Géneros y Sexualidades

CASO FÁTIMA

Bancas vacías: ¡no me arrebaten a mis alumnas!

Comienza la semana con una aberrante noticia del caso Fátima formando parte de los 11 feminicidios diarios, de las 11 vidas de mujeres que a diario nos arrebatan, Mostrando que nuestras alumnas también viven el terror de ser desaparecidas y que viven en las peores condiciones.

Jueves 20 de febrero

Me invade la tristeza y me indigna el saber que mañana puede ser cualquiera de mis queridas alumnas.

Soy maestra de primaria y como todas las maestras y maestros, me doy cuenta que en las aulas se ve la degradación social en la que viven nuestros alumnos y alumnas, como parte de las condiciones que genera el sistema económico capitalista; en donde los de arriba, los políticos y los empresarios cuidan y perfilan sus proyecciones de ganancias viendo a nuestros niños como mano de obra calificada y barata, riéndose de las desgracias que vivimos a diario, aplaudiéndolo y perpetuando un sistema de ricos y pobres tal como lo acepta AMLO en su “voy a gobernar para ricos y pobres”.

La cotidianeidad de l@s niñ@s en México

El sistema educativo que se impone como la Nueva Escuela Mexicana, y que retoma un elevado porcentaje del nuevo modelo educativo peñista, sigue situándose en proyecciones empresariales para elevar los márgenes de ganancia, sin pensar en las necesidades de los niños que demuestran altas situaciones de violencia, porcentajes disparados de abuso, en donde más de 4 millones de niños son sexualmente abusados cada año, junto a elevadas tasas de suicidio infantil, con más de 52 al mes.

De diciembre del 2018 al mismo mes del año 2019 se registraron 2,720 niños y niñas desaparecidos según la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, y más de 11 mil infantes desaparecidos aun siguen siendo buscados por sus familiares, de los cuales dos tercios son niñas. Además, a estas brutales estadísticas se le suma que 2.5 millones de niños en México actualmente deben trabajar para pagarse la escuela, sus propios gastos o para contribuir a la economía de su hogar. Esta es la vida que le ofrece el Estado a la niñez, al futuro de México.

Las madres de mis alumnas con las peores jornadas laborales del mundo

Aunque a veces me enojo por la irresponsabilidad de los padres y madres de mis alumnos, estoy muy consciente que la culpa no es de ellos ni de ellas. Sé que la mayoría de las cabezas de familia son madres solteras y muy jóvenes, que a falta de educación sexual integral han crecido con una moral que las culpa y tilda de asesinas para que no aborten, inculcada en las familias como parte de la ideología que imparten el Estado y la Iglesia, orillándolas a un porvenir de regímenes de explotación laboral, extenuantes y largas jornadas de trabajo por los más miserables salarios.

En nuestro país hay 15 millones 785 mil madres trabajadoras, que representan 73% de la población femenina económicamente activa según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), y de acuerdo con la OCDE México tiene las jornadas laborales más largas del mundo: en muchos casos se labora más de 12 horas al día.

Maestras y madres organizadas contra los feminicidios

¡No se atrevan a tocar a mis alumnas! ¡Sin una de ellas no puedo dar clase! ¡Sin bancas vacías! Levantemos todas las maestras estas consignas. El gobierno de la 4T sigue perpetuando este estado de terror para nuestros hij@s y alumn@s, negándoles por todos lados un futuro digno, reduciendo los presupuestos educativos, sin programas sociales y aumentando el presupuesto de seguridad con la Guardia Nacional, en donde se puede observar claramente que su papel es reprimir a los que exigimos justicia. Por tanto la solución no vendrá de la mano del gobierno de la 4T.

Tejamos comisiones de mujeres con las madres de familia y las maestras, implementando espacios para discutir cómo enfrentar la violencia patriarcal, exigir la presentación con vida de nuestros niños desaparecidos, que las madres y padres de nuestras alumnas y alumnos cuenten con buenas condiciones laborales, por ejemplo con la reducción de la jornada laboral y un aumento salarial que cubra el costo de la canasta básica, e incluso aumente de acuerdo a la inflación.

* Rosa García es integrante de la Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase






Temas relacionados

Ni Una Menos   /   Feminicidio   /   Educación   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO