Partido Republicano condenado por fraude, corrupción y soborno, empezó a trabajar en el guión, que dio como resultado “Sola contra el poder”.

Historia

Elizabeth Sloane (Jessica Chastain) una estratega política, una adicta al trabajo, que se desenvuelve en el poderoso mundo del lobby de los Estados Unidos, conoce y tiene relaciones políticas con los actores principales de Washington D.C., su empresa trabaja para crear grupos de presión y aprobar o bloquear leyes en el congreso.

Elizabeth está obsesionada con ganar, haciendo uso de cualquier método legal o ilegal. Esto asusta un poco a su jefe George Dupont (Sam Waterston) quien sabe de lo límites que debe tener un cabildero. Cuando ella decide cambiar de empresa su colaboradora y mano derecha Jane Molloy (Alison Pill) opta por quedarse y esto es visto como una traición por Sloane.

Cuando las dos empresas se enfrentan por aprobar una nueva ley de armas la temida Sloane se enfrentará a su antigua compañera y no escatimará en hacer uso de todos los recursos y estrategias y no se dejará amedrentar por los representantes ni jueces estadounidenses.

Origen

Los llamados lobistas o cabilderos son personas que se desenvuelven en la élite política estadounidense, están organizados en empresas que son grupos de presión para ganar influencia entre los legisladores estadounidenses, para ello siempre se mantienen en un bajo perfil fuera de los reflectores de la prensa y sólo se conocen cuando hay grandes escándalos como el caso de Jack Abramoff.

El término algunos se lo atribuyen al presidente Hiram Ulysses Grant (1822-1885) que se refería así a los representantes de intereses especiales esperando en el vestíbulo del hotel Willard ubicado en Washington. Sola contra el poder es una expresión de cómo se desenvuelven estas empresas que han sido las protagonistas de los grandes escándalos de corrupción de los últimos tiempos, desde Corea del Sur hasta Brasil.






Temas relacionados

Cine norteamericano   /   Corrupción   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO