Mundo Obrero México

TRABAJADORES DE LA SALUD

Sanciones más duras por agresión a personal de salud ¿es suficiente?

A raíz de los múltiples casos de agresiones contra personal de salud en distintos estados de la república, los gobiernos locales y partidos del régimen presentan iniciativas de sanciones más duras a agresores; sin embargo existen otras formas de agredir al personal médico: la precarización de su labor que con esta pandemia les puede costar hasta la vida.

Jueves 25 de junio | 17:08

Desde el inicio de la implementación de la jornada de Sana Distancia, las redes se llenaron de testimonios y videos sobre agresiones a personal de salud, quienes han padecido desde acoso callejero, negación de servicios públicos e inclusive intentos de abuso sexual a enfermeras.

Es así que distintos gobiernos en Estados como Jalisco, Puebla, Estado de México y Yucatán iniciaron legislaciones para castigar hasta con 6 años de prisión cualquier agresión a personal.

En el Estado de México por ejemplo la legislatura local propone imponer penas de cárcel por iniciativa del morena y del pan, quienes desean imponer penas de hasta 18 años de prisión; sin embargo este estado es el segundo en tener más contagios y denuncias de personal médico que no tiene acceso a suministros para poder atender a pacientes. Aunque el secretario de salud de la entidad lo niega, se han visto casos como el hospital materno de Chimalhuacán donde los trabajadores que no atienden covid-19 están contagiados y denuncian que los insumos son de mala calidad.

Te puede interesar: Dentro de la "nueva normalidad", más contagios en hospital materno de Chimalhuacán

En Puebla, Tlaxcala, Yucatán, Colima y Oaxaca cada congreso local ha modificado su Código Penal para introducir las agresiones a personal médico en el contexto de una emergencia sanitaria como un delito que se sancionaría con prisión de entre 3 y 5 años, así como multas que van desde los 100 hasta los 450 UMAS (Unidades de Medida y Actualización) así como trabajo comunitario en centros de salud.

En el estado de Jalisco inclusive se ha considerado que “está fuera de control” la agresión hacia personal de salud, se han registrado agresiones en el transporte público, acoso sexual e intentos de violación hacia enfermeras. La modificación a la legislación local la incluye también como un crimen de odio y abarca también agresiones a los cuerpos de seguridad, considerando las manifestaciones que se han dado a raíz de la violencia policial por el asesinato de Giovanni López, a manos de la policía.

Te puede interesar: Claves sobre el asesinato de Giovanni López en Jalisco a manos de la policía

La precarización también es violencia
El personal médico y de salud no sólo tiene que enfrentar esta lamentable situación producto de las agresiones que sufren diariamente, sino que además pasan por el viacrucis de la precarización laboral y sanitaria, que en esta pandemia les puede costar hasta la vida.

La CONAPRED ha dado a conocer que existen más de 120 denuncias de personal médico que han sufrido discriminación en lugares públicos, a esto se suma la “violencia sistemática” por parte del Estado -o inclusive dentro del sector privado- por falta de insumos o mala calidad de estos, jornadas laborales que superan las 16 horas, sin prestaciones o por contratos temporales. Estas condiciones las padecen miles de trabajadores de la salud, entre médicos enfermeras, personal de limpieza y administración, a diferencia de las 120 denuncias (que deben resolverse), la violencia que ejerce el Estado contra esta primera línea de combate a la pandemia es mucho más criminal y casi invisible.

Es por ello que las y los trabajadores de la salud no pueden depositar su confianza en que las instituciones del régimen vayan a resolver las condiciones en las que se encuentran dentro y fuera de los hospitales. Es evidente que los partidos del régimen buscan recomponer su imagen tan dañada y el partido en el gobierno desea mantener su fuerza para las siguientes elecciones, es decir que sus “soluciones” no buscan combatir la discriminación que se sufre, sino tener capital electoral y desviar el descontento hacia la confianza en sus instituciones.

Sin embargo, ahora más que nunca es viable pelea con una perspectiva distinta, pues a raíz de esta situación que precariza la vida de millones de trabajadores, se han empezado a conformar un movimiento contra la precarización y los despidos al cual invitamos a todos las y los trabajadores de la salud a que se sumen y formen comités en cada hospital contra la precarización para así enfrentar juntos la violencia que sufrimos en nuestros centros de trabajo.

Busca el link del Movimiento Nacional contra la Precarización y los despidos aquí






Comentarios

DEJAR COMENTARIO